@prabalgurung / INSTAGRAM

La New York Fashion Week arma la revolución

De forma pacífica pero contundente la industria de la moda ha aprovechado el altavoz planetario que es la Semana de la Moda de Nueva York para alzar su voz en defensa de la diversidad, de la igualdad y de los derechos humanos.

Woman.es

Camisetas feministas de Prabal Gurung

 

Una publicación compartida de Prabal Gurung (@prabalgurung) el

Cuando su desfile parecía llegar a su fin, el diseñador de origen nepalí Prabal Gurung hizo sonar el Imagine de John Lennon y volvió a mandar a sus modelos a la pasarela (entre ellas Bella Hadid y Candice Huffine) con camisetas que gritaban consignas feministas como “The Future is Female” (“El futuro es femnino) o “Grils just wanna have fun-damental rights” (Las chicas sólo quieren tener derechos fundamentales) y a favor del respeto de los derechos humanos: “Derriba los muros”, “La revolución no tiene fronteras”.  Un glorioso fin de fiesta que sólo tenía una intención, plasmada también, por cierto, en una de sus camisetas: ¡No nos callarán!

Activistas en la pasarela de Mara Hoffman

 

Una publicación compartida de Mara Hoffman 🐪 (@marahoffman) el

Mara Hoffman no se anduvo con medias tintas ni mensajes sutiles y arrancó su desfile cediendo el protagonismo a las cuatro fundadoras de La Marcha de las Mujeres. Tomaron la palabra una por una, en un discurso en el que ellas mismas eran el símbolo de todo lo que el presidente Trump parece despreciar. Linda Sarsour, musulmana con velo; Bob Bland, que puso el pie en la pasarela amamantando a su bebé; Tamika Mallory, de raza negra; y Carmen Pérez, de origen mexicano, alzaron sus voces a favor de la tolerancia y del respeto a las diferencias.

Public School: nuevos líderes y nuevo eslogan

 

Una publicación compartida de PUBLIC SCHOOL (@publicschoolnyc) el

La marca fundada por los neoyorquinos Dao-Yi Chow y Maxwell Osborne han jugado sus cartas parodiando la gorra roja con el eslogan Make America Great Again (hagamos a América grande de nuevo) que Donald Trump y sus seguidores lucieron durante su campaña. Para ello han recreado ese símbolo estampándole la frase Make América New York. aludiendo a los valores de tolerancia de la capital cultural de Estados Unidos y puerta de entrada de los inmigrantes durante siglos. “Esta ciudad es el símbolo de la diversidad, de la pluralidad. Es un crisol de culturas.  Todo el mundo debería hacer suyos los valores de esta metrópoli”, aclaraba Osborne. El show, transgresor a más no poder, puso su punto y final con un grafitero trazando en una pared blancas las palabras “We need leaders” (Necesitamos líderes). Pues eso.

La chapa rosa por la libertad reproductiva

 

Una publicación compartida de Chloe Gosselin (@chloegosselin) el

Diseñadores, modelos, celebrities y asistentes en general han lucido masivamente una chapa rosa en apoyo a la labor de la asociación Planned Parenthood, que defiende la libertad sexual y reproductiva. Forma parte de una campaña, impulsada por el Consejo de Diseñadores de Moda de América (CFDA), que pretende concienciar sobre la importancia del trabajo de esta y otras muchas organizaciones cuya financiación pende de un hilo con la llegada al poder del presidente Donald Trump.

Bandanas blancas para derribar fronteras

 

Una publicación compartida de The Business of Fashion (@bof) el

La revista Business of Fashion ha invitado al conjunto de la comunidad fashionista a participar en el movimiento #TiedTogether contra del veto migratorio de Trump. Esta es su declaración de intenciones: “En la moda, las imágenes a menudo hablan más que las palabras. Así que uníos este Mes de la Moda (las pasarelas de Nueva York, Londres, Milán o París tienen lugar en febrero) para hacer una simple y singular declaración visual: utilizad un pañuelo blanco para mostrar al mundo que creen en los lazos comunes que tiene la humanidad independientemente de raza, sexualidad, género o religión”. Se han visto bandanas blancas atadas en las muñecas de las modelos de Tommy Hilfiger, pero no fueron las únicas, blogueros y fans de la moda en general se no han tardado en adoptar este complemento que se ha convertido en un “must” del street style.