Fotografía: Ernesto Naranjo.

8 cosas que debes saber antes de dar el 'sí quiero'

¿Cuántas novias habrán dicho “debería haberlo previsto” después de su boda? Y es que hay ciertos detalles que no se suelen tener en cuenta pero que pueden resultar de gran ayuda durante la celebración. Con estos sencillos consejos evitarás problemas y podrás disfrutar a tope de tu gran día.

Rut Abadía | Bodas.net

Camina despacio

El camino hacia el altar es uno de los momentos más emocionantes para todas las novias y uno de los más esperados por los invitados, que pueden verte por fin con tu precioso vestido. Si quieres hacerlo bien y disfrutar de ese momento único, camina a paso lento, no tengas prisa. Ensayar varias veces del brazo de tu padrino te ayudará a sentirte más segura.

Llévate un kit de emergencia

Pintalabios, tiritas, ibuprofeno… No está de más llevar una pequeña bolsa o un discreto neceser con diferentes elementos que puedes necesitar para retocarte el maquillaje, poner remedio si los zapatos te están destrozando los pies o no te encuentras del todo bien.

Fotografía: TDSfotografía.

No te pongas tacones muy altos si no estás acostumbrada a ellos

Puedes encontrar zapatos de novia con tacones de vértigo o de una medida más llevadera. Antes de decantarte por un modelo u otro, recuerda que los vas a llevar puestos un mínimo de tres horas –la mayor parte de pie–, y que si no estás acostumbrada lo puedes pasar realmente mal. Otra opción es tener un par de zapatos planos de recambio y cambiarte y ponerte cómoda para disfrutar a tope de la fiesta.

Delega el teléfono móvil en alguien de confianza

No vas a poder atender todos los mensajes y llamadas, así que olvida el móvil por un día y déjalo en casa. Pero si crees que es necesario, dáselo a alguien de confianza para que lo atienda en caso de urgencia y decida si vale la pena molestarte. Es tu día y tienes que desconectar.

Fotografía: Pedro Zamorano.

Sé consciente de que algo puede salir mal

Una boda es una celebración compleja, en la que intervienen muchos factores, por lo que es posible que alguna cosa falle: alguien se pone enfermo, se va la luz, se cae una de las alianzas… Son cosas que pueden pasar, ya que es imposible preverlo todo al 100%. Llegado el caso, trata de mantener la calma y de disfrutar al máximo del momento y de tu día. Todo se solucionará.

Toallitas húmedas al rescate

Pueden ser tu salvación. Si llueve y el vestido se salpica de barro justo antes de hacerte las fotos o si te manchas durante el banquete, la mayoría de toallitas húmedas son útiles para eliminar las manchas rápidamente. No está de más llevar un paquete en una pequeña bolsa a cargo de tu madre, tu hermana, tu mejor amiga...

Fotografía: Amalgama Fotografía.

Reserva tiempo suficiente para arreglarte

Las prisas son siempre malas consejeras. Y puedes ponerte muy nerviosa si la peluquera tarda más de lo esperado en arreglarte o la maquilladora parece no acabar nunca. Así que reserva más tiempo del que creas que necesitarás en arreglarte: calcula alrededor de unas cuatro horas. Más vale que te sobre tiempo que que te falte.

No vayas sola al baño

Seguramente necesitarás ayuda, sobre todo si se trata de vestidos de corte sirena o princesa. Así que háblalo antes con una o dos amigas o con tus damas de honor para que se turnen en ese momento, en caso de que tuvieras que ir más de una vez.

Quizás también puede interesarte:

- ¿Te casas en Madrid? Descubre la mejor guía

- Cómo organizar una boda 10 en Barcelona

- Planifica al detalle tu boda en Valencia 

Tags:

bodas