Ernesto Naranjo

6 trucos para elegir tu vestido de novia

¿No tienes muy claro cómo quieres que sea tu vestido de novia? ¿Estás indecisa? ¿No sabes por dónde empezar a buscar? Encuentra todas las respuestas a continuación. ¡Te será mucho más fácil elegir el modelo perfecto para ti!

Rut Abadía | Bodas.net

La variedad de cortes, escotes, tejidos, tonalidades y precios es tan amplia que te puede resultar muy difícil elegir el mejor vestido de novia. Seguramente ya tienes una idea de lo que quieres, aunque hay ciertas cuestiones que pueden ayudarte a concentrar tu búsqueda y que te facilitarán la tarea a la hora de encontrar tu vestido ideal.

Serendipity Fotografía

¿Dónde y cuándo?

Tener en cuenta el lugar y la fecha de tu boda es un excelente punto de partida para encontrar tu vestido de novia ideal. ¿Será por la mañana y en la playa? En este caso puedes elegir entre muchas opciones, como un diseño corto y de un tejido ligero o un modelo tipo lencero. ¿Te casas a la luz de las velas en una gran catedral? Opta por un corte clásico y una falda larga con una gran cola. ¿La tuya será una boda civil en un jardín de ensueño? Un diseño de corte sirena se convertirá en tu perfecto aliado. La mayoría de los vestidos están confeccionados con telas que pueden llevarse durante todo el año, pero algunas, como el lino o el organdí, son más adecuadas para climas templados, mientras que el terciopelo y el brocado resultan ideales en los meses de invierno.

Calcula tu presupuesto

¿Cuánto te quieres gastar? Esto es lo primero que debes decirle al profesional de la tienda de vestidos de novia. Así no sufrirás probándote modelos maravillosos que no puedes permitirte. La mayoría de firmas de vestidos de novia tienen diseños de diferentes precios, y todos ellos son preciosos. El traje de novia, incluyendo el velo, la ropa interior y los accesorios, suele representar entre un 10 y un 15% del presupuesto total de la boda. Si tienes que hacer cambios en el vestido es posible que debas añadir algunos euros más.

Shutterstock.

Empieza a buscar con tiempo

Empieza a buscar tu vestido de novia entre seis y nueve meses antes de la boda. Confeccionar una prenda de este tipo puede llevar varias semanas, y los posteriores arreglos también requieren tiempo. Un modelo muy elaborado puede necesitar meses de confección. ¿No cuentas con el tiempo necesario? Algunas tiendas pueden confeccionar un vestido con urgencia, pero te costará más dinero y las opciones serán mucho más limitadas. También puedes buscar modelos 'outlet' que puedes comprar y llevarte a casa aunque, sin duda, será necesario realizar arreglos.

Investiga

No todos los días te verás en la necesidad de diferenciar entre tres tonos de blanco o saber los diferentes tipos de escote que puede tener un vestido de novia. Navega por internet, consulta revistas de moda nupcial e infórmate sobre los tipos de corte y los tejidos que existen. Así sabrás mucho mejor lo que quieres cuando empieces a visitar las tiendas. ¡O lo que no quieres!

Shutterstock.

Planifica tu compra

Haz una lista de las tiendas que quieres visitar y llama con antelación para conocer qué marcas incluyen en su catálogo, el rango de precios de sus vestidos y descubrir si también venden accesorios o hacen arreglos. Muchas tiendas te pedirán que concretes una cita con antelación. A ser posible, ve a las tiendas entre semana, cuando tengas tiempo libre. No confirmes ninguna compra hasta haber visitado todas las tiendas de tu lista. Llévate un cuaderno para anotar los precios y la descripción de los vestidos. ¡Y toma fotos!

Fíjate en cómo te queda, no en la talla

No te obsesiones con querer vestir una talla 38 el día de tu boda. Lo importante es que el vestido te quede bien y que se ajuste al máximo a tu figura. Olvídate de los números y no insistas en comprar un modelo de una talla pequeña con la promesa de que vas a adelgazar. Es más fácil hacer arreglos para estrecharlo que para ensancharlo.

Quizás también te interesa:

Lo último de los mejores diseñadores de vestidos de novia

80 vestidos de novia 'vintage' para bodas retro

¿Has pensado en el alquiler de vestidos de novia?