La polifacética Oprah Winfrey recibe el premio Cecil B. de Mille en los Globos de Oro 2018. | Jordan Strauss / GTRES

Por qué tienes que escuchar el discurso de Oprah Winfrey en los Globos de Oro

Tienes que dedicarle 9 minutos de tu vida a escucharla hoy y recordarla siempre.

Patricia Rivera| Woman.es

Oprah Winfrey recibió anoche en la 75 gala de los Globos de Oro el premio Cecil B De Mille, en honor a su trayectoria. 

Subió al escenario para recogerlo de las manos de otra de las protagonistas de la noche, Reese Witherspoon, y la polifacética Oprah no dudó en aprovechar la ocasión para dar un discurso que pasará a la historia. 

 

Ella, la primera mujer negra en recibir el premio Cecil B De Mille, quiso comenzar su discurso haciendo hincapié en la importancia de esto: "habrá ahora alguna niña que ve como soy la primera mujer negra en ganar este premio. Es un honor y es un privilegio compartir la noche con todas ellas”.

Pero donde puso el acento fue en el verdadero asunto que esa noche se estaba siendo el verdadero protagonista: "Hablar de la verdad es la herramienta más poderosa que tenemos. Me siento inspirada y orgullosa por las mujeres que se han sentido fuertes como para compartir sus experiencias", y que va más allá de las fronteras de Hollywood: “Afecta a razas, religiones, partidos. Gracias a todas las mujeres que han aguantado y soportado años de acoso. Como mi madre, tenían hijos que alimentar y facturas que pagar y sueños que hacer realidad. Son las mujeres cuyos nombres nunca escucharemos: limpiadoras, agricultoras, científicas, empresarias, deportistas, soldados". 

 

Pero también quiso ponerle un nombre propio a sus palabras y recordar a una víctima en especial, Recy Taylor, una mujer que en 1944 fue secuestrada y violada y cuya denuncia nunca fue escuchada, pero que ha pasado su vida luchando por la verdad, hasta hace 10 días, cuando Recy falleció: “El momento ha llegado. Recy Taylor falleció sin verlo. Pero 'Time’s Up'. Solo espero que Recy Taylor haya muerto sabiendo que su verdad había servido, como la de tantas mujeres maltratadas durante esos años o que están siéndolo ahora. Ella está presente aquí cuando cada mujer dice: 'MeToo'. Y en todos los hombres que deciden escuchar”. 

 

Muchos de los presentes no han podido aguantar las lágrimas. Nosotras solo podemos decir: ¡bravo Oprah!