D.R.

¿Te han entrado ganas de llevar diadema de flores a una boda? La "culpa" es de Ana de Armas

Incluir una diadema de flores en tu look de invitada puede ser todo un acierto si escoges bien no solo este accesorio sino con qué lo combinas. 

Woman.es

Hacía tiempo que no teníamos noticias suyas pero hace unos días Ana de Armas compartió con sus seguidores de Instagram una imagen que fue de lo más inspiradora. Y no lo decimos por su melena corta y con flequillo desigual -misma fórmula por la que también han optado Hiba Abouk y Megan Montaner- con la que nos entran ganas de pedir cita en la peluquería cada vez que la vemos, sino justamente por el accesorio con el que decidió adornarla. 

Con el fin de ganarse miles de 'likes' en la red social, la actriz quiso sacar su lado más bucólico para la bella instantánea que publicó y lo hizo posando con una corona de flores rosas ante la cual no pudimos evitar pensar, ¿por qué no animarnos a lucir un complemento así para nuestro próximo evento? 

Ahora que la temporada de bodas está a punto de comenzar, no se nos ocurre una idea más motivante para elegir el perfecto look de invitada. 

Puede que terminaras agotada de ver como estas diademas estuvieron por todas partes hace unos años, pero eso no significa que no puedas aprovechar el concepto para darla una nueva oportunidad con las propuestas que ahora mismo hay en las tiendas. Al fin y al cabo se trata simplemente de tenerlo en cuenta como accesorio cuando trates de buscar la manera de redondear tu estilismo. 

La manera de interpretar esta tendencia es fácil. Si tantas ganas tienes de lucir flores así puedes optar por escoger la corona primero y después las prendas o hacerlo al contrario. En el caso de que te decantes por la primera opción, será el accesorio el que determine el conjunto y por tanto tu objetivo debe ser el de dar con aquello con lo que se logre un equilibrio.

Olvídate de los estampados -sobre todo si son tan primaverales como el adorno- y céntrate en buscar algo liso y de un color que contraste con los de los tonos de las plantas y, si es con un arreglo de tamaño maxi las piezas tendrás que cederle a este el protagonismo haciendo que la sencillez mande en el resto de elementos del look. Por ejemplo, un traje sastre, un vestido corto sin demasiados detalles o un conjunto de top y falda serán los mejores compañeros.

Si, por el contrario, tienes ya la prenda y lo único que te falta es la diadema, tendrás que tener en cuenta estas mismas consideraciones. Juega con las distintas tonalidades y será todo un acierto. 

Muy importante es también tener en cuenta el tipo de celebración al que vayas a asistir y el momento del año. Lo mejor es reservar este accesorio para las bodas de día o media tarde -evita la noche- y, preferiblemente, para las estaciones de primavera, verano u otoño. 

Por último, no olvides que el peinado hay que tenerlo en cuenta para que quede bien y se luzca como merece. En este sentido, nuestra recomendación es que dejes el cabello suelto ya sea liso, rizado u ondulado, o lo recojas en un moño bajo, en la zona central de la cabeza o todo en una trenza para potenciar ese aire bohemio tan encantador.