GTRES

Nieves Álvarez: "A las niñas les digo que no intenten ser top models, que sean ellas mismas".

N+V, la firma de ropa infantil de Nieves Álvarez y Villalobos, presenta su colección de invierno 2016 en la Feria Internacional de la Moda Infantil. 

Marina Coll | Woman.es

Nacida en Madrid y con más de 20 años en la industria de la moda, Nieves Álvarez es una de las modelos con más prestigio internacional de nuestro país. Su carrera dio el pistoletazo de salida de forma casi inocente, cuando un amigo fotógrafo de la familia envió algunas fotografías a una agencia de modelos. A partir de ese momento, Nieves se fue haciendo un hueco, siendo musa de Yves Saint Laurent y desfilando en las mejores pasarelas del mundo para casas como Prada, Oscar de la Renta o Giorgio Armani. Portada de cientos de revistas, imagen de varias firmas, presentadora del programa "Flah moda" en TVE y mamá a tiempo completo la modelo está inmersa en su proyecto como diseñadora de ropa infantil junto a las hermanas Villalobos.

¿Qué diferencia hay entre un desfile de ‘adultos’ y uno de niños?

Cambian los protagonistas. Los niños son distintos, tienes que hacer que se diviertan. No me gustan los niños que van de mayores… Yo siempre les digo que no intenten ser top models, que sean ellas mismas. Un desfile con niños tiene que ser más dinámico y divertido, aunque al fin y al cabo tienes que presentar tu colección. Has estado en las dos partes: la de modelo y la de diseñadora.

¿Qué experiencia sacas de cada una?

Yo estoy aquí gracias a mis 20 años como modelo. Soy una persona a la que le gusta mucho ver y conocer, y he aprendido mucho estando al lado de los grandes. No solamente he posado y ya está, es decir, yo trabajaba con los diseñadores pero también miraba como diseñaban, mezclaban y cortaban. Siempre he sido muy observadora y luego todo eso me ha servido en la vida para muchas cosas. No siempre necesitas ir a la universidad, a veces la vida misma es una gran universidad y te enseña mucho si eres lista y quieres aprender. Moverme en un taller para mí no era desconocido, sabía perfectamente coger una tijera, aunque es cierto que luego me han tenido que enseñar a cortar una manga.

¿Qué crees que ha cambiado en estos últimos 20 años?

Todo. Ahora todo es rápido, al minuto. Las redes sociales hacen que todo se viva con una rapidez y una velocidad que a veces asusta, ya que lo que hace diez minutos has puesto o lo que pusiste ayer ya es pasado. Creo que con tanta velocidad se nos olvida saborear y disfrutar de los momentos, puesto que antes se vivía todo con una calma y una creatividad mucho más placentera. Ahora vas a un desfile y todo el mundo está grabando… Ese momento de querer retratar todo a veces nos hace perdernos lo que es la vida en sí.

¿Cómo surgió la idea de unirte a Villalobos y crear N+V?

Me uní cuando ya tenía a mis tres hijos. Siempre me regalaban muchas cosas y yo le metía la tijera a todo… Una amiga que conocía a Villalobos me preguntó por qué no hacía algo de niños. Nos reunimos y decidimos unir nuestras fuerzas. Por una parte el conocimiento de una empresa que lleva 60 años haciendo ropa infantil, y por otra mi experiencia de 20 años dentro de la industria de la moda, moviéndome con grandes diseñadores y teniendo la visión de una madre más moderna y actual.

¿Cómo definirías N+V?

Es ropa de vestir, pero alejado un poco del clasicismo tradicional. Son prendas en tendencia para pequeños que les gusta ir bien vestidos y con personalidad, pero sin olvidar que son niños. Se tienen que poder mover, jugar y estar cómodos. Además hay que pensar en las madres, por lo que es ropa que se puede lavar fácilmente. 

¿En qué te inspiras a la hora de diseñar una nueva colección?

En todo. En mis hijos, en una exposición, en un cuadro por los colores que aparecen en él, en la calle, en las colecciones de adultos... Creo que todo te sirve para inspirarte.

¿Cómo es trabajar con niños?

Es genial. Nunca tienes que olvidar que son niños y que pueden cambiar de carácter fácilmente, pero puedo decir que con la gran mayoría de niñas con las que he trabajado son monísimas, agradables y divertidas.