Andrés Sardá en la MBFWM

De la mano de su directora creativa, Núria Sardá, la firma de lencería propone para el próximo O/I un viaje creativo a través de una noche infinita.

Susana Fernández

Sobre una pasarela vestida por destellos de purpurina negra desfila una cautivadora colección acompañada por palpitantes luces de neón y el vibrante sonido de la música dance. Flecos, topos y un evocador juego de transparencias se deslizan por el cuerpo de la mujer Sardá en constante movimiento como la eterna noche de Las Vegas. Un intenso paseo por la seductora vida nocturna nos conduce hacia una mágica y enigmática fiesta que culmina con la salida de Bimba Bosé interpretando a un Elvis contemporáneo junto a una modelo luciendo un espectacular y delicado conjunto íntimo de novia. La puesta en escena del desfile se convierte en toda una declaración de intenciones.

Inspirada en una mujer tan vital como sibarita, esta temporada está protagonizada por detalles como plumas, aplicaciones Swarovski o materiales preciosos que recorren las prendas de líneas depuradas y sofisticadas tan características del universo Andrés Sardá. Una propuesta de auténticos objetos de deseo resuelta con una paleta de colores profunda y aterciopelada como la voz de una seductora diva. La gama de verdes oscuros, burdeos y el sofisticado negro se combinan con encaje y tul en prendas exteriores como tops y negligés y en combinaciones interiores que dejan volar el lado más creativo de una mujer que no duda en tomarse la vida como la más apasionante de las aventuras.

Fabulosa y sorprendente, la colección evoca el pretencioso glamour de La Ciudad del Pecado donde el deseo y la provocación están involucrados. Pieles de Santiago del Palacio se unen en el show con cinco joyas únicas de Rabat que deslumbran con el oro como material estrella, creando una combinación espectacular sobre la pasarela junto a las nuevas propuestas de Andrés Sardá. Una experiencia única para todos los seguidores e invitados de la firma en la Sala Bertha Benz de la Feria de Madrid.