Frazer Harrison / GETTY

Victoria's Secret cancela su desfile, ¿por qué ya no queremos "ángeles" en lencería?

Se ha confirmado oficialmente lo que ya era un secreto a voces. 

Woman.es

Allá por el mes de mayo, Victoria's Secret sorprendió confirmando que su desfile anual no sería retransmitido en televisión este año. La noticia desató definitivamente los rumores que ya venían sonando con anterioridad de que, por diferentes motivos, había posibilidades reales de que el show ni siquiera se llevara a cabo, cancelándose definitivamente, algo que poco tiempo después confirmó extraoficialmente la modelo australiana Shanina Shaik en una entrevista concedida a The Daily Telegraph.

Desde las declaraciones de la top se dio por hecho que ya no veríamos nunca más -de forma indefinida- "ángeles" desfilando en ropa interior, y ahora ha llegado el paso definitivo en esta noticia dada en tres partes: la confirmación oficial de la cancelación del Victoria's Secret Fashion Show por parte de la firma. 

De esta forma, 24 años después de la primera edición del famoso desfile no veremos más a las mejores modelos del mundo lucir los sensuales y llamativos diseños de la marca norteamericana, que en los últimos tiempos ha visto cómo su negocio sufría también un descenso en el número de ventas, cerrando incluso algunas tiendas físicas.

Sin embargo, los motivos principales de que L Brands, su casa matriz, haya decidido poner punto y final a esta cita clásica de la moda en otoño, son otros. Fundamentalmente tienen mucho peso en la decisión el descenso de audiencia del evento, que el año pasado registró 3,3 millones de espectadores cuando había llegado a superar en varias ocasiones la barrera de las 10 millones en formatos anteriores, y también el evidente cambio a nivel social que está viviendo la sociedad occidental. 

Es una realidad indiscutible que los estándares de belleza se han difuminado hasta el punto de que hoy es la diversidad de cuerpos el gran valor de la belleza femenina, y no hay un único prototipo afortunadamente. Esta novedoso escenario tan positivo se está plasmando en la calle, pero también en la industria de la moda, con marcas que están potenciando este nuevo y excitante camino para poner en valor a la mujer por encima de sus rasgos físicos.

La propia Victoria's Secret, sensible a los grandes pasos que la mujer está dando en diferentes campos, potenciados en Estados Unidos con movimientos sociales como el #MeToo, intentó subirse al carro de la diversidad anunciando la contratación de Barbara Palvin como modelo 'curvy', pero el tiro le salió por la culata por un motivo que, pese a parecer obvio, no lo fue para los responsables de la firma: Palvin tiene medidas incluso por debajo de la otrora fórmula mágica del 90-60-90. 

Esta decisión, no el fichar a la modelo norteamericana sino el cómo, también le hizo daño a nivel imagen, y de hecho fue uno de los últimos pasos dados por la compañía antes de anunciar L Brands que dejaría de emitir el desfile en televisión que finalmente ha sido cancelado de forma oficial. Como decíamos al comienzo, no es ninguna sorpresa; es más, el año pasado se celebró el 8 de noviembre, de manera que, a estas alturas del calendario, de haberse llevado a cabo, ya estaría más que grabado, esperando simplemente a ser emitido. 

Nuevos y mejores tiempos estos en los que cada mujer puede soñar con ser su propio ángel sin necesidad de que nadie le imponga cómo debe ser su imagen. A buen seguro, Victoria's Secret aprovecha este paso atrás en lo empresarial para abrir un período de reflexión para reformular su visión acerca de la figura de la mujer y, de esta forma, se relanza con más fuerza y compromiso que nunca, acercándose a la mujer del 2020 y dejando el pasado para lo que, el recuerdo. 

Relacionados

-->