Fotografía: Mas Can Ferrer.

Casarse en la montaña, ¡una boda ecochic!

¿Has pensado en casarte en la montaña? Este tipo de bodas pueden ser realmente espectaculares, ya que ofrecen un entorno único y unas posibilidades gastronómicas y decorativas muy originales. Además, como los invitados tienen que salir de su entorno habitual para acudir a la celebración, es la ocasión ideal para organizar una fiesta muy divertida.

Rut Abadía | Bodas.net

Para organizar una boda en la montaña de manera sencilla, sin complicaros demasiado la vida, pensad en los tres elementos que consideráis primordiales en vuestro gran día. Una barra libre, un bufet, una orquesta, una decoración de diseño… Cuando sepáis exactamente cuáles son los puntos fuertes de la boda, centrad vuestros esfuerzos en conseguir que sean realmente perfectos.

No hace falta desplazarse cientos de kilómetros para organizar una boda en la montaña. En los alrededores de la mayoría de las principales ciudades existen lugares de ensueño en los que podréis encontrar hoteles, restaurantes, casas rurales o incluso campings que pueden albergar vuestra celebración y que, en muchos casos, podrán ayudaros con todos los preparativos. En el portal de Bodas.net hallaréis numerosos establecimientos donde celebrar una boda en la montaña, clasificados por comunidades autónomas.

Fotografía: Mas El Martí.

Productos locales

Estar en la montaña tiene la ventaja de poder recurrir a proveedores locales, tanto para el menú como para la decoración o la música, lo que dará autenticidad y calidad a vuestra celebración. Escoged platos para el menú elaborados con productos de proximidad y típicos de la zona. Seguro que serán mucho mejores que si elegís platos internacionales o exóticos.

Para la decoración buscad también materiales, floristas y diseñadores cercanos al lugar del evento, que conozcan el entorno y puedan aconsejaros sobre los elementos que no pueden faltar en vuestra boda e, incluso, sobre alguna tradición local que pueda dar un toque pintoresco a la celebración.

El parte meteorológico

Es muy importante tener en cuenta el tiempo que va a hacer el día de vuestra boda y tener previsto un plan B si estáis organizando una celebración al aire libre, por si llueve. Advertid a los invitados del tipo de ropa que deben llevar, teniendo en cuenta las previsiones meteorológicas para esa época. En verano y durante el día puede hacer muchísimo calor en la montaña, pero las temperaturas suelen bajar drásticamente cuando anochece.

Buscad un fotógrafo experto en exteriores que pueda sacar todo el partido a los maravillosos paisajes de los que estaréis rodeados en vuestro gran día. Montes nevados, ríos, bosques, prados… Un buen profesional puede conseguir imágenes realmente espectaculares en este tipo de entorno.

Fotografía: El Mas del Silenci.

Transporte

Si el lugar es de difícil acceso, tened en cuenta las necesidades de las personas mayores o con dificultades para desplazarse. Si es necesario, contratad un autocar que transporte a los invitados hasta el lugar del evento, y aseguraros de que hay asientos y lugares de descanso disponibles para las personas que no pueden pasar mucho tiempo de pie.

Es posible que el lugar elegido esté alejado de un núcleo urbano, de modo que si hay alguna emergencia será complicado desplazarse hasta allí. Sed previsores y llevad materiales que podáis necesitar: cinta adhesiva, tijeras, pilas, cargadores de móvil… Un pequeño botiquín también puede ahorraros más de un susto.

La vida en el campo

A la hora de elegir tu vestido de novia ten en cuenta si la boda se va a celebrar al aire libre. Si es largo, sin duda sufrirá rozaduras y manchas en contacto con la hierba y la tierra. Busca zapatos cómodos, con tacón tipo Topolino, por ejemplo, o si te apetece ser original ponte unas botas vaqueras, que suelen ser muy cómodas y abrigadas.

En verano no olvidéis disponer una mesita con botellines de agua, repelente de mosquitos y crema protectora para vuestros familiares y amigos. También podéis regalar sombrillas a las invitadas, gafas de sol, sombreros o abanicos. Si es invierno y no queréis renunciar a casaros al aire libre, aseguraros de que el local puede disponer calefactores y preparad mantas para los invitados que puedan necesitarlas.

Quizás también te interesa:

- Busca tu hotel de boda en Madrid

- Hoteles para tu boda en Barcelona

- Hoteles con encanto para casarse en Sevilla 

Tags:

bodas