Jordan Strauss / GTRES

Michelle Williams reivindica en los Emmy que se trate a las actrices negras como la tratan a ella

Woman.es

El discurso de Michelle Williams en los Premios Emmy, al recoger el galardón por su papel en la serie Fosse/Verdon, es de esos que te hacen sentir orgullosa. Su speach inicial de agradecimiento a la industria dio paso a un llamamiento a la sororidad, en el sentido más amplio. Williams, en el atril, pronunció las siguientes palabras: "Veo esto como un reconocimiento de lo que es posible cuando se confía en una mujer para discernir sus propias necesidades, y se siente lo suficientemente segura como para expresarlas y lo respeta lo suficiente como para que sean escuchadas", dijo. “Cuando pedí mis clases de baile, me respondieron que 'sí'. Cuando pedí más lecciones de voz, escuché 'sí'. Una peluca diferente, unos dientes que no fueran de goma, me respondieron que 'sí'. Todas estas cosas requieren esfuerzo y cuestan más dinero, pero mis jefes nunca presumieron de saber mejor que yo lo que necesitaba para hacer mi trabajo y honrar a Gwen Verdon". Williams, añadió: "Gracias FX y Fox 21 Studios por apoyarme y pagarme e igualdad".

Pero aquí no quedó el discurso de Williams. La actriz quiso señalar las diferencias de cómo son tratadas las Michelle Williams de Hollywood, tanto en el set como en su nómina, en comparación con las actrices negras. “La próxima vez que una mujer, y especialmente una mujer negra, porque gana 52 centavos por dólar en comparación con su homólogo blanco, te diga lo que necesita para hacer su trabajo, escúchala. Créanla, porque un día ella podría pararse frente a ustedes y decir "gracias" por permitirle tener éxito debido a su entorno laboral, no a pesar de ello ". El discurso de Williams levantó numeroso aplausos en el Teatro Microsoft, ahora solo cabe esperar que no caiga en saco roto.

La discriminación salarial a las mujeres en Hollywood es un tema por el que Williams lleva años luchando. Durante el rodaje de la película de Ridley Scott, 'Todo el dinero del Mundo' (2017), tras el despido de Kevin Spacey y la regrabación de todas sus escenas con Christopher Plummer en su lugar; se supo que Mark Wahlberg -protagonista junto a Williams- cobró 1,5 millones de dólares por estas escenas extra mientras que la actriz recibió menos de mil dólares por el mismo trabajo. Las críticas a esta discriminación no se hicieron esperar y Wahlberg donó esa cantidad de dinero a Time's Up, que combate el acoso sexual y la inequidad salarial en Hollywood.

 

-->