La ilustradora Paula Bonet | GTRES

Paula Bonet cuenta el “acoso intenso” que sufre desde hace dos años

“Me ha hecho sentir una vulnerabilidad constante”, ha explicado en sus redes sociales

Noelia Murillo

Hace apenas un mes, Paula Bonet estalló por puro cansancio y preocupación. En ese momento, llevaba más de 12 meses sufriendo acoso verbal por parte de un individuo obsesionado con cada uno de los movimientos que realiza. Con un coraje de vértigo, la ilustradora publicó una imagen de este hombre tras un cristal y un texto en el que contaba cómo han sido estos meses de angustia.

“La persona que me acosa ha descubierto la ubicación de mi nuevo taller y ha impuesto su presencia de nuevo saltándose la orden de alejamiento que me concedió la jueza”, explicó el pasado 13 de septiembre en su cuenta de Instagram, donde hizo público el martirio por el que está pasando desde hace mucho tiempo.

Cada frase de ese testimonio es más desgarradora que la anterior, ya que al principio este acosador “llegó con flores”, pero “a veces dice que quiere cortarme en trocitos, otras veces se agarra a la ventana de mi despacho a la una de la mañana mientras yo trabajo para que le explique qué me pasa, porque no me entiende, dice”; comentó la artista.

-Candela Peña anuncia acoso sexual a plena luz del día

-Evan Rachel Wood acusa a Marilyn Manson de abusos y acoso sexual

Un mes después de esta pesadilla narrada y aun con la preocupación en el cuerpo, Paula ha vuelto a publicar un comunicado “sobre el caso que me afecta desde hace más de dos años”, según ha titulado en la publicación. De nuevo, ha vuelto a contar cuál ha sido su experiencia durante este periodo que le “ha limitado personal y profesionalmente”.

“Me ha hecho sentir vulnerabilidad constante, adquirir materiales e incorporar la seguridad a mi vida. Consiguió que tuviera que dejar de ser yo”, ha contado con angustia. Además, ha indicado el modo en que este acoso se ha convertido en un obstáculo para continuar su vida con normalidad, tanto a nivel personal como profesional.

En este último término, la ilustradora ha confesado que estas “dificultades” han afectado su “obra, el aprendizaje de mis alumnas y han causado cancelaciones en mis actividades profesionales”. De hecho, se vio en la obligación de cambiar de lugar de trabajo y trasladarse a otro espacio para mantener el anonimato.

Sin embargo, a pesar de “estos esfuerzos por esconderme” según ha escrito esta persona ha conseguido encontrarla de nuevo. Con ello, ha aprovechado para agradecer a los medios de comunicación el apoyo que ha recibido este tiempo y se ha disculpado por no poder atenderles como desearía. “Necesito protegerme para recuperarme”, ha dicho.