Fotografía: Amalgama Fotografía.

Vestidos de madrina: guía de estilo

La madrina es la tercera protagonista del día, y además tiene una ventaja sobre la novia: puede vestirse del color que más le apetezca. Los vestidos de madrina son elegantes y alegres, pero es importante tener en cuenta algunos detalles de estilo para estar perfecta en una cita tan importante. Os los detallamos todos a continuación.

Rut Abadía | Bodas.net
Fotografía: Pronovias.

Aunque aparte de la novia la madrina es la única persona que puede ir vestida de largo en una boda de día, no está de más tener en cuenta la hora a la que se va a celebrar el enlace para elegir el vestido perfecto. Si la boda es de mañana, los colores más adecuados son los tonos suaves o pasteles en toda su gama: verde, azul, salmón, lavanda, rosa palo, nude, tierras... Puedes optar entre un vestido largo o uno tipo cóctel (justo por debajo de la rodilla), y los complementos siempre deben ser discretos.

En cambio, para una boda de tarde o de noche opta por tejidos más recios y con más ornamentos. Los colores pueden ser más oscuros, pero nunca negro. Azulones, rojos, verdes, burdeos, cereza… En cualquier caso, evita el blanco, las tonalidades marfil y vainilla, y los colores demasiado estridentes, como el naranja o el rosa chicle. En el portal de Bodas.net encontrarás modelos en todo tipo de largos, colores y diseños.

Fotografía: Madison Diseño.

Discreción y elegancia

El papel de madrina admite que lleve un vestido de fiesta con brillos y pedrerías, aunque es importante tener cuidado y no pasarse. De hecho, antes de empezar a escoger el look, la madrina debe partir de una consideración previa: ha de sentirse ella misma y cómoda con el outfit seleccionado. De lo contrario, transmitirá una imagen artificial que le restará elegancia.

Fotografía: St. Patrick.

También se permiten los conjuntos de dos piezas: falda con top, traje de chaqueta… Lo importante es que el modelo que escojas no sea muy ajustado ni demasiado ancho. El corte recto acostumbra a ser la opción ideal en la mayoría de los casos, al igual que la manga francesa, que deja a la vista el brazo sin mostrar en exceso. Asimismo, el escote del vestido no debe ser demasiado pronunciado.

Los encajes y tules son habituales en los vestidos de madrina, por lo que es conveniente pedir permiso a la novia antes de usarlos, para evitar que los trajes se parezcan demasiado.

Fotografía: Cabotine.

Complementos

La mantilla se utiliza solamente si la madrina se viste de largo, y siempre y cuando tenga el permiso de la novia. Hasta hace poco, si la ceremonia era religiosa, la mantilla debía ser negra, aunque ahora también se llevan en blanco y en tonalidades marfil. Los sombreros y pamelas están permitidos en las bodas de mañana. En cambio, puedes usar un tocado a cualquier hora del día.

El papel de la madrina en la boda es el de atender a los invitados y ayudar a los novios en todo lo que necesiten, por lo que es conveniente que lleve un calzado cómodo, que debería ser de tacón, más fino o más grueso y más alto o más bajo. En cuanto al bolso, debe tratarse de una pieza de mano y de ceremonia, que complete el estilismo. Respecto a las joyas, la máxima “menos es más” será un acierto también en este caso. ¡Y evita la bisutería!

Recuerda además que, si eres la madrina, vas a salir en muchas fotos y vas a ser una de las grandes protagonistas del día. Por ello es muy importante que tengas un aspecto sobrio y elegante a partes iguales.

Quizás también te interese:

- Todas las colecciones de vestidos de fiesta

- Vestidos de fiesta cortos para bodas de día

- Los vestidos de fiesta largos que más se llevan

Tags:

bodas

Relacionados

-->