«La moda me ha dado grandes amigas, pese a la competitividad que existe», dice Ana Beatriz Barros, íntima de otras modelos brasileñas como Alessandra Ambrosio, Fernanda Motta, Isabeli Fontana, Jeisa Chiminazzo o Cassia Lara. «Trabajamos duro y nos apoyamos.» Vestido drapeado azul celeste con corsé y pendientes largos con pedrería, todo Dolce & Gabbana. Para mantener el maquillaje todo el día se aplicó Fijador Setting Spray Hydratant, Top Secrets, de YSL. | LUIS MONTEIRO. ESTILISMO MARTA LASIERRA.

Ana Beatriz Barros: "Hay que olvidarse del patrón de belleza implantado por los medios de comunicación"

De niña se sentía insegura por su 1,82 metros y constitución delgada, lo que la ayudó a convertirse en una de las mejores tops brasileñas. Hoy habla sobre el bullying y el poder de la diversidad en la sociedad.

Myriam Serrano | Woman.es

ue descubierta a los trece años en su playa natal de Itabira y a los quince ya trabajaba en Nueva York. Desfiles, portadas y campañas con Victoria’s Secret, “Sports Illustrated” o Intimissimi la condujeron a la fama y ahora, con 36, sigue al más alto nivel pero más relajada y feliz que nunca. Su ritmo lo marcan «mis dos Karim», marido e hijo de poco más de un año.

¿Estás viviendo los mejores años de tu vida?

Conciliando trabajo y familia me siento realmente feliz, sí. Siempre había planeado tener mi familia cerca y me siento completa.

¿Qué es lo que más disfrutas de tu carrera?

Mi trabajo me da muchas cosas buenas, pero lo que más me gusta es conocer gente y lugares nuevos. En más de 20 años de carrera, he coleccionado increíbles historias. Además, me encanta no tener una rutina.

¿Qué tendencias para primavera-verano te han gustado más? ¿Con qué estilo te quedas?

Estoy en una etapa de mamá donde la comodidad es mi primera opción. Siempre he sido de usar tejanos y zapatos casual, aunque también me gustan las tendencias deportivas y el boho style.

¿Qué trabajos marcaron tu trayectoria como modelo?

Todo es la suma de lo que soy hoy y donde me encuentro ahora. Me siento agradecida por cada portada de revista, cada desfile o campaña. Victoria’s Secret me ha dado mucha visibilidad, pero tengo un gran afecto a todos los trabajos que he hecho y a cada marca que ha estado conmigo durante este largo viaje. Trabajé para J.Lo y fue algo realmente importante, porque ella me escogió y me llamó para negociar.

Empezaste muy joven como modelo... ¿Estás a favor de regular la edad de acceso hasta los dieciocho años?

No disfruté tanto de esa etapa como mucha otra gente joven. Trabajé muy duro y tuve que madurar antes de tiempo. Mi familia siempre estuvo cerca y me ayudó, pero preferiría que mi hijo lo decidiera más tarde. Es muy difícil lidiar con el “no” y con la distancia de los amigos. Sería perfecto empezar a los 18, pero sabemos que cuanto antes se arranca más posibilidades hay de que vaya bien. Es una decisión difícil.

Cuando eras adolescente te sentiste insegura con tu físico, ¿cómo te afectó en el colegio o en los inicios de tu carrera?

Sí, siempre he sido muy alta y delgada. Eso es genial para la profesión, pero está fuera del patrón de belleza. Era muy insegura antes de ser modelo, pero luego entiendes que eso te diferencia del resto de la gente.

¿Qué aconsejas para ganar en autoestima?

Estar cerca de aquellos que de verdad te quieren, cuidarte a ti misma, ser buena contigo y ante el espejo. Entender que cada uno tiene su perfil, su estilo y su belleza. Olvidarse de la historia de los estándares estéticos y buscar tu diferencial, tu calidad.

¿Qué podemos hacer como sociedad para combatir el bullying y aprender a valorar las diferencias?

Enseñar a los niños ya en casa acerca de la cultura, de las diferencias raciales e incluso estéticas. Todo el mundo es bello y tiene calidad, independientemente de su color de piel o de su raza. Y olvidarse definitivamente del patrón de belleza implantado por los medios de comunicación. Hay modelos de talla grande, estilos y opciones para cada tipo de persona. Amarte y aceptarte a ti mismo es el primer paso.

De niña querías ser médico, ¿con qué sueñas ahora?

Siempre he tratado de ayudar a los demás. Una de mis dos hermanas es médico, me alegro por ella de que esté trabajando en su sueño y estamos pensando en abrir nuestro propio negocio juntas, por ejemplo, una clínica familiar. ¡Necesito tiempo para planearlo!

Relacionados