woman | El lujo de ser mujer

Una mujer científica con una probeta. | Eric Audras / GTRES

Queremos más científicas

El 11 de febrero celebramos el Día de la Mujer y la Niña en la Ciencia, una gran oportunidad para recordarnos de qué somos capaces. Te ayudamos con una selección de libros y películas llenos de mujeres sabias. 

Ana Cortizo

Desde hace tres años, el 11 de febrero es el día en que reflexionamos sobre las contribuciones femeninas a la ciencia y les decimos a las niñas que las carreras STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, según sus siglas en inglés) son perfectas para ellas.

Y hay mucho que hacer: según la Unesco, solo un 28% de los investigadores son mujeres y solo 17 mujeres (frente a 572 hombres) han ganado un Nobel en física, química o medicina. Pero como esto no va de desmoralizarnos, sino de llenarnos de valor y algoritmos, aquí va una lista de libros y películas que prenderán en tu interior la pasión científica:

1. 'Figuras ocultas' 

La película sobre las 'calculadoras humanas' mujeres y negras de la NASA fue la película que gustó a todo el mundo en 2016, y no nos extraña. Cuartos de baño segregados y espíritus nunca doblegados en una cinta que, en el fondo, trata sobre lo difícil que lo tienen las mujeres inteligentes, aunque sean capaces de calcular trayectorias orbitales y de manejar ordenadores mejor que todos los hombres blancos del lugar. Si sientes curiosidad, atrévete también con 'Talentos ocultos' (Margot Lee Shetterley, HarperCollins), el libro que inspiró la película. 

Imagen de la película 'Figuras ocultas'. | IMBD

2. 'El algoritmo de Ada'

Ada Lovelace es la pionera de la informática más reverenciada de la historia. Y se lo debe todo a su madre, esposa (infeliz) del poeta Lord Byron y determinada a que su hija tuviera una vida más libre que la suya. Por eso decidió que Ada recibiera una educación y ella le devolvió el favor con creces convirtiéndose en un genio de las matemáticas y creando, en 1850, lo que se considera el primer programa informático de la historia. Sus contribuciones fueron minimizadas durante décadas, pero ahora puedes asomarte a sus logros (y a sus miserias) en 'El algoritmo de Ada', de James Essinger (Alba). 

Portada del libro 'El algoritmo de Ada'. | D.R

3. 'Ágora'

'¡Es la elipse, Hipatia!', estuvimos gritándole en silencio a Rachel Weisz durante toda la película. Qué fácil es resolver el enigma de las órbitas planetarias cuando lo diste en 5º de Primaria, ¿eh? Hipatia de Alejandría, en esta cinta de Alejandro Amenábar, tenía solo un puzle 3D de formas geométricas, una biblioteca y su propio cerebro para trabajar; y, encima, los cristianos no hacían más que desconcentrarla con sermones apocalípticos y consideraciones sobre lo bien que le vendría echarse novio para dejarse de investigar tontunas. 

Escena de la película 'Ágora'. | IMBD

4. 'Mujeres de ciencia'

Oficialmente se trata de un libro infantil, pero 'Mujeres de ciencia' (Rachel Ignotofsky, Nórdica Libros-Capitan Swing) hace un trabajo tan maravilloso combinando ilustraciones y textos en esta recopilación de minibiografías científicas que el resultado es apto para todas las edades. Un canto al talento femenino, desde el doble Nobel de Marie Curie hasta los logros de la recientemente fallecida matemática iraní Maryam Mirzakhani.

Portada del libro 'Mujeres de ciencia'. | D.R

5. 'La verdad oculta'

Nos cuesta un poquito, la verdad, incluir en un artículo sobre ciencia una película protagonizada por Gwyneth Paltrow, esa mujer que predica la magia de las hierbas ayurvédicas y los beneficios de insertarse huevos de jade en la vagina. Pero lo hacemos porque esta cinta, basada en una obra de teatro, es una maravillosa reflexión sobre el punto álgido de la brillantez cerebral, la conexión entre inteligencia e inestabilidad mental y los prejuicios de género. Y porque, además de con Gwyneth, centro y cerebro de la trama, cuenta con un Jake Gyllenhaal en su momento dorado (interpretativo, de su talento para la ciencia nada sabemos) y un siempre brillante Anthony Hopkins.

Escena de la película 'La verdad oculta'. | IMDB

6. 'La fiebre negra'

Si prefieres tus conocimientos científicos condimentados con un poco de ficción, enhorabuena. Esa es la fórmula mágica de 'La fiebre negra' (Andrea Barret, Nórdica), un libro de relatos escrito por manos femeninas, merecedor del National Book Award en Estados Unidos y recién llegado a nuestras librerías. En los cuentos de Barret, el amor por la ciencia y el amor a secas se combinan en adictivas tramas con artistas invitados como Mendel, Darwin o Linneo. 

Portada del libro 'La fiebre negra'. | D.R

 

La actriz durante la presentación de 'Euphoria' en el Festival de Zurich. | Getty / GETTY

Nuestra heroína es Julianne Moore por defender a Alicia Vikander

Julianne Moore paró los pies a un hombre de la industria por su compañera. 

Clara Hernández | Woman.es

Ya conocíamos la vinculación de Julianne Moore con iniciativas como #TimesUp, la plataforma creada por actrices de Hollywood a raíz de que estallara el caso Weinstein, y cuyo objetivo es luchar contra los abusos sexuales que se producen en la meca del cine. Pero antes de eso, Julianne Moore ya había frenado algún comportamiento impropio en su entorno laboral. Lo ha contado en una entrevista a una cabecera femenina la actriz Alicia Vikander, con la que compartió rodaje en la película de 2014 'El séptimo hijo'. 

Alicia VIkander y Julianne Moore en el cartel de 'El séptimo hijo'. | IMDB

Además de hablar de su transformación para convertirse en la Lara Croft de la película de 'Tomb Raider' de este año,  la actriz relata una anécdota para demostrar que algunas mujeres la han influido positivamente en su vida personal para sentirse más fuerte y segura como mujer.

La protagonista de esa anécdota no es otra que Julianne Moore quien, según indica el texto sin entrar en demasiado detalle, "salió en defensa de Alicia cuando un hombre en una posición de poder contó en alto un chiste cruel que se burlaba de la actriz". 

En ningún momento sale a la luz el nombre del autor del chiste. "Yo estaba realmente avergonzada", explica Alicia, que señala que le pareció que lo más fácil sería reír la broma sin más. Pero entonces llegó Julianne. "Julianne se volvió hacia aquel hombre y dijo: "Si vuelves a hacer algo así, me voy de aquí y no vuelvo". 

La actriz de 'La chica danesa' no solo agradece a Julianne su ayuda: "Haciendo eso, diciendo que no volviera a decirlo de nuevo, me enseñó que ella también era poderosa. Y eso significó mucho para mí". 

Alicia también cuenta cómo decidió sumarse a la iniciativa #TimesUp y que al hablar con Natalie Portman o Reese Whiterspoon, a quienes no había conocido antes, sintió una gran conexión. Fue entonces cuando se dio cuenta de algo que era uno de los grandes problemas de la industria para las actrices: "De repente sentí que había hecho muchas nuevas amigas. Una cosa que sucede es que, al o estar las mujeres bien representadas en el cine, solemos luchar entre nosotras por los trabajos. La competitividad es tan dura que en lugar de conocernos unas a otras, aprendemos desde muy pronto a que tenemos que competir y medirnos por un simple papel".  

Una dura situación que la actriz cree que movimientos como #TimesUp contribuyen a eliminar gracias a que, por primera vez, las actrices están unidas. 

Pokerstars Caribbean Adventure, Fátima de Melo en la mesa de póker. | Tomas Stacha

Fátima de Melo: "Si quieres probar algo, hazlo, no tengas miedo de fracasar"

Comenzó casi por casualidad a jugar al póker y ahora es una de las jugadoras del PokerStars Caribbean Adventures 2018. ¿Quieres saber más de ella?

Patricia Rivera| Woman.es

Si buscamos la definición de polifacética en el diccionario podríamos encontrar al lado una foto de Fátima de Melo. Modelo, presentadora, cantante, jugadora de hockey con la selección holandesa, y ahora en su nueva (que no última) reinvención, jugadora de póker. 

 

Voetbalpraat bij @rtlboulevard #sportisentertainment ⚽️⚽️⚽️

Una publicación compartida de FATIMA MOREIRA DE MELO ♠️🏑💍 (@fatimademelo) el

Hablamos con ella durante la celebración de la Pokerstars Caribbean Adventure 2018 en la que participa, y que acabó ganando por primera vez una mujer, María Lampropolus.

Fátima de Melo forma parte del escaso 3% de mujeres que se sientan a las mesas del torneo, que ella vive con un contagioso entusiasmo. Cuando habla de póker su discurso resulta motivador, despojándole de la frialdad que a priori se le adjudica a este juego.

 

¿Cómo llegas al mundo del póker?

Empecé a jugar al póker porque mi ex novio invitaba los viernes por la noche a un grupo de amigos a casa para jugar y estaban allí hasta las tantas así que me unía a su partidas. Y me enamoré del juego. Después Pokerstars contactó conmigo. Yo no era muy buena, pero me encantan los deportes y los juegos en los que te puedes desarrollar. Me gusta hacer cosas en las que puedo evolucionar, mejorar, aprender… Y el póker me ha dado eso, la oportunidad de empezar una nueva carrera y puedo además viajar por el mundo, conocer gente… Por ejemplo mi mejor amiga es de Barcelona, Leo Margets, (jugadora de póker española que también compite en el PCA 2018), compartimos habitación, hablamos por facetime todo el rato…

¿Qué es lo más emocionante de jugar al póker?

Soy una mujer a la que le encantan las sorpresas y el póker es un juego que te da grandes sorpresas todo el rato: en cada mano, en las personas con las que te toca sentarte en la mesa, incluso a nivel humano, porque hay muchas persona diferentes, que vienen de diferentes países, haciendo algo que no todo el mundo hace, es una practica muy diferente, y eso me gusta, toda esta gente haciendo cosas que no son normales… ¡Es muy interesante!

La jugadora de póker Fátima de Melo. | Tomas Stacha

¿Qué se necesita para ser un buen jugador de póker?

Lo más importante: disfrutar del juego. Cuando era pequeña me encantaba jugar a juegos, y hacer deporte. Yo he sido deportista profesional y ahora jugadora profesional. Tienes que ser curioso, calmado, paciente, y defensivo.

¿Cómo has vivido el PCA 2018?

He estado 8 veces en este torneo y es el que más me gusta del año. Por que han pasado las Navidades, el Año Nuevo y en pleno enero te vienes a Bahamas, y ves a la gente que hace meses que no ves, y encima disfrutas en el tiempo libre que tenemos de un lugar como este. Es el torneo más optimista y fresco del año.

Hotel Atlantis Bahamas, PCA 2018. | Tomas Stacha

¿En cuántos lugares del mundo has jugado al póker?

 He jugado en muchos lugares del mundo, me encanta por ejemplo, Barcelona. Alquilar una moto y con mi amiga Leo recorrer la ciudad.

¿Con quién te gustaría sentarte a una mesa de póker?

Me gusta sentarme con cualquier persona, pero preferiblemente con alguien que no sea mi amigo. Por ejemplo cuando me toca jugar con Leo, no me gusta. Ha sido genial jugar con Kevin Hart, es muy divertido, por ejemplo. Me gusta la gente que es amable.

¿Cómo te sientes siendo una de las pocas mujeres del torneo y del mundo del póker?

Solo el 2 o 3 % son mujeres en el mundo del póker. Pienso que en general lo que ocurre con las mujeres es que siempre tienen que pensar  en si serán capaces de hacer las cosas. Y esto las limita, desde pequeñas. Los niños no tienen miedo a fracasar, y lo intentan, pero las chicas piensas ¿y si fracaso, y si fallo? Tenemos que enseñar desde pequeñas a las mujeres que si quieren probar algo, lo hagan, y que no tengan miedo de fracasar.  

 

Rita Ora, en los Grammy y con su rosa blanca.  | Christopher Polk / GETTY

¿Por qué muchos artistas de los Grammy llevan una rosa blanca?

Las reivindicaciones van cambiando de forma y color. 

Clara Hernández | Woman.es

Hollywood se tiñó de negro en los Globos de Oro para reivindicar los movimientos #MeToo y #TimesUp, los cuales abogan por la igualdad de géneros y quieren combatir los casos de abusos ocurridos en la meca del cine. Este fin de semana, en Nueva York, los Grammy también se convirtieron, además de en un escenario musical y una arriesgada alfombra roja, un escaparate donde alzar la palabra.

Además del negro, que escogieron muchas de las asistentes para sus looks, hubo un símbolo que portaron en señal de unión y de solidaridad con las víctimas de ese machismo feroz que parece haber campado a sus anchas por el sector: una rosa blanca.

Premios Grammy 2018: Miley Cyrus de Jean Paul Gaultier. | Evan Agostini / GTRES

Con este símbolo, además de mostrar el rechazo a los casos de acoso, trataban de transmitir un mensaje positivo de "esperanza y resistencia". 

Los cabecillas de la iniciativa son un grupo de unas 15 mujeres de la industria musical que forman el grupo Voices in Entertainment, entre ellas Meg Harkings (Roc Nation) o Karen Rail (Interescope/Geffen/A&M Records). 

La agrupación invitó con una carta a sus compañeros a portar rosas blancas. Esta decía: "Como estamos inspirados por la campaña #TImesUp, estamos animando a los artistas con los que trabajamos y a nuestros compañeros que asistan a la 60 edición de los Premios Grammy con una rosa blanca porque históricamente representa "esperanza, paz, solidaridad y resistencia".

Artistas como Miley Cyrus o Lady Gaga son algunas de las responsables de que la alfombra de los Grammy se haya llenado de rosas blanca. Mira las fotos: