Retrato de la bioquímica Margarita Salas.  | CSIC

Muere Margarita Salas, una de las mayores científicas españolas de todos los tiempos

Hace solo unos meses, se convertía en la primera mujer en ganar el premio al Inventor Europeo.

C. H. | Woman.es

El CSIC comunicaba este jueves la noticia: la bioquímica Margarita Salas —prestigiosa pionera de genética molecular, única mujer en la Academia Nacional de Ciencias en EE UU y aclamada discípula de Severo Ochoa—, acababa de fallecer en Madrid. Tenía 80 años y hace solo unos meses se había convertido en la primera española en lograr el Premio al Inventor Europeo que reconoce los logros de toda una vida, así como de recoger el premio popular en esos mismos galardones. 

Aquí no acaban las distinciones de esta asturiana a quien el CSIC recuerda en su web como "una de las mayores científicas españolas del siglo XX" y que siguió trabajando en su laboratorio hasta el último momento ("No concibo la vida sin investigación", señaló el pasado verano en los citados premios europeos).

Entre sus logros, la organización destaca el "descubrimiento de la ADN polimerasa del virus bacteriófago phi29", que tiene una aplicación crucial en biotecnología: permite amplificar millones de veces el ADN de manera sencilla, rápida y fiable. Es decir, algo de gran ayuda si uno tiene cantidades pequeñas de ADN "como un pelo hallado en un crimen o unos restos arqueológicos", explicó ella misma este año sobre un hallazgo que durante 2003 y 2009 representó más de la mitad de los derechos de autor del CSIC, lo que supuso millones de euros.

El desarrollo de Margarita fue patentado en 1989 y facilitó distintos avances en la genética, como explicaba en este vídeo. 

Margarita Salas comenzó su carrera en 1961, cuando apenas había científicas en España. La reivindicación de la mujer en este campo ha sido uno de sus objetivos vitales.

A lo largo de su carrera, recibió numerosos premios internacionales y nacionales, entre los que se encuentran la Medalla Mendel, el Premio Rey Jaime I, el Premio Nacional Ramón y Cajal, el Premio L’Oreal UNESCO y la Medalla Echegaray. 

Relacionados

-->