Las mujeres en el ámbito de la ciencia son cada días más. | ISTOCK

Las mujeres son genéticamente superiores según la ciencia

En el libro  ‘El factor X’, el premiado médico e investigador canadiense Sharon Moalem explica por qué las mujeres nacen con ventajas de supervivencia frente a los hombres: ellas son más resistentes ante los virus, el cáncer o las hambrunas. Lo del sexo débil es, según las evidencias científicas que aporta, un mito que también afecta a los hombres, en detrimento de su salud.

 

Paka Díaz | Woman.es

En el libro ‘El factor X: Sobre la superioridad genética de la mujer’, (Editorial Crítica), Sharon Moalem (Montreal, 1977), doctor en Medicina y en Filosofía y galardonado científico, médico y autor de best-sellers destacados en las listas de ‘The New York Times’, se dedica a demostrar que las mujeres son más fuertes y genéticamente superiores a los hombres. El libro, muy entretenido, está lleno de datos y de curiosidades sobre las mujeres y, también, sobre los hombres desde un punto de vista genético. Moalem explica en él que, desde que nacen, las personas genéticamente femeninas presentan claras ventajas en muchos ámbitos de la vida: viven más años; tienen más posibilidades de vencer a un virus, una infección o un cáncer. Las mujeres, asegura, son más fuertes que los hombres.

Médico, genetista y especialista en enfermedades raras, Sharon Moalem ha tratado de buscar respuestas a este desequilibrio y afirma que la clave se halla en la genética: ese par de cromosomas X al que alude el título de su libro supone una poderosa ventaja de supervivencia respecto los cromosomas XY de los hombres. De hecho, el libro en inglés se llama 'The better half: On the Genetic Superiority of Women’ ('La mitad mejor: sobre la superioridad genética de las mujeres’). En estos tiempos de pandemia, algunos estudios científicos han determinado que el coronavirus afecta menos a las mujeres que a los hombres, aunque aún no se conocen los motivos.

Sharon Moalem, médico y autor de ‘El factor X: Sobre la superioridad genética de la mujer’. | D.R.

En el libro de Moalem se apunta que las mujeres estarían genéticamente más preparadas para sobrevivir a pandemias, virus y hambrunas. No se trata de que Moalem, una eminencia de la medicina que, entre otras cosas, ha descubierto dos enfermedades genéticas poco comunes, se posicione a favor de las mujeres y en contra de los hombres. Él se limita a explicar y demostrar sus teorías. Pero eso, explica, es porque le preocupan también la posición de desventaja genética de los hombres en cuanto a la salud y advierte que ignorar “la debilidad biológica masculina” va “en detrimento de todos nosotros” como sociedad. Por eso, él considera que “deberíamos invertir en formas de ayudar a los niños y los hombres en lo que respecta a su salud, dada su fragilidad biológica innata”.

Esa tendencia a reclamar más conocimientos en salud y cuidados para ellos no es única de Moalem. Como ya comentaba en una entrevista para WOMAN la médica endocrina Carme Valls Llobet, “los hombres necesitan urgentemente educación en auto cuidados y salud”. Los países más avanzados del mundo, como Islandia o Noruega, ya han puesto el foco en esa necesidad de educarles en el mundo del bienestar.

En su libro, Moalem comienza dando una serie de hechos básicos: las mujeres viven más tiempo que los hombres, tienen sistemas inmunitarios más fuertes, menos probabilidades de sufrir una discapacidad del desarrollo y más posibilidades de ver el mundo en una variedad más amplia de colores. “Las mujeres son simplemente más fuertes que los hombres en todas las etapas de la vida”, afirma. Y explica que descubrir el porqué de ello fue el motivo principal que le impulsó a escribir este libro fascinante.

¿Por qué decidió escribir ‘El factor X: Sobre la superioridad genética de la mujer’?

Porque creo que es hora de que reconozcamos la superioridad genética innata de las mujeres.

 ‘El factor X: Sobre la superioridad genética de la mujer, de Sharon Moalem. | D.R.

Cuando comenzó a escribir este libro, ¿sospechaba ya que las mujeres eran genéticamente más fuertes?

A lo largo de mi educación médica y de posgrado, no hubo nada que indicara la posibilidad de la superioridad genética de la mujer. De hecho, se enfatizó continuamente que lo contrario era cierto. Que los hombres eran del sexo más fuerte. Ahora bien, eso puede ser cierto cuando se trata de masa muscular y fuerza física, pero cuando se trata de fuerza biológica en términos de una ventaja de supervivencia y de salud general, el hecho científico innegable es que las mujeres son el sexo más fuerte.

¿Qué le ha sorprendido más descubrir en la investigación que ha realizado para documentarse para este libro?

Que tantas mujeres desconocen que tienen próstata femenina y lo común que es la eyaculación femenina. Para muchas mujeres esto ha resultado en una medicalización innecesaria de lo que es una respuesta sexual completamente normal, que incluso en algunos casos, acabó innecesariamente en cirugía.

Explicas en 'El factor X' que las mujeres tienen mejores defensas inmunológicas desde su formación en el útero. ¿Qué ventajas les brinda ese mejor sistema inmunológico y por qué crees que la naturaleza ha dotado a las hembras humanas con esa fuerza desde el principio?

La fuerza genética de las mujeres tiene su origen en la herencia de dos cromosomas X, a diferencia de los hombres que solo heredan uno. Y, sin embargo, en las aves ocurre lo contrario, ya que es el pájaro macho el que tiene una ventaja genética al haber heredado las dos copias de los cromosomas Z (equivalente al mamífero X). No sabemos con certeza por qué son las hembras las que tienen esta ventaja genética innata, pero lo más probable es que se deba al hecho de que los mamíferos requieren tanto cuidado después del nacimiento (la provisión de leche materna, por ejemplo) y, por lo tanto, tener el sexo necesario. Proporciona tanta protección y una fuente de alimento, con una ventaja de supervivencia innata que aumentaría las probabilidades de supervivencia de esa especie.

En el libro, señalas que esta superioridad genética les da a las mujeres ‘ventajas de supervivencia’. Aparte de ese mejor sistema inmunológico, ¿cuáles serían esas ventajas?

Una de las principales ventajas para las mujeres es su resistencia innata al cáncer en comparación con los hombres. Por ejemplo, cada año se diagnostica cáncer a menos mujeres e, incluso después del diagnóstico, las mujeres responden mejor al tratamiento y tienen una ventaja de supervivencia mucho mayor en comparación con los hombres. La mayoría de la gente todavía piensa que la razón de esto es que la mayoría de los hombres no ven al médico con tanta frecuencia, consumen más alcohol, fuman más y corren muchos más riesgos que las mujeres. Sin embargo, incluso cuando controlamos estos comportamientos, está claro que las mujeres aún están en ventaja.

En relación a su posición en la sociedad, ¿qué podría significar que las mujeres son genéticamente más fuertes, qué implicaciones podría tener?

Significa que seguimos ignorando la debilidad biológica masculina en detrimento de todos nosotros. Deberíamos invertir en formas de ayudar a los niños y los hombres tanto, si no más, en lo que respecta a su salud, dada su fragilidad biológica innata.

¿Crees que los hombres son conscientes de la superioridad genética de las mujeres? ¿Cómo ha percibido que ellos han recibido esta noticia, avalada por la ciencia?

Creo que la mayoría de la gente se sorprende al saber que las mujeres tienen una superioridad genética innata en lo que respecta a la supervivencia. Como muchas otras ideas nuevas en la ciencia, a menudo son inicialmente controvertidas, pero finalmente se aceptan ampliamente como un hecho.

Después de leer tu libro, me pregunto, ¿cómo es posible que vivamos en una sociedad patriarcal?

Si observamos los pésimos resultados de salud y la longevidad de los hombres, entonces debemos cuestionarnos seriamente, al menos desde una perspectiva médica, si realmente estamos viviendo en una sociedad patriarcal. Creo que la respuesta es claramente que no. Si así fuera, los hombres vivirían vidas más largas y saludables.

¿Deberían tenerse más en cuenta las diferencias genéticas entre hombres y mujeres en los estudios médicos y farmacológicos?

Actualmente no tenemos los datos necesarios para prescribir la dosis correcta de medicamento para una mujer y un hombre. No existe tal requisito en el desarrollo de drogas, por lo que ambos sexos sufren innecesariamente. Por ejemplo, cuando se trata de la mayoría de las vacunas, los hombres requieren una dosis más alta para que funcione porque su sistema inmunológico es más débil, mientras que si las mujeres reciben la misma dosis que un hombre necesita, sufren efectos secundarios innecesariamente porque su sistema inmunológico es innatamente más fuerte. ¿Por qué deberíamos tratar a los sexos como si fueran iguales, cuando son fundamentalmente diferentes desde una perspectiva biológica?

Después de escribir este libro, ¿cuál es su opinión sobre el mito del 'sexo débil'?

Escribí ‘El factor X: Sobre la superioridad genética de la mujer’ para explicar que muchas de nuestras creencias arraigadas sobre las mujeres y los hombres son, simplemente, erróneas.