La gimnasta McKayla Maroney, una de las denunciantes del médico Larry Nassar.  | Dean Mouhtaropoulos / GETTY

Mckayla Maroney debía pagar 90.000 € si denunciaba abusos, pero hay solución

La modelo Chrissy Teigen ha dado a la gimnasta una salida. 

Clara Hernández | Woman.es

El caso de la excampeona olímpica estadounidense de gimnasia McKayla Maroney, que declaró hace unos meses haber sido víctima de abusos sexuales por parte del doctor Nassar, médico de su equipo, se debate entre el absurdo y lo dantesco. Especialmente desde que salió a la luz que la atleta se enfrentaba a una multa de 100.000 dólares (algo menos de 90.000 euros) si declaraba en contra de su supuesto agresor. 

Todo empezó después del verano. En plena ola de acusaciones en Hollywood por acoso sexual, algunas gimnastas decidieron dar un paso al frente y alinearse con el espíritu del movimiento #MeToo que se estaba gestando, dando luz a sus propios demonios. Así, McKayla publicó una carta abierta en Facebook (a continuación) en la que desvelaba su "horrible y personal" experiencia con Nassar. 

"La gente debería saber que estas cosas no solo pasan en Hollywood. Pasan en todas partes", escribía, antes de compartir su testimonio con los usuarios: "El doctor Larry Nassar, médico del equipo nacional de gimnasia femenina de EE UU y del equipo olímpico, abusó de mí". 

En el texto, McKayla recuerda la "peor noche de su vida": "Llevábamos volando todo el día para llegar a Tokio. Él me había dado una pastilla para dormir en el avión y lo siguiente que recuerdo es que estaba sola con él en su habitación de hotel y que me estaba dando uno de sus "tratamientos". Esa noche pensé que me moría". 

 

Watch the last part of this video in my YouTube channel! Link is in my bio ❤ #mckaylamaroney #impossible

Una publicación compartida de Splits & Leaps (@splitsandleaps) el

Al parecer, los 'tratamientos' comenzaron cuando ella solo tenía 13 años y no terminaron hasta que la olímpica dejó el equipo. 

Sin embargo, hacer pública su verdad podría no salirse gratis.  Según recoge Los Angeles Times, la gimnasta recibió en su momento una alta suma de dinero (algunos medios sostienen que 1,5 millones de dólares) de la organización a cambio de su silencio. Si, por el contrario, decidía romper el acuerdo y hacer públicos los abusos del médico, debería pagar 100.000 dólares (casi 90.000 euros). 

En diciembre, McKayla denunció al comité olímpico de gimnasia (conocida como USOC) por encubrir los actos de Nassar (algo que este negó). También demandó a su equipo, USA Gymnastic, por tratar de acallarla mediante documentos de confidencialidad (estos sostienen, por otra parte, que el acuerdo de confidencialidad y la suma de dinero fueron sugeridos por el abogado de la atleta).

¿Disparatado? El caso es que su historia ha conmovido a tantas mujeres que una de ellas ha encontrado una solución. Se trata de la modelo ChrissyTeigen, que se ha ofrecido a pagar los 100.000 dólares de multa con el fin de que McKayla deje oír su voz en los tribunales o donde haga falta... sin miedo. Su acto ya ha conseguido miles de aplausos-likes digitales en las redes y muchos la señalan como la nueva heroína del #MeToo. 

Por su parte, Larry Nassar acumula más de 140 denuncias por acoso que podrían terminar con él en prisión de por vida. Asimismo, el médico ya ha sido sentenciado a 60 años de prisión por tener imágenes de pornografía infantil. 

Relacionados

-->