Michelle Obama, en un acto de promoción de su libro 'Becoming'.  | Rob Grabowski / GTRES

El contundente mensaje que Michelle Obama ha lanzado a Donald y Melania Trump en las redes y donde pide "madurez"

La exprimera dama ha comparado las maneras del presidente saliente y su esposa, con las de Obama y ella misma. 

Clara Hernández | Woman.es

A Michelle Obama siempre le ha gustado exponer sus ideas y opiniones sin cortapisas, incluso en cuestiones sensibles y de calado como es, en estos momentos, el resultado de las elecciones estadounidenses y la reacción de Donald Trump ante los mismos (de hecho, el todavía presidente de EE UU ha sido con anterioridad diana de sus dardos). Por eso, no es tan extraño que la exprimera dama haya recurrido a sus redes sociales para expresar su desaprobación ante la actitud del presidente saliente mediante una publicación que adquiere tono de regañina y donde Melania Trump tampoco sale indemne. Y en la cual se compara el comportamiento seguido por ella y por su marido, Barack Obama, cuando tuvieron que pasar el testigo a Donald Trump (según su exposición, ejemplarizante), con el de los actuales habitantes de la Casa Blanca. 

- Michelle Obama: "Poner 'hashtags' no es suficiente".

- El traje de chaqueta casi blanco de Michelle Obama que fascinará a novias modernas.

Para empezar, Michelle Obama ha recordado, con una fotografía de su propia despedida de la Casa Blanca, hace cuatro años, cómo fue aquel trance. "Me dolía y estaba desilusionada, pero los votos habían sido contados y Donald Trump había ganado. Los americanos habían hablado. Y una de las grandes responsabilidades de la presidencia es escuchar (al pueblo) cuando lo hace", comienza. 

"Así que mi esposo y yo dimos instrucciones a nuestros equipos para que hicieran lo que George y Laura Bush habían hecho por nosotros: conducir una respetuosa, sin problemas, una de las claves de la democracia estadounidense", recalca Michelle, que explica cómo invitaron a los miembros del equipo del entonces presidente electo para ir preparando conjuntamente los detalles necesarios, "ofreciéndoles lo que habíamos aprendido en ocho años" y recuerda que, para ser honesta, aquello "no fue fácil" para ella, más teniendo en cuenta que "Donald Trump había esparcido mentiras racistas" sobre Barack Obama que incluso pusieron a su familia "en peligro. 

"No era algo que yo estuviera preparada para perdonar. Pero sabía que, por el interés del país, tenía que encontrar la fuerza y la madurez para dejar aparte mi ira. Así que di la bienvenida a Melania Trump en la Casa Blanca y hablé con ella sobre mi experiencia, contestando todas las preguntas que me hizo, desde cuestiones como el escrutinio constante que conlleva ser primera dama hasta lo que es criar niños en la Casa Blanca". 

"Sabía en mi corazón que era lo correcto porque nuestra democracia es mucho más grande que cualquier ego", insiste antes de dirigir uno de sus reproches a Donald Trump: "Nuestro amor por el país nos exige respetar los resultados de las elecciones incluso cuando no nos gustan o cuando deseamos que hubieran sido diferentes", afirma antes de recalcar que "la presidencia no pertenece a un solo individuo o a un único partido", y sacando a relucir las "conspiraciones" urdidas por los descontentos  que "ponen en peligro" el país. 

"Esto no es un juego. Así que quiero instar a todos los americanos, especialmente a los líderes de nuestra nación, sin importar partido, honrar al proceso electoral y hacer su parte para animar a una transición suave, tal y como los presidentes han hecho a través de nuestra historia", concluye Michelle.

En solo unas horas, la publicación en Instagram de Michelle ha obtenido aproximadamente casi tres millones de "me gusta" y 60.000 comentarios. Y la cifra sigue subiendo.