Puesta en escena en el desfile de Christian Dior Primavera-Verano 2019. | Pascal Le Segretain

El compromiso real con los detalles que se esconde en el Atelier de Dior

La magia de la Alta Costura desde dentro.

Woman.es

Podemos imaginar en abstracto la cantidad de trabajo que puede suponer el que una colección como la última (primavera-verano 2019) de Christian Dior vea la luz en la exigente semana de la Alta Costura de París. Sin embargo, únicamente cuando descubres las entrañas de los talleres de esta mítica casa es cuando se puede llegar a ser consciente del verdadero milagro que supone la moda.

De la mano de Florence Chehet, la primera oficial del taller y trabajadora de Dior desde hace quince años, conocemos el gran reto que implica cada nuevo lanzamiento porque "cada colección es distinta. Nunca hacemos lo mismo. Nunca jamás. Algo como esto no lo habíamos hecho nunca". Igualmente, asegura que ciertas piezas de la colección las podrían haber encargado a especialistas pero la filosofía de la 'maison' implica un compromiso real con cada detalle que conforman los vestidos y los han realizado en el taller. En muchas ocasiones, esto roza las cuatrocientas horas de trabajo por vestido.

Ver 69 fotos

Desde experimentadas costureras como Isabelle André, quien se encarga minuciosamente de detalles como los bordados y las hombreras de un vestido, hasta Cassy (de diecisiete años y aprendiz durante una semana) conforman un engranaje que funciona a la perfección. 

D.R.

Y llega el día de la verdad, el día de la puesta en escena final. En este crucial momento, Florence Chehet se sitúa junto a la puerta para comprobar que todo esté bien: que la imagen sea la correcta, que estén bien vestidas… Al finalizar el desfile y recibir el aplauso de los invitados aflora la emoción. 

 

Sin duda, un trabajo apasionante pues a partir de un simple trozo de tela se llegan a confeccionar vestidos de ensueño.