Fotografía: Shutterstock.

¿Qué color quieres para tu boda?

¿Estás pensando en la decoración de tu boda? Una buena manera de empezar es elegir cuál quieres que sea el color que predomine el gran día. Una vez decidido podrás hacer que combine con el de las invitaciones y el del resto de la cartelería, al tiempo que te resultará más fácil pensar en la decoración de la sala del banquete.

Rut Abadía | Bodas.net

El color que elijas creará una atmósfera determinada en tu boda. Si vas a celebrar un enlace temático, elige aquellos tonos que tengan relación con el diseño. Por ejemplo, si la boda es marinera, decántate por azules, blancos y rojos. Si va a ser rústica, utiliza colores naturales suaves: blanco, beige, verde… Y en caso de preferir una boda clásica, opta por blancos y rosados.

También puedes inspirarte en la época del año en que se celebrará tu boda. Así, si te casas en primavera, recurre a motivos de tonalidades vivas y alegres. Si la boda se va a celebrar en otoño, puedes conseguir un elegante diseño con ocres, marrones y naranjas.

Fotografía: Ernesto Naranjo.

Cuando hayas decidido cuál es tu color, evita utilizarlo absolutamente en todos los elementos, pues sería demasiado empalagoso. No es necesario que todo tenga la misma tonalidad. Busca combinaciones que rompan el diseño. Si te gusta el violeta, combínalo con blancos.

Si quieres algo más atrevido, aúna azul con amarillo. Y si no lo tienes del todo claro, pide consejo a un diseñador o interiorista sobre las mejores combinaciones cromáticas. Intenta no utilizar más de tres colores, ya que podría ser complicado mantener la armonía del espacio y la decoración. Elige uno principal y otros dos que lo complementen.

A la hora de escoger las flores, busca aquellas que entonen con uno de los colores elegidos. Otro truco es buscar un tipo de flor de un color absolutamente diferente al de la decoración, de forma que destaque y cree un ambiente extremado. Por ejemplo, si vas a utilizar mantelería de color burdeos, busca flores blancas o amarillas. Si por el contrario tu mantelería va a ser blanca y clásica, decántate por flores de colores vivos que rompan la monotonía.

Si todavía tienes dudas sobre cuál es el color que quieres que domine en tu boda, recuerda que cada uno tiene su propio significado. Descubre a continuación algunos de los principales. ¡Te servirá para acabar de decidirte!

Fotografía: FotoMadriZ.

* Azul. Representa profundidad, lealtad, confianza y sabiduría. Resulta adecuado en bodas clásicas y tradicionales.

Fotografía: Shutterstock.

* Blanco. Simboliza pureza, perfección, honestidad e inocencia. Ideal para enlaces religiosos, ya que también simboliza fe. Es uno de los colores más elegantes, tanto para bodas en interior como en exterior, y permite combinaciones con cualquier otra tonalidad.

Fotografía: Shutterstock.

* Rojo. Representa amor, pasión, alegría y valor. Muy adecuado en otoño e invierno.

Fotografía: Shutterstock.

* Amarillo. Simboliza alegría y bienestar. Es el color del sol, del origen de la vida, y del oro, que evoca riqueza y prosperidad.

Fotografía: Shutterstock.

* Violeta. Simboliza humildad y tolerancia. Es un color que transmite tranquilidad, por lo que suele utilizarse en las habitaciones de los bebés. El efecto es muy romántico, adecuado en primavera.

Fotografía: Shutterstock.

* Rosa. Es el más romántico, adecuado en cualquier tipo de boda, tanto en interior como exterior. Combínalo con blancos y celestes.

Fotografía: Shutterstock.

* Naranja. Energía, positividad, fortaleza. Es muy alegre y adecuado en cualquier estación.

Fotografía: Shutterstock.

* Verde. El color de la esperanza y la naturaleza. Representa armonía, exuberancia, fertilidad y frescura. Idóneo si tu boda es ecochic.

Quizás también te interese:

- Guía para casarse en Madrid

- Organizar una boda en Barcelona

- Casarse en Valencia: todo lo que necesitas 

Tags:

bodas