El festival de Tommy Hilfiger

La fantasía llegó a Nueva York de la mano de Tommy Hilfiger. La pasarela se cubrió de un manto de césped y flores, y la magia del circo se apoderó de las modelos.

Estrellas, uniformes, rayas y colores camparon a sus anchas en una colección llena de vestidos fluidos y semitrasparentes, chaquetas que se combinaban con shorts y abrigos y jerséis de pelo.

Con los festivales de música como inspiración, Tommy Hilfiger aventura una primavera/verano 2015 con aires folk y una vuelta a los 60.

Aida Ortega

La fantasía llegó a Nueva York de la mano de Tommy Hilfiger. La pasarela se cubrió de un manto de césped y flores, y la magia del circo se apoderó de las modelos.

Estrellas, uniformes, rayas y colores camparon a sus anchas en una colección llena de vestidos fluidos y semitrasparentes, chaquetas que se combinaban con shorts y abrigos y jerséis de pelo.

Con los festivales de música como inspiración, Tommy Hilfiger aventura una primavera/verano 2015 con aires folk y una vuelta a los 60.