Maltrato en tiempos de cuarentena. | markgoddard / ISTOCK

Violencia de género durante el coronavirus: ¡No estás sola!

Un vídeo recibido a la redacción puso en marcha la maquinaria en Woman para contar cómo se puede acceder a ayuda si te ves obligada a vivir el confinamiento con un maltratador.

Paka Díaz | Woman.es

Este miércoles nos llegó a la redacción de Woman un vídeo que había hecho Carla Royo Villanova en el que, en apenas unos segundos, mostraba su apoyo a las víctimas de violencia de género con un mensaje muy claro: no estáis solas. "Desde el sábado cuando se decretó el estado de alarma fueron las personas maltratadas las primeras que me vinieron a la cabeza. Desde entonces no he dejado de pensar en ellas y lo terrible que debe ser vivir recluida con tu maltratador. Pienso en su miedo y en la sensación de soledad", explica Carla Royo-Villanova, que señala que siempre ha mostrado públicamente su apoyo a las víctimas. "Sufrir violencia en casa es terrible, un suplicio, una pesadilla. Si se hace en tiempos normales ¿porque no hacerlo ahora?", se pregunta y añade, "lo importante es que todas las personas maltratadas sepan que no están solas".

- Flor de Torres: "No conozco ningún maltratador que se reconozca como tal"

- Lydia Cacho: "Hay una reacción de los machistas para destruir a las mujeres que se rebelan"

Solo pensar en cómo debe de ser estar encerrada con tu maltratador en casa apesadumbra. El miedo, la preocupación, la vulnerabilidad, el peligro… Efectivamente, la experiencia en China y en Italia dice que en la situación de confinamiento hay un repunte de violencia de género y que se hace mucho más difícil para las mujeres pedir ayuda. Por ello, en España varias administraciones han puesto en marcha iniciativas específicas para dar apoyo a las víctimas en un año que está resultando negro para la violencia machista.

El Ministerio de Igualdad ha impulsado un Plan de Contingencia contra la violencia de género en la crisis del coronavirus. Si les es imposible llamar al 016, las víctimas, por ejemplo, podrán enviar un mensaje de alerta por mensajería instantánea con geolocalización que recibirán las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

En la Comunidad Canaria  el Instituto Canario de Igualdad junto al Gobierno Canario han puesto en marcha la campaña Mascarilla-19, que consiste en que cualquier mujer que entre en una farmacia y pida una mascarilla 19, estará dando una alerta y el personal sabrá que hay que avisar al 112.

Hablamos con Amalia Fernández Doyague, abogada y fundadora de Bufete Fernández Doyague para conocer cómo se puede conseguir ayuda contra la violencia machista en esta situación extraordinaria de emergencia sanitaria y cómo la ciudadanía también podemos ayudar en caso necesario.

Ante la crisis del coronavirus, ¿en qué situación están las mujeres víctimas del maltrato?

La situación excepcional actual implica que muchas mujeres víctimas de violencia de género que convivan con sus parejas, pasarán a compartir más tiempo y espacio con sus agresores. En esta situación, estresante de por sí al haberse limitado el derecho de libre circulación, el aislamiento puede llegar provocar que aumenten las agresiones. Muchas las profesionales que trabajan a diario con víctimas de violencia de género han relatado, como desde la semana pasada se notó un aumento de llamadas en los números de atención a mujeres víctimas de violencias machistas

¿Puede esta emergencia sanitaria agravar el riesgo de agresión?

Debemos de partir del hecho de que el año 2020 está siendo un año negro para la lucha contra la violencia de género. Desde que comenzó el año todos las semanas ha habido asesinatos de mujeres a manos de sus parejas o exparejas. Aunque aún no hay demasiados datos respecto de la situación actual, el 016 nota ya un aumento de llamadas. Así, es una experiencia compartida de las profesionales que el aumento de alertas y llamadas de víctimas de violencia aumenta cuando más tiempo pasan víctimas y agresores en los hogares. Por ejemplo, el número de llamadas asciende cuando la víctima se encuentra de vacaciones con su maltratador. Al carecer de datos actuales, debemos de fijarnos en otros países en los que se ha implantado la cuarentena como consecuencia del Covid19. En China, durante la cuarentena, se triplicaron los casos de violencia de género, y en Italia descendió el número de denuncias, entendemos que ante la dificultad de la víctima de realizar la denuncia.

Ante un estado de alarma, ¿es una exageración decir que están, más que nunca, a merced de su maltratador?

No, no es ninguna exageración. Está claro que el estar encerrada con tu maltratador agrava la situación de maltrato, pero debemos de adaptar las vías de denuncia a esta nueva situación.  Debemos hacer nuestro, el lema que el colectivo feminista Free Chinese Feminism divulgaba por China, ‘Si estás en casa y sientes que tu seguridad no está garantizada, llama a la policía. El virus no es una excusa para la violencia doméstica’. El Gobierno ya está implementando medidas acorde a la situación de crisis que estamos viviendo y debemos recordar que los servicios de atención a las víctimas (atención psicológica, atención médica, pisos atención urgente, juzgados de violencia contra la mujer, entre otros servicios) siguen operativos y muchos de ellos se están reforzando.

¿Qué tipo de dificultades para denunciar o acudir a las fuerzas del orden pueden encontrar las mujeres y cómo solventarlas?

Al estar confinados en casa con tu agresor, es más difícil contactar con las fuerzas del orden o con el servicio de atención a víctimas. Las directrices del gobierno indican que las personas sólo pueden salir a la calle para lo imprescindible, sin que se pueda salir en grupo. El consejo que ofrezco es que las víctimas aprovechen a llamar a estos servicios cuando se encuentres solas. Se recomienda que aprovechen los momentos, en los que o bien el agresor ha salido a la calle o la víctima ha salido a la calle. En ambas situaciones se puede denunciar la situación de maltrato que se esté viviendo:

¿Qué consejos ofreces para ellas como jurista?

Se aconseja a las mujeres víctimas de maltrato que denuncie a su agresor, que a través de la denuncia se inicia un protocolo de actuación y protección en el que se coordinan distintos profesionales. El procedimiento para la víctima no es fácil, para ello debemos de actuar para poder proteger a la mujer y apoyar la decisión que ha tomado para que no se eche atrás. Recomiendo encarecidamente a las víctimas de violencia de género que hagan uso de los servicios que existen  a su disposición. El primer paso es conocer que las víctimas de violencia de género tienen derecho a recibir asesoramiento jurídico gratuito en el momento inmediatamente previo a la interposición de la denuncia, y a la defensa y representación gratuitas por abogado/a y procurador/a en todos los procesos y procedimientos administrativos que tengan causa directa o indirecta en la violencia padecida. Se recomienda encarecidamente que hagan uso de esta asistencia letrada previa a la denuncia, y ello porque con este primer gran paso, se inicia un procedimiento judicial que en muchas ocasiones depende de la primera denuncia de la víctima.

En el momento en el que se denuncia al agresor se tiene derecho a la asistencia médica, al que se le debe derivar en el caso de tener lesiones para que realicen un parte de lesiones, también a acceder asistencia psicológica, fundamental a la hora de realizar una primera asistencia y valoración psicológica, debiendo ser reflejado en un informe el estado psicológico y emocional de la víctima. Y, si la víctima fuera una mujer extranjera en situación irregular, debe conocer la posibilidad de solicitar la tarjeta temporal por razones excepcionales, informándole de ello y facilitando la aportación de la documentación requerida al efecto. Las víctimas deben saber que no están solas, que a lo largo de todo el procedimiento se le va a realizar un acompañamiento de profesionales y que deben denunciar a sus maltratadores no solo para huir de esa situación de violencia, sino para que la conducta de ese maltratador no quede impune.

¿Cómo puede ayudar la ciudadanía?

La ayuda de la ciudadanía puede ser vital en estos casos. En estos momentos en los que todos nos encontramos recluidos en casa, se recomienda que si los vecinos escuchan gritos, insultos o golpes en casa de su vecino, que llame a las fuerzas del Estado de forma inmediata, entendiendo que la rápida actuación puede salvar vidas. La violencia de género en muchas ocasiones se produce en la intimidad, pero no puede quedar en la escena privada, en el caso de tener conocimiento de que esta sucediendo, es nuestra obligación denunciar. Si la situación de maltrato se está produciendo en ese mismo momento, el número que hay que marcar es el 091. En caso de llamar al 016 (número de asistencia a la víctima) o al 112 (número de asistencia a la ciudadanía ante cualquier tipo de emergencia) la persona que le atienda dará parte a la Policía Nacional, retrasando la rápida actuación de los cuerpos de seguridad, que se presentarán en el domicilio indicado tan pronto como sea posible. En el caso de que las fuerzas del orden acudan a comprobar el aviso al recibir la denuncia del vecino, y la mujer decida no denunciar, no es el fin del proceso, al tener la policía deber investigar de oficio las denuncias, pudiéndose iniciar el procedimiento judicial aunque la víctima decida no denunciar.

CÓMO PEDIR AYUDA:

1) A través del número de teléfono 016, número gratuito, anónimo y que no deja rastro en la factura telefónica, pero que se debe borrar en el histórico de llamadas, a través de este número se proporciona un servicio de atención a las víctimas. De igual manera, desde el Ministerio de Igualdad han puesto a disposición un correo para las víctimas, evitando así que se llame por teléfono, email: 016-online@mscbs.es. Una vez remitido el correo, se debe eliminar el mensaje del buzón de enviados. Se deberá dar la máxima información posible sobre el agresor y el lugar del domicilio con el fin de que los cuerpos y fuerzas de seguridad puedan acudir de forma inmediata.

2) Pedir ayuda en el vecindario, solicitando que un/a vecino/a que se ponga en contacto con los cuerpos de seguridad del estado para informar de la situación.

3) Se recomienda abandonar la vivienda que se comparta con el agresor. En este punto, debemos recordar que se puede abandonar el domicilio sin perder derechos, no existe el delito de “abandono del hogar”.

4) En el caso de que sea la víctima quien haya salido a la calle, se debe intentar aprovechar los coches patrullas que recorren nuestras calles durante el Estado de Alarma, y denunciar a la policía la situación de violencia que se está viviendo.

5) Recientemente se ha iniciado una campaña en las farmacias de las Islas Canarias, en las que una víctima de violencia de género puede alertar y solicitar ayuda en las farmacias durante la cuarentena al pedir 'una mascarilla 19”. Esperemos que dicha propuesta se extienda a todas las farmacias del país.

Relacionados