D.R.

El otoño es joven, el otoño es cool

Si algo necesitas para afrontar con energía el cambio de estación es renovar tu armario. Esprit nos levanta el ánimo con una buena dosis de rojo y un estilo casual, joven y urbano.

Woman.es

¿El día a día se complica y la monotonía amenaza con acabar con la alegría y la espontaneidad? La estrategia es combatir el aburrimiento con un estilo joven y divertido, y la rutina con energía y diversidad. Esprit y edc te echan una mano para preparar tu armario para el otoño-invierno con prendas casual y looks sencillos. Las claves son: comodidad, carácter y una paleta de colores que se centra en el rojo, el negro y el blanco que le dan toda su personalidad a las propuestas más funks, dulcificadas con denim, flores bordadas, tejidos ligeros, ocres y grises…

D.R.

Desde su nacimiento en la ciudad de San Francisco en 1968, Esprit se ha caracterizado por su amor por el color y la mezcla de estampados. Esta temporada la colección de ha inspirado en los tonos de los atardeceres de la Costa Oeste norteamericana, con el rojo como bandera y símbolo del amor, la pasión y la alegría y que Esprit ha elegido para contagiar de optimismo y energía la nueva temporada.

D.R.

¿Qué encontrarás en la colección? Estampados de cuadros (de los más básicos a los más potentes) que se dinamizan interactuando entre ellos, las rayas en sorprendente contraste con detalles bordados, vestidos largos, chinos clásicos actualizados con cinturilla elástica para hacer más cómodas las horas de trabajo. El estilo deportivo, indiscutible tendencia, está presente reinterpretado de un modo suave y femenino, completando el estilo relajado de la colección. Por su parte, edc propone prendas con una actitud claramente atrevida, con materiales innovadores, un estilo nada convencional y nuevas combinaciones para reforzar una individualidad absolutamente natural y casual. Tendencias de mil flores, militar, barroco y college contrastan con rayas diplomáticas, cuadros y denim para un look muy expresivo.

Ver 8 fotos

La clave del estilismo perfecto está en jugar con las proporciones, añadir capas superpuestas, encontrar el equilibrio llevando, por ejemplo, vestidos ligeros bajo cálidos abrigos. Compensar el rollo punk con el toque naíf de las flores. Resultado: un estilo potente, versátil, divertido y joven.