GETTY

Agatha Ruiz De La Prada, fiel a sus principios

Con los años 70´s como telón de fondo, Agatha Ruiz De La Prada recrea un universo donde el color y la libertad formal son los ejes centrales de una colección fiel a sus principios.

Olga Tamarit | Woman.es

Suena Space Oddity mientras la presidenta de la comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, Pedro J. Ramírez, Octavio Aceves, Fabiola Martínez y La Crawford -entre otros invitados- esperan con expectación la primera salida del desfile de Agatha Ruíz de la Prada. Momentos que sólo la moda puede dar y que parecen tener sentido en una propuesta donde se ha recreado la década de los 70´s en sus momentos más psicotrópicos.

Primera salida y primera sorpresa, "Robotita" un autómata ataviado con un traje al más puro estilo 'Ágatha', es la encargada de abrir el desfile y de retransmitir el show en directo a través de Periscope. Un espectáculo de colores y patrones basados en líneas diagonales, tejidos de patchwork mezclados con diferentes tipos de lana y terciopelos, piezas con acabados irregulares alejados del perfeccionismo. Plena psicodelia setentera. Bowie sigue sonando y el espíritu de Ziggy Stardust flota entre salida y salida. 

Plisado en algodones, pieles falsas, jacquard trabajado al revés para conseguir nuevas texturas, estampados inspirados en la obra de Keith Haring, zapatos de peluche de colores y complementos a juego con el universo de la creadora. Agatha Ruiz De La Prada sabe quien es y a donde se dirige su firma, uno de los pesos pesados de la edición madrileña.

Cerró el desfile una novia atípica y sorprendente defendida por Amanda Moreno, premio LÓreal hace dos ediciones, con un traje de inspiración japonesa que da el paso a una gran fiesta final; modelos, asistentes, diseñadora e invitados salen a la pasarela para bailar 'Under Pressure'.

Atrevida y sin complejos, Agatha ha celebrado la moda según sus códigos.

Ver 5 fotos