La periodista Sandra Golpe en un evento en Madrid.  | Diego Puerta / GTRES

El aterrador testimonio de Sandra Golpe sobre una agresión sexual que sufrió y que ha conmocionado a las redes

La periodista se sincera en un foro en Mallorca. 

C. H. | Woman.es

Nunca lo había contado hasta la fecha. Sin embargo, ha sido en un foro de 'Mujeres extraordinarias', auspiciado por Onda Cero y celebrado en Mallorca, donde Sandra Golpe, presentadora de Antena 3 Noticias, ha querido compartir por primera vez la terrible experiencia que sufrió cuando trabajaba en otra televisión.

Después de repetir que se siente una privilegiada porque trabaja en lo que le gusta, así como por su entorno familiar, la periodista ha decidido compartir una historia que ha guardado desde hace mucho tiempo, que ha dejado a las redes conmocionadas y en la que se ha sincerado sobre una agresión sexual que sufrió en el pasado.

Fue "hace muchos años, estando en otro medio de comunicación", comenzó. "Hacía un turno de cierre con lo cual llegaba a mi casa hacia la 1.30 de la mañana. Tenía que coger el metro del centro hacia mi casa y esa noche, pues... 1.30 de la mañana, no sé si yo iba más despistada". Cuando entró en el portal de la casa, ("una casa antigua"), la puerta no se cerró del todo.

"Yo estaba esperando al ascensor y entró de repente un señor que sería un abuelo joven. Yo pensé que sería un vecino, porque como estás trabajando todo el día, no conoces a todos y dije buenas noches. Él no contesté y tuve de repente una sensación rara". Fue cuando llegó al ascensor cuando aquel hombre le "tiró al suelo". "Me ató, me puso un cuchillo en el cuello y me agredió sexualmente", ha explicado la presentadora con ritmo pausado y claridad.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Sandra Golpe (@sandra_golpe) el

"Tuve la inmensa suerte de que hubo un ruido en el momento peor que podía imaginar. Me dijo: "Ponte de espaldas", me cortó la guita y desapreció en la noche. Yo subí como pude, os podéis imaginar, y me fui a la Policía, me llevaron mis compañeros de piso. Pasé por la Policía científica, mi miraron en un hospital", continúa.

Se daba la situación de que en 48 horas Sandra Golpe tenía que presentar un informativo. "Era Semana Santa, abril, y no sabía qué hacer porque estaba en shock". Aunque finalmente decidió ir a trabajar ("no quería fallarles"). Sin embargo, en un momento, pensó que tenía que subir a hablar con su jefa de entonces, esperando encontrar un respaldo que no halló.  "A mi jefa, con mucha vergüenza, le dije: "Salgo a la 1 de trabajar, a ver si me puedes cambiar el turno, el turno de entrada simplemente". Y me dijo: "Ya he hecho los turnos de los próximos tres meses, y a mí no me cuentes estas cosas, yo paso, habla con algún compañero de la redacción que a lo mejor te hace el favor y te lo cambia". Y no le dio más importancia". 

"Yo tuve que seguir yendo a trabajar en taxi (...) Durante un año estuve yendo y volviendo en taxi porque me daba miedo", recuerda, antes de asegurar que finalmente un compañero fue quien le cambio el turno y quien, incluso, la acompañó después a las ruedas de reconocimiento del agresor (un ejemplo, explicó la presentadora, de que ser hombre o mujer no garantiza ser mejor ni peor) . 

"Esta mujer ahora, analizándola con el paso de los años... esta mujer tan sargento... a lo mejor para llegar a ese puesto tuvo que aparcar la sensibilidad y aparcar una serie de cualidades. No lo entiendo", concluyo Sandra, que también dio una noticia de la nos alegramos: "Con los años atraparon a este señor que está en Soto del Real porque me lo hizo a mí y a más chicas". 

Sandra terminó con una importante apreciación: "Lo que te salva de algo así es tu entorno más cercano, en mi caso mis padres, mis amigos.. He sido madre sola y he tenido unos padres excepcionales que han estado ahí cuando los he necesitado, y he tenido amigos excelentes". 

La sinceridad de Sandra Golpe ha encontrado un gran apoyo en las redes. En Twitter, las muestras de apoyp desde que se conoció son constantes. "Helado me has dejado"", escribe uno de sus seguidores, que afirma que la periodista "vale su peso en oro".