Emily Blunt con coleta baja y raya al medio. | Jason Mendez / GETTY

Emily Blunt combinó un vestido de cuero con maquillaje de ojos rojos y una sencilla coleta de raya en medio en el estreno de ‘A Quiet Place 2’

Y el resultado es increíble. 

Woman.es

En las últimas semanas muchos son los colores que se han promulgado como estrellas de la primavera que estamos a punto de estrenar. Desde el morado que tanto vimos en las pasarelas y las alfombras rojas hasta el llamado 'Classic blue' determinado por Pantone o incluso el luminoso amarillo no apto para supersticiosas. Aún no tenemos del todo claro cuál de todos será el vencedor, pero lo que sí sabemos a ciencia cierta es que tendrá que competir duramente con uno que no entiende de tendencias: el rojo. 

El tono más ardiente de la paleta es desde siempre uno de los favoritos, sobre todo cuando se trata de lucirlo en todo su esplendor en ocasiones especiales. La prueba la hemos tenido con apenas 24 horas de diferencia en tres puntos diferentes del mundo y con tres mujeres con estilos muy diferentes.

Por un lado, en Londres con la reaparición de Meghan Markle enfundada en un espectacular diseño rojo de Safiyaa para asistir a una gala; por otro, Eva González de perfecta invitada en una boda en su Sevilla natal; y en tercer lugar, en el estreno de 'A quiet place 2' en Nueva York gracias a Emily Blunt.

De los looks de las dos primeras poco más hay que añadir más que aplaudir las elecciones de ambas, algo que también hay que hacer en el caso de la actriz, a quien el ajustado vestido de piel con escote corazón obra de la casa Alexander McQueen le sentaba como un guante. 

Emily Blunt con vestido rojo en el estreno de 'A quiet place'. | Steven Bergman / GTRES

Sandalias de Jimmy Choo a juego con el clutch y unos llamativos pendientes de Jennifer Fisher fueron los únicos complementos, todos en un infalible tono dorado, que la intérprete quiso añadirle a la prenda. De hecho, tampoco arriesgó demasiado en el peinado y fue todo un cierto porque una sencilla coleta baja, pulida y con raya al medio, fue el modo en el que recogió su larga melena para dejar su rostro al descubierto. 

Ni siquiera se tomó licencia alguna en el maquillaje, el cual estaba realizado en tonos rojizos muy suaves tanto en las sombras de los ojos como en el rubor de las mejillas y los labios. 

Una elección que convirtió a la protagonista de la segunda entrega de la cinta 'A quiet place' en la estrella absoluta de la premiére, a la que acudió junto a su marido John Krasinski. 

Relacionados