D.R.

Macarena Gutiérrez, directora general financiera en Atlantic Copper: “La sostenibilidad es una gran oportunidad para las emprendedoras”

Crecer de manera sostenible no solo debe ser un objetivo para cualquier empresa, asegura la directiva, sino que también puede ser un interesante nicho de mercado.

Carlos A. Mendía | Woman.es

Cuidar del mundo es un deber de todos, por lo que cada vez son más las empresas que convierten el valor de cuidar en uno de sus ejes estratégicos. De hecho, solo sobrevivirán los proyectos que asuman esa responsabilidad social. En esa tarea, el talento de las mujeres tiene un especial protagonismo. Por ese motivo, el emprendimiento femenino forma parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que Naciones Unidas ha fijado en la Agenda 2030. Así lo cree también Macarena Gutiérrez, directora general financiera de la compañía Atlantic Copper, que debatirá sobre ello en el Womenalia Inspiration Day by Woman, el mayor evento de Europa dedicado a la mujer profesional, que se celebrará online el 14 y 15 de octubre.

¿Por qué España suspende en los objetivos de sostenibilidad?

Según el último informe Sustainable Development Report 2020, España se sitúa en el puesto 22 entre los 166 países que recoge ese índice global de desarrollo sostenible. Con una puntuación de 78,1 sobre 100, se posiciona por encima de la media de los países de la OCDE. Es decir, España no está tan mal y aunque todavía no ha alcanzado ninguno de los 17 ODS, está bien encaminada en muchos de ellos y firmemente creo que con el esfuerzo de todos sacaremos buena nota para el 2030. Incluso antes para algunos de ellos.

D.R.

¿Qué responsabilidad tienen las empresas en lograr cumplir con esos objetivos?

Por primera vez desde que se empieza a hablar en términos de sostenibilidad allá por el año 1985, somos las empresas, junto con las instituciones y los ciudadanos, las protagonistas en el desafío de alcanzar las metas que las Naciones Unidas han fijado en la Agenda 2030. Y es precisamente eso lo que dinamiza enormemente este proceso. Hasta el momento, las grandes cumbres mundiales de derechos humanos y clima se habían quedado en niveles más institucionales. Sin embargo, los ODS vienen a marcar metas y objetivos claros y medibles, muy pegados al terreno y fácilmente entendibles por todos. Las empresas, además de generar valor y empleo en la sociedad, son las que van a lograr dinamizar la implantación de estos objetivos de sostenibilidad. Las empresas y la toma de conciencia de sus empleados.

Las encuestas señalan que las mujeres entienden mejor que los hombres el valor de cuidar. ¿Por qué cree que es así?

Biológica e históricamente entiendo que las mujeres tenemos un instinto de cuidado del grupo más desarrollado. Además, nos gustan las cosas bien hechas, los detalles, tenemos una visión más holística del entorno. Somos sociales y pragmáticas, nos gusta trabajar en equipo y compartir, y todo ello conlleva un cuidado por lo que nos rodea: las personas, el hogar, la naturaleza. Todo lo anterior no quita para que reconozca que los hombres tienen estas mismas capacidades y desarrollarlas está al alcance de todos. La capacidad de desarrollo es lo que nos llevará a una mayor igualdad en todos los ámbitos. 

¿Más mujeres en los equipos de dirección significaría una mayor implicación de las empresas en la sostenibilidad?

Más mujeres en equipos directivos significaría empresas más diversas e igualitarias, y eso siempre es positivo. Este equilibro es per se el propio origen de la sostenibilidad. Creo mucho en la diversidad. Y sí, me atrevo a decir que el interés por cuidar, el tener en cuenta aspectos intangibles de la gestión, como las personas, los equipos, el impacto social de la empresa o el medioambiente, nos posiciona a las mujeres para desarrollar actividades ligadas a la sostenibilidad de manera muy exitosa. Y como la sostenibilidad lo abarca todo, en el fondo estoy diciendo que estamos preparadas para asumir cualquier reto.  

D.R.

¿Qué importancia tiene en el emprendimiento asumir un desarrollo sostenible?

Hoy en día, las personas y el planeta se han puesto en el centro de las decisiones de los gobiernos, las empresas y los propios ciudadanos. Quiero destacar el valor de las empresas, los empresarios y los emprendedores, que son los que a través de su actividad pueden cambiar y aportar soluciones prácticas y tangibles a los grandes retos sociales y económicos a los que nos enfrentamos. Identificar los retos, idear soluciones y desarrollar un plan de negocio viable es el germen del emprendedor. También animo a las micro pymes, empresas con menos de diez trabajadores y que suponen el 95% del tejido empresarial español, a que aprovechen el efecto tractor de las grandes empresas al apostar por la sostenibilidad, bien para buscar un nicho de mercado sobre el que crecer o simplemente para crecer de manera sostenible. 

¿Cómo transmitir al cliente y a la sociedad ese compromiso?

Las empresas debemos construir nuestras estrategias poniendo en el centro el propósito de nuestra actividad, cuál es nuestra razón de ser, por qué existimos y para qué. Además, tenemos que posicionar a las personas en el centro de estas estrategias, bien como clientes, como integrantes del equipo o como observadores sociales. Nuestro compromiso debe ser para con nosotros mismos y así tendrá un efecto multiplicador: desde dentro hacia fuera. Hablamos entonces de sentido de pertenencia, de orgullo, confianza y reputación.  

¿El desarrollo sostenible (reciclaje, productos ‘bio’, cuidado de los ecosistemas…) es un campo con futuro para el emprendimiento femenino?

El uso responsable de los recursos naturales es un deber social y posiciona el concepto de economía circular como prioritario para el desarrollo de nuevos proyectos. Pasar de una economía lineal (extraer, consumir y tirar) a una economía circular (reparar, reutilizar, reciclar) tiene todo el sentido del mundo y nos exige innovar en toda la cadena de valor de productos y servicios, lo que nos abre grandes oportunidades de emprendimiento. Según el informe Global Entrepreneurship Monitor 18-19, el emprendimiento femenino en España está en el 47% del total, cercano a la paridad. Desde aquí animo a todas las mujeres valientes y con ganas de emprender a que busquen alianzas con otras mujeres o empresas para generar proyectos con potencial para crecer, para aportar soluciones sólidas a los retos y a la gran oportunidad que nos brinda la sostenibilidad.