Juana Acosta en el Festival de Málaga. | Gtres

Juana Acosta y el mono joya con el que acertar en cualquier evento

La presentación del Festival de cine de Málaga ha servido para fichar un look de invitada perfecto gracias a la siempre elegante Juana Acosta. 

Julia García

Poco a poco vuelve a recobrar el pulso la agenda de estrenos y alfombras rojas repletos de estrellas con la que tanto disfrutamos las amantes de la moda. Gracias a ella somos capaces de aprender a adaptar determinadas tendencias de la pasarela a la calle e incluso nos sirven para recabar ideas de cara a nuestra particular tourné por bodas, bautizos y comuniones. 

La presentación de la próxima edición del Festival de cine de Málaga ha sido el perfecto ejemplo. Sobre todo porque siempre tenemos en mente los vestidos de siempre y se agradece poder tener otras referencias entre las que encontrar interesantes opciones en las que inspirarnos. 

En la fiesta celebrada en Madrid hemos tenido la oportunidad de ver grandes looks como el firmado por Zuhair Murrad de Goya Toledo, el original chándal de Miu Miu con el que ha sorprendido Natalia de Molina o el de sobrio negro que ha escogido Paz Vega, aunque si tenemos que quedarnos solo con uno, sin duda es el de Juana Acosta nuestro favorito. 

Juana Acosta con mono joya en blanco y negro. | Gtres

El de la actriz colombiana ha sido uno de esos estilismos que bien podría ser nuestra próxima apuesta para convertirnos en la invitada perfecta en esta temporada de celebraciones en la que nos encontramos inmersas. 

Del mismo modo que nos quedamos prendadas del look de Inés Domecq con diadema incluida y del de Sofía Palazuelo con vestido azul noche y fajín dorado hace unos días en la boda de Carlos Fitz-James y Belén Corsini, hemos descubierto que la idea de Juana Acosta también funciona. 

Juana Acosta con mono blanco y negro de pedrería. | Gtres

Un espectacular mono joya cuajado de pedería ha sido la pieza en la que se ha enfundado la intérprete para posar sobre la red carpet. Un diseño de pantalón corto y manga larga que juega con los colores blanco y negro como protagonistas gracias a las pequeñas incrustaciones de cristal que iban dibujando pequeñas lágrimas a lo largo de la prenda, y que ha rematado con un cinturón con el que lograr un efecto estilizador increíble.  

No ha necesitado más que unas sencillas sandalias de tacón, también en negro, y un moño alto para potenciar aún más esa sensación de alargamiento y lograr un resultado al que no se le puede poner ni un solo pero.