D.R.

Lucila Ballarino, Chief Digital Officer de la Fundación Telefónica: “El mundo digital también es de las mujeres”

Nunca es tarde para reciclarse y mejorar las habilidades laborales a través de la tecnología, asegura Ballarino, experta digital que predica con el ejemplo.

Carlos A. Mendía | Woman.es

Comenzó en el mundo de la comunicación hasta que comprendió que el mercado laboral exigía otras habilidades. Apasionada por aprender, decidió adquirir nuevas capacidades y hoy dirige equipos especialistas en temas como inteligencia artificial y big data. Desde su experiencia, anima a quienes quieren emprender un negocio o mejorar en sus empresas a no dejar de desarrollar conocimientos. No es necesario convertirse en expertas técnicas, sino en adaptar los perfiles propios a las nuevas demandas de trabajo. Lucila Ballarino hablará sobre todo ello en el Womenalia Inspiration Day by Woman, el mayor evento de Europa dedicado a la mujer profesional, que se celebrará online el 14 y 15 de octubre.

¿Cómo está cambiando la tecnología el mercado laboral?

Ya no hay un mundo analógico y otro digital. Nuestra realidad ya es digital. Cualquiera se da cuenta de este cambio, pero muchas personas desconocen cómo prepararse para acceder a ese nuevo entorno laboral. Desde la Fundación Telefónica queremos ayudar a conectar a las personas con esa nueva empleabilidad, identificando y adquiriendo las habilidades que se están demandando. Para ello hemos desarrollado una herramienta que es un orientador profesional virtual, que tras cumplimentar un sencillo un test, te recomienda en qué perfil profesional digital podrías aplicar tus habilidades y qué cursos puedes realizar para lograr adquirir las competencias necesarias y dedicarte a ello.

¿Cuáles son esas habilidades? 

Existen habilidades técnicas, como los lenguajes de programación, las disciplinas que tienen que ver con sistemas computacionales, el internet de las cosas o el big data. Pero también se demandan habilidades básicas de usuario, como el manejo de redes sociales, el uso de herramientas ofimáticas (Word, Excel…) o de aplicaciones móviles. Por ejemplo, si tú eres camarera, probablemente necesitarás aprender a manejar una aplicación para tomar la comanda o para enviar un pedido por delivery. Y si eres una emprendedora, deberás saber cómo realizar cobros electrónicos a tus clientes o cómo funcionan las herramientas de contabilidad. Por supuesto, también hay una serie de habilidades tradicionales, transversales, que mejoran la empleabilidad, como las que tienen que ver con la comunicación, el trabajo colaborativo, la tolerancia a la frustración, la empatía, el liderazgo y un largo etcétera muy demandado y poco desarrollado.

D.R.

¿Cualquier puede adquirir esa habilidades, aunque venga de otros entornos? ¿Es posible el reciclaje?

Sin ninguna duda. El problema es que existe un gran desconocimiento sobre lo que se puede hacer en el mundo digital sin tener que ser una persona técnica. Te pongo más ejemplos: si eres psicóloga, podrías adquirir un perfil de UX, que son esas personas que analizan la experiencia del usuario en una determinada aplicación. O si vienes del mundo de la comunicación, tienes el marketing digital. O si lo tuyo es el lenguaje, podrías convertirte en lingüista computacional. Cualquiera puede reciclarse y adaptarse a las nuevas demandas. Nunca es tarde.

Ha sido también su caso, ¿no es así?

Sí. Yo estudié Comunicación Social y hoy dirijo equipos de expertos en big data, sistemas e inteligencia artificial. La curiosidad me llevó a realizar varios cursos online sobre aspectos que se estaban demandando en los entornos digitales. Esas ganas de aprender me permitieron estar preparada para la demanda de perfiles directivos en esos campos. Para estar activo en el mundo digital es fundamental estar dispuesta a aprender permanentemente. 

¿Las mujeres sufren más impedimentos para acceder al mundo digital?

Absolutamente. Hay impedimentos propios y ajenos. Por un lado, faltan referencias femeninas que animen a otras mujeres a imitarlas. Y por otro, falta naturalizar el acceso a la tecnología como una alternativa divertida y también femenina desde edades muy tempranas. Es cierto que las nuevas generaciones lo tienen más fácil. Mi hija, con 6 años, participa en talleres de programación infantil. Es decir, las niñas y jóvenes ya tienen un contacto más cercano con la tecnología. Por otro lado, por razones socioculturales las mujeres se sienten sobre todo atraídas por actividades que generen un fuerte impacto social, como todo lo que tiene que ver con los cuidados. Muchas no ven que la tecnología sea una gran palanca de cambio y, sin embargo, lo es. Es posible hacer voluntariado corporativo a través de plataformas online, por ejemplo ayudando a niños de zonas vulnerables a acceder a una educación a distancia. Ese cambio de visión probablemente atraerá a más mujeres.

¿Qué campos tecnológicos están siendo más demandados por mujeres?

En el entorno de la inteligencia artificial hay muchas oportunidades para perfiles femeninos, como en el diseño de interfaces, de lenguaje computacional, de asistentes conversacionales o en la gestión de equipos, tipo project manager. Lo importante es que sepamos que todas las mujeres tenemos un lugar en el mundo digital.