GETTY

Teresa Helbig: 'Sueño con desfilar en París'

Nos colamos en el backstage de la diseñadora Teresa Helbig, que nos habla de su nueva colección, sus musas, sus inicios y sus grandes sueños. 

Garbiñe Continente | Woman.es

¿En qué se diferencia esta nueva colección?

Esta colección es la celebración de estos 20 años que llevamos trabajando. Es muy ‘Helbig’: seductora, provocadora, con la importancia de la artesanía… Pero, hay un punto más canalla; es muy colorida, con las mil y una texturas. Se mezclan maximalismo y minimalismo, el ‘por qué no’, el ‘todo vale’.

Por supuesto, están nuestras musas que siempre nos persiguen (Casati, David Bowie, Jimmy Hendrix); aparte de nuestras #helbigang, que son nuestras clientas.

¿Qué supone MBFWM para un diseñador?

Esta pasarela es un gran escaparate. Nosotros, cuando venimos aquí, siempre decimos que es un regalo. Todo son pequeños granitos de arena que, tras el esfuerzo que supone hacer una colección, hacen del resultado una gran recompensa.

Has sido la gran diseñadora de los Goya, tras vestir a mujeres tan diversas como Inma Cuesta, Úrsula Corberó y Macarena Gómez. ¿Qué les une para vestir Teresa Helbig?

Todas tienen ese punto seductor, canalla y son mujeres muy especiales.

GETTY

¿Crees que significa un cambio, que se está apostando cada vez más por la moda española?

Creo que debemos apostar por la moda española. Ellas se pusieron en contacto con nosotros, lo que nos hizo muy feliz. Es maravilloso porque en este país hay gente con muchas ganas y mucho talento y, por supuesto, hay que potenciarlo.

En el día a día, ¿cómo es la mujer que viste Teresa Helbig?

Nosotros hacemos vestido de calle, siempre con un punto más especial, y es una mujer que busca algo que le acompañe a lo largo del tiempo, nada de ropa de usar y tirar. Hacemos ropa de día con ese punto ‘joya’ para que nunca pase desapercibida una mujer Helbig.

¿Cómo buscas la inspiración para crear colecciones novedosas sin salirte de tu línea?

Ahí está la dificultad del trabajo. Una colección siempre tiene el ADN de su diseñador, pero me dejo la piel para inspirarme una y otra vez. Además, esta colección la hemos creado en 5 meses, por lo que no se trata de una inspiración divina, son muchas horas de trabajo.

Y, ¿Cómo es presentar una colección cada seis meses?

Es una paliza brutal. Pero, te gusta tanto, que nunca piensas que trabajas sábados, domingos, noches… Porque te apasiona. Si no te gusta, no puedes llevar este ritmo.

¿Cuáles son tus musas?

Nosotras las llamamos ‘El club de las B’. Ahí están Jane Birkin, Bowie, Blondie… Son mujeres que siempre tenemos en nuestro mood.

¿Os inspiráis en mujeres actuales para crear vuestros diseños?

Sí, muchas veces. Además, es muy curioso porque, en esta colección, hay vestidos que llevan nombres dedicados a nuestras clientas.

GTRES



Estamos viviendo una auténtica revolución ‘curvy’. ¿Crees que cualquier mujer de la calle puede vestir tus diseños?

Por supuesto. Yo soy una mujer y lo que quiero es potenciar la máxima belleza, pero es algo real. Nosotras vendemos ropa de calle por lo que, en cada pieza, los diseños y cortes están pensados para que favorezcan la figura femenina.

¿Crees que se está produciendo un cambio en la moda en este sentido?

Claro, si potenciamos la moda y queremos vivir de ella, tenemos que hacer cosas reales. Puedes crear una locura para el desfile pero, evidentemente, las prendas han de ser reales, para mujeres que las vayan a vestir. No es tu ego, tú estás al servicio de dejar a la mujer guapa.

Y, ¿cómo empezaste a diseñar?

Empecé de forma muy casual. Yo era escaparatista, aunque lo llevo en la sangre porque mi madre siempre ha cosido. Un día fui a una boda de unos clientes a los que les hacía el escaparate y entre  mi madre y yo nos hicimos un vestido de 800 plumas cosidas a mano. El día de la boda, todos nos preguntaban por los diseños y nos planteamos hacer una colección. Dijimos, ¿por qué no?; y de eso hace ya 20 años.

¿Fue muy difícil llegar hasta este punto?

Sí, muy difícil. Nosotros solo hace seis años que desfilamos y ha sido con mucha paciencia y tenacidad. A la gente joven, yo siempre le digo que no piensen en una meta, sino que disfruten en el camino y todo es un premio.

¿Cuáles son los sueños de Teresa Helbig?

Desfilar en París o Nueva York… Eso sería ‘EL SUEÑO’.