Dior

Desfile, cuento y moraleja de Dior para su Alta Costura

Los 15 minutos que dura el corto con el que Dior ha presentado su colección en la primera edición digital de la costura francesa vienen a decir que el sueño de la moda no ha muerto.

Laura García del Río | Woman.es

Una casa de muñecas en cuyo interior viajan las creaciones de costura de Dior en miniatura. Una sirena. Ninfas jugando en la orilla de un río idílico. Una estatua que cobra vida para tocar la falda plisada de un vestido y una mujer caracol que solo abandona su caparazón ante la visión de los diseños de la Maison. Narciso. Un sátiro. Flérida, convertida por Circe en árbol junto a su amado Lísidas, y a la que solo un vestido consigue distraer de los labios de su enamorado. La moda, o la fascinación que produce, es el hilo que enlaza las historias de todos los personajes de este mundo de fantasía que, a modo de corto, Dior ha elegido como escenario para enseñar su colección de alta costura.

Dior

Todo lo que se ha dicho de la imposibilidad de conseguir en una presentación digital el nivel de emoción que incita un desfile físico se viene abajo con este corto. La estética, luz, la música, la cadencia hipnotizan al espectador tanto como los vestidos encandilan a los personajes de la historia. Tal vez incluso más que un espectáculo que sucede a toda velocidad y en el que demasiado a menudo captar la foto perfecta para subirla a Instagram de inmediato tiene más ocupados a la mayoría de los asistentes que disfrutar de las prendas que desfilan ante sus ojos. “Empezamos a trabajar en esta colección durante el confinamiento. Sabíamos que no podríamos hacer un desfile, así que tuvimos muy claro desde el principio que mi referencia debía estar ligada al mundo de la fantasía”, nos explica Maria Grazia Chiuri, directora creativa de la casa.

Dior

El video, y la colección, son un homenaje al sueño. El sueño de Dior, que fundó su Maison guiado por el anhelo de devolver a las mujeres la elegancia y la feminidad olvidadas por la guerra, y con el que dio forma al New Look. Pero también es un tributo a la figuras de las petit mains que hacen realidad las fantasías que el modista –Monsieur Dior en su día y Chiuri ahora– plasman en el papel. Confeccionar la colección sobre maniquíes en miniatura –figurines de 40 centímetros de altura que “exigen una atención al detalle casi obsesiva”, dice Chiuri– y retomar así la figura de la muñeca es un ejercicio que hila el tributo al trabajo de las costureras con la exaltación del poder de transformación de la moda. También que todas y cada una de las 37 piezas que conforman la colección tengan nombre de mujer. “Al principio me asustaba la idea de proponer algo tan distinto como un vídeo en torno a objetos inanimados, al viaje de un baúl, con una referencia históricas tan importante”, explica la diseñadora sobre el detonante de la cinta: el Théâtre de la Mode que durante la Segunda Guerra Mundial asoció a artistas y diseñadores, una relación que la italiana ha mantenido viva desde su primera colección en Dior y que ahora más que nunca resonaba con las circunstancias. “En ese tiempo tan difícil, unieron fuerzas para crear muñecas para la que los modistos confeccionaban piezas maravillosas mientras los artistas diseñaban los decorados en los que vivían. Esas muñecas viajaban por todo el mundo para transmitir la idea de que la costura francesa seguía viva”.

Dior / BRIGITTE NIEDERMAIR

La inspiración de este metáfora sobre el poder transformador de la moda sigue la estela del movimiento surrealista. Más concretamente el del trabajo de artistas como Lee Miller, Dora Maar, Leonora Carrington, Jacqueline Lamba y Dorothea Tanning, que transcendieron el papel de musa que se les había asignado por su belleza para liderar con su vida y su obra una feminidad muy alejada de la de musa inanimada. Hay incluso referencias a Cindy Sherman y uno de sus primeros proyectos audiovisuales, en el que oscilaba entre la historia de la moda y las posibilidades de una nueva representación. Y, como es costumbre en las entregas de Chiuri, nunca falta el guiño al pasado de la Maison: “en 1933 Dior fue el primero en organizar una exposición en torno a los surrealistas”, explica la diseñadora. “Las imágenes surrealistas hacen visible lo invisible. Me interesa el misterio y la magia, que son también una forma de exorcizar la incertidumbre sobre el futuro”, explica Maria Grazia Chiuri de esta colección.

Que detrás de la cinta esté Matteo Garrone, ayuda. El director de Gomorra (2008), Tale of Tales (2015) y Pinocho (2019), y ganador en dos ocasiones del Grand Prix en el Festival de Cannes, navega con maestría entre el mundo de lo onírico y lo documental, mostrando el trabajo que hay detrás de las piezas de la Maison, para dejar ver que es ahí, en los talleres, donde se da forma al sueño. “Matteo Garrone es uno de mis directores favoritos, y su Tale of Tales, una de mis películas preferidas. Tenemos los mismos gustos. Él trabaja con referencias pictóricas, ama el arte y la mitología, y enfoca su trabajo en el cine como un artesano, así que pensé que sería el perfecto intérprete de una colección de alta costura que gira en torno al saber hacer y la artesanía”.

Dior / BRIGITTE NIEDERMAIR

 

Relacionados