Kate Green / GETTY

Charlotte Gainsbourg y Jane Birkin o la maravillosa forma de vestir un esmoquin en la alfombra roja

El Festival de Cannes fue el escenario perfecto para que madre e hija deslumbraran con modelos muy diferentes

Noelia Murillo

Sobre una alfombra roja, todas las miradas se dirigen a los vestidos más sorprendentes ya sea por su color (el color verde lima fluorescente de Chiarra Ferragni en el Festival de Cannes 2021 pasará a la historia) o por su extravagancia (gracias a ella, todas conocemos un poco más a la influencer Leonnie Hanne). Ante tal diversidad de diseños y propuestas, resulta muy difícil sobresalir con un estilo sobrio.

Y es que, a pesar de que este evento cinematográfico no se ha caracterizado este año por acoger colores oscuros, merece la pena fijar la atención en aquellas que sí han optado por el negro para acudir a las diversas proyecciones que están teniendo lugar estos días. Algunas de ellas han sido Jessica Chastain, Diane Kruger o Isabelle Huppert, que escogieron vestidos donde este color acaparaba todo el protagonismo.

-Cannes, un festival para romper las normas del sexismo

-Paz Vega, con el peinado más sencillo, que es también el más sofisticado de Cannes

A pesar de que el protocolo del festival exija que ellas lleven vestido y taconazos, en los últimos años se ha visto cómo estas medidas están siendo más laxas. Por eso, no ha sido extraño ver en esta edición a Helen Mirren con zapatos planos ni a Charlotte Gainsbourg y Jane Brikin con vaqueros y zapatillas por la mañana… y esmoquin por la noche.

El look escogido por las actrices para la presentación de la película Jane Par Charlotte fue el centro de atención de la alfombra roja por un sencillo motivo: al contrario que las demás celebrities, las francesas rompieron las normas para vestir un esmoquin al gusto con claras diferencias entre uno y otro. Mientras que la protagonista de Nymphomaniac se decantó por un chaleco de terciopelo sin camisa debajo y blazer corta, Birkin optó por un modelo parecido de pantalón con pata de elefante y una blusa con una lazada.

Pascal Le Segretain / GETTY

Con esta puesta en escena demostraron la gran complicidad que existe entre la actriz, que por primera vez se pone detrás de las cámaras para filmar su primera película, y su madre, icono del glamour de la década de los 70. En cierto modo, volvieron a materializar la relación que les une y que se ha podido ver en la cinta que ambas presentaron.

Jane Par Charlotte se configura como un ejercicio de sinceridad mediante el cual Charlotte busca respuestas a preguntas que le han atormentado durante toda su vida y que nunca tuvo el valor de preguntarle a su progenitora. A veces en primer plano y otras, ausente, la actriz muestra su perfil más personal y desconocido en un viaje en el que le acompaña su madre, con quien no siempre ha mantenido una relación tan cordial como la que se vio en el photocall de la alfombra roja.

Pascal Le Segretain / GETTY

Aunque fueron las grandes protagonistas de la noche de este jueves, no han sido las únicas que han decidido vestirse de esmoquin en esta edición. Para la proyección de Benedetta, la polémica cinta de Paul Verhoeven en la que se narra una relación lésbica entre monjas, Mélanie Laurent ha posado con un totallook en negro con traje y salones negros.

No es la primera vez que la actriz francesa, protagonista de Malditos Bastardos, escoge un modelo de estas características, ya que en 2016 eligió un traje de chaqueta muy similar. La diferencia, una blusa de manga larga. Tanto en aquella ocasión como en esta, Laurent (que forma parte del jurado del festival) decidió no incluir ningún tipo de complemento, creando un estilo sobrio tan sencillo como favorecedor.