Charlotte Casiraghi y Dimitri Rassam el día de su boda religiosa. | Felix Dol Maillot

A Carlota Casiraghi aún le quedaba un tercer vestido de novia por mostrarnos

Para su segundo enlace con Dimitri Rassan. 

Woman.es

Hace casi un mes se celebró en el palacio Grimaldi de Mónaco el enlace entre Carlota Casiraghi y el productor de cine Dimitri Rassan. Entonces, pudimos ver a la hija de Carolina de Mónaco con dos looks distintos: un minivestido de corte clásico de Saint Laurent y un segundo diseño, largo y elegante, con el que nos recordó a Grace Kelly. 

Lo que no sabíamos -aunque había rumores de ello- es que apenas unas semanas después podríamos disfrutar de una segunda boda y, por consiguiente, un tercer look. Pero desde que en las últimas horas vimos la invitación a su segundo enlace en el Instagram de la periodista especializada la realeza, Eugenia Garavani, estábamos deseando despejar la duda de cómo se habría vestido la joven monegasca. 

Esa duda ya ha quedado resuelta porque se han publicado las primeras imágenes oficiales de la segunda boda entre Carlota y su esposo; una tradición, la de casarse dos veces, de la familia real monegasca. El diseño elegido no solo no ha defraudado sino que ha mejorado las expectativas al acompañarlo además de un recogido de estilo clásico y un pequeño ramo de lavandas que acompañaba a la perfección el estilismo.

De aire romántico con volantes y escote barco rematado con detalles florales, encaje y mangas largas con transparencias, el vestido de alta costura creado por Giambattista Valli ha resultado ser completamente diferente a los que había lucido hasta ahora pero a la ve nos resultaba familiar (¡y de qué forma!) ya que se asemejaba mucho al que su madre, Carolina de Mónaco lució el día de su boda con Philippe Junot, también un 29 de junio pero de 1978.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

L'amour 💜 #CharlotteCasiraghi et #DimitriRassam hier en Provence pour le mariage religueux

Una publicación compartida de Charlotte Casiraghi ♡ (@dailycharlottecasiraghi) el

Esta segunda ceremonia, religiosa, se ha celebrado en la Provenza. Concretamente en la localidad Saint-Rémy-de-Provence, un bonito pueblo que tiene una enorme carga emotiva para la novia, ya que es la localidad a la que se mudó con su madre y sus hermanos a comienzos de los 90, tras el trágico fallecimiento de su padre en un accidente.

La celebración, a diferencia de la anterior, ha reunido a un grupo reducido de familiares y amigos íntimos de la pareja, que tiene un hijo en común, Balthasar. 

Relacionados