Ana Obregón y Anne Igartiburu, en una foto promocional previa a las campanadas 2020-2021. | Raúl Tejedor

Ana Obregón logra paralizar la audiencia de La 1 con emoción, lágrimas contenidas y un soberbio vestido blanco

Y Anne Igartiburu enamora por su "empatía". 

Clara Hernández | Woman.es

El duelo de las campanadas 2020-2021 estuvo protagonizado por mujeres (y por una Puerta del Sol sobrecogedoramente vacía y llena de significado). Mientras Cristina Pedroche paseaba su vestido-edredón de 'Confinamiento Couture' por Atresmedia, Anne Igartiburu y Ana Obregón conducían las uvas en La 1 y celebraban que, por primera vez en la historia de TVE, dos féminas se encargaban de esta tarea

Vestida, Anne Igartiburu, con un soberbio vestido largo de manga larga y cuello a la caja recorrido por paillettes de Lorenzo Caprile y peinada con coleta alta, uno de los peinados favoritos de las celebrities para 2020, la popular presentadora asumió con elegancia y generosidad que esa noche el protagonismo era para Ana Obregón, quien acaparó miradas, planos, discurso, emoción y nudos en la garganta mientras brillaba con un sofisticado vestido blanco con escote barco que dejaba los hombros al aire, mangas abullonadas, broche de cristales y amplia apertura en la falda larga firmado por Alejandro de Miguel

Tras fascinarnos con ese diseño para el que se habían empleado 200 horas de trabajo y que logró que la actriz abandonara su invariable luto desde hace meses, por el blanco ("el blanco es el color del luto en la cultura oriental", recordó ella), nos paralizó con unas palabras que, irremediablemente, tuvieron muy presentes a su hijo Aless Lequio, quien falleció el pasado mes de mayo, con solo 27 años, a causa de un cáncer.

 "Gracias. Gracias porque este año he recibido tantísimas muestras de cariño, que quería agradecerlo a todas aquellas personas que se identifican conmigo, ellas que también han perdido a un ser querido. Esta noche, cuando escuchemos las doce campanadas, vamos a recordarles. Vamos a mirar al futuro con la convicción de que juntos, con responsabilidad, saldremos de este túnel. También vamos a recodar a todas las personas que, desgraciadamente, nos han dejado por la pandemia, muchísimas otras personas por el cáncer. Por ellos, los verdaderos héroes de este año. Por los que han luchado hasta el final, voy a pedir un aplauso. Un aplauso tan fuerte que les llegue hasta el cielo. Por ellos", comenzó.

"Tengo que citar a mi hijo, Aless. Él siempre decía que lo más importante es dedicar tiempo y amor a las personas que quieres porque cuando te vas es lo único que te llevas. Para dedicar tiempo y amor a las personas los tienes que tener contigo. Y, con permiso, cada año que he retransmitido las campanadas he mandado un beso a mi hijo... Este año no puede ser... se lo mando al cielo", continuaba, conteniendo las lágrimas (y retirando alguna con la mano), y reteniendo a parte de la audiencia que, por lo general, justo antes de las uvas, suele cambiar a Antena 3 para contemplar el vestido de Cristina Pedroche. 

"Hay que vacunarse. Eso lo digo alto y claro. Es seguro y es la única forma de acabar con esta pandemia. Para que esas sillas vacías de hoy no lo sean para siempre vamos a ser responsables", recalcó. 

Por su parte, el diseñador Alejandro de Miguel ha dado detalles de su creación para Ana Obregón en su Instagram. "Me he dejado llevar por su pálpito, por el latido de su corazón. Por eso supe que no brillos, no transparencias, no excesos. Le he dedicado muchas horas a pensar en la tela, en el diseño y abrigar, como si de una segunda piel se tratase, a una gran profesional como es Ana, respetando y acariciando su piel, la piel de una madre rota de dolor y fortaleza aún tiempo. Por eso el color lo tuvimos claro, blanco realizado en crepe pesante de seda natural.  

El diseño, sacándole todo el partido a su feminidad, por eso el escote barco y hombros descubiertos le iban a sentar de maravilla, como la manga con volumen en parte superior. Igual que el drapeado icónico de mi firma y la abertura lateral. (...) Pensé abrazar por la cintura a Ana, en un año sin abrazos, con un broche de cristal de estrellas que ella entendería. Cuando uno crea un traje tan especial, nunca se pregunta por las horas que se le dedica, pero en esta ocasión más de 200 horas serían ajustadas a la realidad. Para mí significa un sueño vestir a Ana y desearle amor, salud y fortaleza", concluye su mensaje (precioso), lleno de sentimiento. 

También Lorenzo Caprile, responsable del modelazo de Anne Igartiburu (que dejó espacio a su compañera de pantalla, la apoyó y se enterneció. Y que lo bordó) ha compartido en su Instagram detalles del estilismo de la vasca, que llevaba joyas de Lisi Joyas y que había sido peinada con esa coleta pulida por David Deibis

Sin duda, una noche llena de brillo, moda y emoción a flor de piel.