Fotografía: Mas Falet 1682.

Cómo organizar una boda tipo cóctel

Tanto si tienes treinta invitados como trescientos, un banquete tipo cóctel que permita que la gente socialice y charle animadamente en un entorno agradable es una opción perfecta. Muchos hoteles, fincas y restaurantes ofrecen este tipo de servicio, tanto en interior como exterior, en el que además los chefs pueden hacer gala de sus excelentes cualidades culinarias. ¿Te animas?

Rut Abadía | Bodas.net

Son más informales que los banquetes tradicionales y permiten que los novios se puedan relacionar mucho más con sus invitados. Pero las ventajas de celebrar una boda tipo cóctel no acaban ahí, ya que también deparan bodas mucho más personales e íntimas.

Fotografía: Mas Palau.

En un banquete tipo cóctel los invitados podrán elegir qué comer en cada momento pues, más allá de la comida que los camareros van sirviendo, suelen haber diferentes estaciones fijas de cocina en las que tanto encontrarán platos fríos como calientes. Pueden ser de ibéricos, quesos, arroces, fideuá, postres, dulces... Otra opción es crear puestos temáticos: cocina japonesa, platos tradicionales ensaladas y tapas frías, etc. Las estaciones pueden contar con cocineros expertos que preparen al momento platos calientes, como carnes a la brasa, crepes o marisco. Y, para delicia de todos, ¿qué tal añadir una fuente de chocolate a la mesa de postres?

Fotografía: Pedro Zamorano.

Los establecimientos especializados en banquetes os sugerirán deliciosas opciones y os asegurarán que la cantidad de comida será suficiente y lo bastante variada como para que nadie se quede con hambre. Es una forma diferente de celebrar la boda que incluye platos muy distintos y sabores para todos los gustos. Además, se crea un ambiente mágico que permite que los invitados se muevan libremente y hablen con mucha más gente que si estuvieran sentados en una mesa. Y facilita que puedan conocer gente nueva.

Fotografía: Ernesto Naranjo.

Eso sí, es conveniente que haya lugar para que los invitados puedan sentarse cuando se cansen, así como mesas donde apoyarse o dejar la copa. También se puede poner una mesa especial para los niños que acudan al evento, y una para los novios y sus padres, sobre todo para cuando tengan que cortar la tarta nupcial, que después se repartirá en la mesa de postres. Si la boda se va a celebrar en verano, lo ideal es que las mesas y las estaciones se dispongan en el jardín. Si por la fecha prevista creéis que puede refrescar, no olvidéis reservar también el salón para que los invitados se sientan cómodos. Sea donde sea, es muy importante que puedan moverse bien, sin estrecheches.

Quizás también pueda interesarte:

- Bodas cóctel en fincas de Madrid

- Espacios en Barcelona para bodas tipo cóctel

- Elegir el espacio para una boda cóctel en Sevilla 

Tags:

bodas