Niñas científicas.  | Maica / ISTOCK

¿A qué años las niñas dejan de soñar con ser científicas o pilotos?

Según un estudio. 

C. H. / Woman.es

En España hay niñas que aspiran a convertirse en pilotos, científicas, ingenieras o deportistas. Sin embargo, a partir de los 7 o los 8 años, muchas de ellas dejan de soñar con esas profesiones, asegura el Estudio de las Expectativas Aspiracionales de las Niñas en España que han realizado Barbie y la cátedra TMKF de la Universidad Complutense. 

La razón de este cambio es poco alentadora, ya que alude más a limitaciones que a la aparición de nuevos estímulos e intereses en las menores. Según el estudio, que tenía como objetivo saber cómo los roles de género y los estereotipos socioculturales están repercutiendo en la segregación entre profesiones masculinas y femeninas en nuestro país, las niñas suelen cambiar de opinión a esa edad porque "adoptan una postura más crítica, realista y práctica que les lleva a considerar que será más complejo alcanzar determinadas profesiones por el hecho de ser niñas". Es decir, perciben que esas carreras son generalmente ocupadas por hombres y que les va a resultar más difícil que a ellos llegar. 

Las cartas que las niñas escribieron a sus 'yo' futuros.  | Cátedra TMKF

Hay más conclusiones: según el estudio, que se llevó a cabo con niñas menores de 10 años, ellas suelen dirigirse hacia empleos más enfocadas al cuidado, mientras los niños buscan profesiones en las que la fuerza y las habilidades físicas son necesarias. Asimismo, las niñas tiene más en consideración su aspecto físico, mientras que los niños no le dan ninguna relevancia (de hecho, cuando se les pidió que escribieran una carta a su yo futuro con sus inquietudes, muchas desearon o preguntaron si eran guapas). 

Los chicos se plantean su futuro en función del éxito, mientras que en el discurso de las chicas ese factor no existe y se observa "la presencia del cumplimiento de normas y el sentido de la responsabilidad". 

Niñas científicas, ingenieras, astrólogas...  | vladans / ISTOCK

El hecho de que sean aproximadamente los 7 años cuando las niñas cambian de opinión es porque a esa edad tanto niños como niñas se encuentran en una etapa más sensible que les hace fácilmente susceptibles a cualquier información que ayude a definir su identidad de cara al futuro, sobre todo en los profesional. Constituye una etapa evolutiva de autodefinición en la que se extreman de forma natural las opiniones sobre el sexo contrario. Y no solo eso: hasta los 7, el entorno que más nos influye es el más cercano, como la familia y la escuela, y los padres son el máximo referente; a partir de esa edad, se da más importancia a la dimensión social, añade el informe. 

"Es importante dar pasos hacia la creación de un mundo en el que las niñas puedan ser lo que quieran ser y para eso es fundamental empoderarlas", ha indicado Patricia Núñez, directora de la cátedra TMKF de la Complutense responsable del estudio. También Ruth Henríquez, de Mattel, la compañía de Barbie, ha señalado que el fin de la publicación de la guía con los resultados y consejos es "servir a todos los adultos en España que tengan niñas a su alrededor, ya sea una hija, una sobrina o la peque de una amiga". 

Un estudio que invita a las niñas a seguir soñando.  | Marilyn Nieves / ISTOCK

Entre los consejos de estas organizaciones, figuran los de "alejar a los niños y niñas de la idea de que deben tener gustos, hábitos o conductas distintas o elogiar a las niñas más allá de su belleza". Hay más: motivar a las niñas con ejemplos de mujeres reales que llegaron a conseguir grandes logros, transmitir a los niños que los juguetes no tienen sexo y que lo importante es pasarlo bien (no hay 'juegos de niñas' o 'juegos de niños'). Tampoco hay tareas para unos y para otros, solo tareas que deben ser distribuidas entre ambos. 

-->