Patricia Ortega. | Gtres

Patricia Ortega, primera mujer general del Ejército en España

¿Oís eso? Es el ruido de un pedacito de techo de cristal desmoronándose. Esta madrileña de 56 años y madre de tres hijos hará hoy historia cuando el Consejo de Ministros apruebe su ascenso a general del Ejército de Tierra.

Woman.es

Patricia Ortega está acostumbrada a ser una pionera. Nieta, hija y hermana de militares, lleva tres décadas siendo miembro de las Fuerzas Armadas, desde que se alistó junto a otras 25 mujeres en 1988, en la primera promoción en la que por fin se las admitía en sus filas. Desde entonces, no le ha quedado otra que avanzar con esfuerzo despejando el camino: fue la primera teniente coronel en 2009, la primera coronel en 2015 y, ahora, la primera que se ceñirá el fajín de general.

Madrileña de 56 años, casada y madre de tres hijos, quienes la conocen la definen como una excelente profesional, trabajadora, disciplinada, buena compañera y muy meticulosa. Ortega, que pertenece al Cuerpo de Ingenieros Politécnicos del Ejército de Tierra, finalizó el pasado mes de marzo el curso obligatorio para el ascenso a general, una formación que es requisito indispensable pero que no garantiza la promoción, sino que sólo uno de cada tres candidatos obtiene el ascenso. Una vez cumplido ese curso, el Consejo de Ministros debe refrendar su nombramiento y, tal y como adelantaba El País, la titular de Defensa, Margarita Robles, propondrá su ascenso hoy mismo a los miembros del Gobierno.

“No fue fácil”, decía en referencia a su trayectoria el 8 de marzo de 2018, en su última participación en un acto público, con motivo de los 30 años de incorporación de la mujer a las Fuerzas Armadas. Además de todos los obstáculos y dificultades que ha tenido que superar en un entorno tan masculino como el ejército, también ha tenido que hacer frente a los prejuicios de quienes consideran que sus logros y sus sucesivos ascensos en la jerarquía militar se debían más a su condición de mujer que a sus méritos y capacidades. Tanto que, tras ser nombrada coronel se vio obligada a dar explicaciones. “El proceso ha sido completamente aséptico”, explicaba.

Hoy Patricia Ortega se asestará un buen golpe al techo de cristal en un sector que está a años luz de la igualdad. Sólo el 12,7% de los miembros del ejército son mujeres y la inmensa mayoría de ellas (81,4%) pertenece a la escala de tropa y marinería, el escalón más bajo de la jerarquía militar. Sólo el 8,9% de ellas pertenecen al cuerpo de oficiales. Las cosas están así: hay 221 generales (todos hombres, hasta que se ratifique el ascenso de Ortega), 1043 coroneles, de los que solo 3 son mujeres, y 3.096 tenientes coroneles, de los que 16 son mujeres, según datos del Ministerio de Defensa. Queda mucho por hacer para alcanzar la paridad, pero la puerta ya está abierta.