Blanca Sorigué, directora general de Consorci de la Zona Franca; Sara Martínez, commercial manager de ZAL Port de Barcelona; Montserrat Pallarés, presidenta de COCEMFE Barcelona, y Olga Muntaner, gerente de Organización y Procesos de Cellnex, en la terraza del Eurostars Gran Marina Hotel Barcelona. | Flaminia Pelazzi

Cómo liderar en femenino y trabajar hacia la igualdad real

Cuatro directivas de empresas del polígono de la Zona Franca nos explican cómo es liderar en femenino y cómo trabajar para acabar con el techo de cristal y otras barreras. Objetivo: la igualdad.

Myriam Serrano | Woman.es

Tienen un lema que enlaza muy bien con nuestro #WomanPower: #jotambésócFranca, con el que están dando a conocer el trabajo de muchas mujeres en empresas del sector logístico, tradicional y mayoritariamente dominado por hombres. Este ha sido el punto de partida de nuestros encuentros con las profesionales que trabajan en el polígono barcelonés que gestiona el Consorci de la Zona Franca, una institución centenaria y administración pública del Gobierno de España que está dando protagonismo a las trabajadoras de esta área. Da igual si son directoras financieras o conductoras de autobús. Sus voces y esfuerzos multiplican y visualizan que no hay obstáculos que nos frenen.

EMPATÍA Y VALORES

A la hora de liderar, las cuatro directivas reconocen que existen diferencias entre hombres y mujeres, aunque estas "son positivas, porque crean una competencia interesante", según Blanca Sorigué, directora general de Consorci Zona Franca. "Yo veo a la mujer más integradora", dice Sara Martínez, commercial manager de ZAL Port, "y al hombre, más individualista", algo en lo que está de acuerdo Montserrat Pallarés, presidenta de COCEMFE Barcelona: "Nosotras trabajamos más en equipo, somos más empáticas y flexibles, y esto crea un ambiente más motivador." "Lo importante es liderar basándote en tus valores, los de la persona, sin importar tanto el género", zanja Olga Muntaner, gerente de Organización y Procesos de Cellnex, a lo que todas asienten.

Algunas son madres, otras no, pero ninguna de ellas quiere oír hablar de renuncias para llegar a sus actuales cargos. "Es una elección, una decisión, que no conlleva renuncias", coinciden. "Yo soy madre de dos hijas, y no siento que me esté perdiendo su infancia, ellas están acostumbradas a este modelo y yo me siento cómoda en él. Al contrario, creo que estaría renunciando si no hiciera lo que realmente a mí me apasiona, porque me interesan otras cosas además de ser madre: trabajar, compartir, aprender... eres tú quien tiene que dirigir tu propia vida, igual que esperas que tus hijas lleguen a hacer lo mismo. El ejemplo es el mejor aprendizaje que puedes ofrecer", nos explica Blanca.

Las cuatro directivas de empresas del polígono de la Zona Franca. | Flaminia Pelazzi

¿TECHO DE CRISTAL O DE CEMENTO?

Además del llamado “techo de cristal” (las barreras socioculturales que dificultan el acceso de las mujeres a los altos cargos), hoy se habla del “techo de cemento”, esos frenos autoimpuestos en muchos casos por nosotras mismas. ¿Nos falta confianza? "¡Desde luego que sí!", claman estas mujeres acostumbradas a tomar decisiones. La realidad nos demuestra que hay que ganar en autoestima y en seguridad.

"A veces, en el trabajo te pueden pedir llegar a cinco objetivos en un mes, si un hombre logra tres se queda tan contento y está bien visto por dirección. La mujer alcanza los cinco y sigue sufriendo porque lo ve justito, explica Montse. Al final, conseguiremos romper el techo de cristal a base de dar golpes, pero es que también tenemos que destruir el de cemento."

"Hay que fomentar la autoestima en todos los ámbitos. A las niñas hay que inculcarles desde que nacen el reconocimiento y el amor por una misma. Y también la diferencia, para que puedas ser tú misma seas como seas, incluso con tus defectos; es así como realmente vas a dar lo mejor de ti", destaca Blanca, para quien es igual de importante la actitud: "Hay que ser positiva, dinámica y con iniciativa. Para mí, cuenta más la actitud que las aptitudes."

MEJORES GESTORAS DEL TIEMPO 

Según la CE, las empresas con más empleadas en los órganos de decisión obtienen mejores resultados. Quizá la mujer, al estar más acostumbrada a organizar el cuidado doméstico, gestiona mejor el tiempo. "Sin duda, y también organiza mejor. Desde que nos levantamos sabemos lo que tenemos que hacer y esto nos hace ganar tiempo, dice Olga. Pero también tenemos que intentar no estar atentas 360 grados; queremos llegar a todo y a lo mejor tendríamos que dejar de hacer cosas. No hay que estar demostrando siempre que podemos hasta el punto de ponernos la soga al cuello. ¿Solo yo puedo llevar a mi hijo al médico? Lo puede llevar su padre u otra persona."

"En la colaboración y las alianzas nosotras somos mejores, gestionamos mejor las crisis y sabemos priorizar. Yo prefiero una reunión en la oficina que una comida de trabajo, que siempre se alargará, añade Blanca. Lo llevamos todo a la máxima eficiencia de nuestra agenda, priorizando el trabajo real pero sin alargar en la gestión. Ocho horas laborales de una mujer tienen una productividad espectacular."

Y el secreto es, para todas, una actitud positiva y constante, "aprender cada día y mantener la ilusión, que se retroalimenta contigo, no esperes que venga del exterior".

LAS CLAVES

Sara Martínez, commercial manager de ZAL. | Flaminia Pelazzi

“La educación en casa y en una escuela afín a tus valores es fundamental para formar en igualdad.” Sara Martínez.

Blanca Sorigué, directora general de Consorci de la Zona Franca. | Flaminia Pelazzi

“La autoestima es muy importante para crecer profesional y personalmente. Hay que trabajarla e inculcarla.” Blanca Sorigué.

Olga Muntaner, gerente de Organización y Procesos de Cellnex. | Flaminia Pelazzi

“Hay hombres a quienes aún molesta que su jefa sea mujer. Hemos de luchar para romper estos esquemas.” Olga Muntaner.

Montserrat Pallarés, presidenta de COCEMFE Barcelona. | Flaminia Pelazzi

“La mujer trabaja mejor en equipo y eso fomenta los éxitos.” Montserrat Pallarés.