Vestido de novia con falda y mangas plisadas. | Instagram @clarofernandocouture

Si vas a casarte este invierno, que sea con un vestido de novia con mangas plisadas como este

Lo firma Fernando Claro y es MARAVILLOSO.

María Aguirre | Woman.es

A la hora de elegir vestido de novia nos fijamos mucho en el tejido, en el tipo de escote, en la silueta, en si lleva cola o no, en la forma de la falda... pero, ¿qué pasa con las mangas? Son las grandes olvidadas del patrón pese a que tienen la fuerza suficiente como para hacer de un diseño más sencillo uno más espectacular. 

Por eso nos ha gustado tanto encontrarnos en Instagram con un vestido en el que son las grandes protagonistas. Y no, no son abullonadas como podríamos presuponer si tenemos en cuenta la tendencia reinante de los últimos meses (y que en el terreno nupcial parece que seguirá dando de qué hablar), sino que se trata de una manga larga sobre la que aparecen tres capas plisadas abiertas en la zona de los hombros que le dan un volumen inesperado lleno de elegancia. 

Un plisado exactamente igual al que aparece en la falda y que es responsable de un sorprendente efecto de movimiento gracias a ese modo acordeón que nos ha enamorado por completo. 

La pieza, salida del taller de Fernando Claro en el que siempre nacen diseños mágicos, esconde otros detalles que igualmente son dignos de mención. Desde la cola lisa que aparece sobre la falda llena de pliegues gracias a un discreto cinturón, hasta el escote en uve con una potente función estilizadora y los pequeños botones que se ven en la zona de los puños que le dan un toque diferencial.

Por gustarnos nos gusta hasta el lazo largo que lleva atado a una sencilla coleta como sustituto del clásico velo, una idea más para quienes huyen de él pero tampoco se encuentren cómodas con las capas que tanto juego dieron a lo largo del 2019 en sus múltiples versiones. 

Una propuesta que no puede ser más ideal para quienes vayan a darse el "sí, quiero" en invierno porque se sale de lo habitual en muchos sentidos y adopta los patrones más clásicos a los recursos estilísticos del momento de forma magistral. 

Está claro que arriesgar siempre tiene su recompensa. 

Relacionados