Laura González-Molero, presidenta apd | apd

Laura González-Molero, presidenta apd: “Para salir de esta crisis, todos debemos dar lo mejor de nosotros mismos"

De la amenaza de la mayor recesión económica de la historia moderna a la que nos enfrentamos como consecuencia de la crisis sanitaria a la oportunidad que ha supuesto avanzar en digitalización y sistemas de trabajo en tres meses lo que en condiciones normales nos hubiera costado años, hablamos con Laura González-Molero, presidenta de la Asociación para el progreso de la Dirección (APD), del Manifiesto por la Recuperación Económica y Social de España, dirigido a la sociedad civil, y en el que se establecen 10 medidas - fiscales, laborales, de colaboración público-privada, educativas ...- claves para afrontar la reconstrucción.

Marta Bonilla

Licenciada en Farmacia con master Executive MBA por el IE Bussiness School , Laura González- Molero (Orense, 1965) tiene una larga trayectoria en la dirección de empresas, entre otras como consejera delegada de Merck en España y presidenta Merck y de Bayer HealthCare Latinoamérica. Hoy es consejera independiente de varias empresas del Ibex 35 y desde hace un año, primera mujer presidenta de la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD), una institución internacional e independiente, con 64 años de historia, e integrada por más de 3.500 grandes empresas y pymes, dedicadas a todos los sectores de la economía -financiero, industrial, alimentación infraestructuras, gran consumo, farmaceútico... “Nuestro objetivo es crear el mayor Network de directivos en los que se puedan intercambiar experiencias y adelantarnos a las tendencias a través de formación y encuentros, entre ellos Congresos. Intentamos tener actualizadas las mejores prácticas de gestión que existen en el mundo y también intercambiar experiencias en temas de ciberseguridad, protección de datos, marketing digital, gestión de control… porque llegamos a todos los directivos de los primeros niveles de las compañías”, dice González Molero. La Asociación acaba de publicar un Manifiesto por la Recuperación Económica y Social de España, integrado por 10 propuestas que van de promover la colaboración público-privada, a medidas de carácter laboral, fiscal,  jurídicas, educativas... para contribuir a la recuperación de la crisis en España

 

¿Qué os ha llevado a elaborar y hacer público este Manifiesto?

El mundo empresarial no es ajeno a esta crisis que estamos sufriendo. A nivel individual, en cada una de nuestras compañías, hemos tenido que establecer medidas y tomar decisiones que aseguraran la sostenibilidad de nuestras empresas a corto y medio plazo. Y también hemos hecho esta reflexión de manera colectiva, como asociación. El objetivo de este manifiesto es comunicar a la sociedad lo que consideramos que es imprescindible. Lo primero, que es fundamental para salir de este momento de crisis es que todos colaboremos y demos lo mejor de nosotros mismos. Es suficientemente profunda y compleja para dejarla solo en decisiones políticas. Después de debatirlo en el Consejo de apd, decidimos elaborar y difundir este manifiesto porque consideramos que como sociedad civil tenemos la obligación y responsabilidad de ser partícipes de esta recuperación económica y social de España.

Nadie duda que nos enfrentamos a la mayor crisis económica y por ende social de la historia moderna de España.

Sin duda, hace tres días vimos como el Banco de España empeoraba las previsiones de hace un mes sobre caída del PIB, el deficit y sobre la dimensión que va a tener la pérdida de empleo, la OCDE también acaba de actualizar sus previsiones y sin duda, estamos enfrentando la mayor recesión en los últimos 80 años en el mundo y en nuestro país.

Muchos expertos económicos están anunciando el rescate de la Unión Europea a España para después del verano. ¿Cómo lo veis desde la apd?

Somos profundamente europeístas y este es el punto 9 de nuestro manifiesto. En estos momentos necesitamos a Europa mas que nunca. Tenemos que ser conscientes de ello y lo tenemos que hacer con una visión de solidaridad, buscando apoyo financiero, porque lo necesitamos, pero también haciendo un ejercicio de corresponsabilidad. En la toma de decisiones, con rigor y seriedad, para poder utilizar esos recursos europeos de la manera adecuada. Abogamos por ello porque creemos que es la única solución para poder dar respuesta a todos los grandes retos económicos y sociales que tiene nuestro país.

¿La corresponsabilidad  son las condiciones o recortes que nos va a pedir Europa a cambio de esa ayuda/rescate ?

Claro, Europa nos tiene que apoyar pero nosotros como miembros de Europa tenemos que aprovechar los recursos de manera responsable, acorde a los requisitos que nos van a exigir, como es lógico. Por eso hablamos de que tenemos que hacer un ejercicio de corresponsabilidad, con rigor y seriedad, de nuestros propios comportamientos, también. No sólo los de Europa, también los nuestros. El apoyo obliga a las dos partes, nada es gratis en esta vida, porque eso no tendría ningún sentido.

¿La reconstrucción puede suponer una oportunidad?

Por supuesto que sí. En este periodo hemos reflexionado y alcanzado aprendizajes muy importantes que no podemos olvidar. Por ejemplo, lo que hemos avanzado en digitalización en estos 3 meses no lo hubiéramos soñado alcanzar en uno o dos años; en la flexibilidad en la forma de trabajar también hemos evolucionado de una forma importante… Toda gran crisis siempre viene aparejada de oportunidades. Hay que afrontarlas y analizarlas de una forma pragmática, con transparencia, elaborando planes que se ajusten a dicho diagnóstico, de manera realista para poder responder a la realidad de la sociedad y la economía del siglo XXI. Veníamos hablando desde hace más de un año del propósito de las compañías de generar valor no sólo para los accionistas sino para todos los agentes y esto es una realidad más vigente que nunca. Es una oportunidad que no podemos dejar escapar porque si no, el coste económico y social puede ser tremendo.

Hablas de avances en digitalización. Uno de los puntos del manifiesto promueve, ahondar en nuestra  transformación digital.

Nosotros lo hemos defendido desde la asociación y fue el eslogan de nuestro Congreso de hace dos años, ‘La Empresa Humana’. La tecnología ofrece soluciones increíbles a través de la digitalización, inteligencia artificial, nanotecnología, un montón de cosas... y la clave es que seamos capaces de poner toda esta tecnología al servicio del hombre, no el hombre de la tecnología. Esto es muy importante. Tenemos que aprovechar este gran avance para acelerar la transformación: hay administraciones que todavía funcionan de una manera muy manual y eso hace que sean lentas y que la resolución de problemas administrativos cotidianos sea larga y compleja. Hay que agilizar los trámites para particulares y empresas. Por eso consideramos que es un pilar de desarrollo y crecimiento para nuestro país.

El primer punto del manifiesto habla de promover la colaboración publico- privada. Sin el sector privado no podemos salir de esta.

Sin duda, la empresa es la que genera puestos de trabajo, riqueza, y paga impuestos. Tenemos que conseguir, primero que el tejido empresarial no se destruya, que pueda sobrevivir, fortalecerse y ganar tamaño, que es uno de los problemas de las empresas en España y compartir ese conocimiento, esa experiencia, con el fin de buscar soluciones para nuestro país. Y tenemos ejemplos en otros países que llevan funcionando de una manera exitosa desde hace muchísimos años. La colaboración público-privada es fundamental para la recuperación económica, para conseguir hacerlo de una manera rápida y pragmática.

El segundo punto habla de flexibilidad laboral. Los ertes se han revelado como una herramienta eficaz para sostener el mercado de trabajo, ¿abogáis por prorrogarlos?

SÍ, son un instrumento que estaba creado, que hizo la ministra Fátima Báñez, y que está ayudando mucho a la recuperación de la economía. Que no va al mismo ritmo en todos los sectores. Algunos están empezando a recuperar tímidamente la actividad y otros, como turismo y ocio, necesitan más tiempo hasta que su actividad productiva esté lo más cerca posible de los niveles pre Covid. Por eso necesitamos que se contemplen de una manera flexible. También depende de cómo discurran los acontecimiento. Es más difícil que nunca hacer previsiones a medio o largo plazo porque varían mucho de sector a sector. También depende de si existen rebrotes y con qué intensidad pueden ocurrir. Tenemos incógnitas importantes, con lo cual es difícil hacer una aseveración pero bueno, ahí están las estimaciones del Banco de España que ha dicho que la recuperación no vendría hasta finales del 2021 o el 22, depende de los sectores.

La OCDE ha pronosticado que España sería el país más golpeado en caso de un rebrote fuerte del virus.

Por eso, que tengamos estructuras de colaboración abiertas, trabajar de manera conjunta, transparente y con objetivos comunes todo el país, sería fundamental para, en caso de que haya cualquier nuevo incidente, poder dar respuesta de una manera mucho más eficiente, rápida y adecuada a la dimensión del reto.

¿Es el momento para la derogación, total o parcial, de la reforma laboral?

Sin duda, yo creo que no. Ese es el acuerdo al que han llegado los agentes sociales, los empresarios lo han dicho por activa y por pasiva, desde la CEOE, el Círculo de Empresarios, y diferentes organismos. Ahora mismo tenemos otra prioridad, que tiene que ser recuperar social y económicamente el país y ya llegará el momento de la revisión de una determinada ley.

En el manifiesto se pide flexibilización fiscal, sobre todo para pequeñas y medianas empresas.

Hacemos énfasis en las pymes porque suelen tener menos recursos y menos capacidad financiera para buscarlos y poder dar respuesta a la gran crisis de liquidez que están sufriendo, con el fin de facilitar su viabilidad. Pero también los hogares. A lo largo de la historia y en los diferentes países se ha demostrado que los estímulos fiscales ayudan a la inversión y a reforzar el crecimiento de la economía. Alemania acaba de anunciar que va a reducir el IVA de determinados productos para activar el consumo y generar demanda, porque ese es el problema que tenemos. Si no estimulamos el consumo, nuestras empresas no podrán producir y si no producimos no se necesitan recursos laborales... y entramos en una espiral muy muy negativa. Con lo cual, tenemos que buscar un conjunto de medidas equilibradas que permitan a las empresas y a las familias, al consumidor, mantener un nivel de actividad económica. Porque el parón económico hemos visto las consecuencias tan serias que tiene. Por eso, hacemos tanto énfasis en la necesidad de la recuperación económica y social y para ello necesitamos consumo.

¿El gobierno va a atender esta ‘rebaja’ de impuestos? Hasta ahora, se habla más de subidas y tasas...

No lo sé, pero nuestra obligación es expresarlo. Yo creo que la sociedad civil tiene que coger más peso en España, tiene que poder trasladar a todos los agentes, políticos, económicos, institucionales… cuál es nuestra visión, nuestra postura, qué consideramos imprescindible, como hemos explicado en este Manifiesto de 10 puntos. Y la mejor manera es comunicar, explicar, tender la mano para poder ayudar y buscar una solución conjunta. Los problemas complejos necesitan soluciones complejas y la intervención de todos para conseguir resultados. Y por eso lo hacemos desde nuestra humildad pero también desde el profundo conocimiento del tejido empresarial y de la economía de nuestro país

En el Manifiesto habláis de “reforzar la seguridad jurídica, mediante normas bien diseñadas, de redacción clara y no cambiante”. ¿Esto es fundamental para generar confianza y atraer inversión, también para el mercado laboral…?

Esto es importantísimo y muy preocupante si no ocurre. A nivel de ciudadanos, de directivos, empresarios y de inversores, de inversores extranjeros. No podemos olvidar que el mundo es global, nuestras empresas están presentes y exportamos al resto del mundo y queremos hacerlo más; y queremos también que España sea un destino de inversión y disfrute; y para las empresas, la seguridad jurídica es fundamental. Porque necesitas estabilidad. Los proyectos empresariales que requieren inversiones importantes necesitan muchos años para recuperarlas y si no tienes seguridad jurídica que te genere la confianza de que te vas a poder hacerlo, como es lógico, se retraen las posibilidades de inversión . Y tenemos que recordar que competimos con todo el planeta y que otros países están tomando medidas para atraer capital, atraer turistas y atraer toda una serie de actores económicos para ayudar a su recuperación. Y nosotros debemos hacer lo mismo.

¿Consideras que se está haciendo?

Creo que se han tomado medidas importantes como los créditos ICO, los ertes... pero tenemos que seguir profundizando y acelerando estas decisiones porque cada semana de paro, de no reactivación de la economía tiene un coste altísimo para nuestro país, para nuestra sociedad y para nuestra economía. Estamos viendo otras naciones que están tomando decisiones más valientes, más rápidas e implantándolas de manera más efectiva.

El quinto punto del Manifiesto es una de las asignaturas pendientes de la economía española: potenciar la inversión en I+D+I.

En septiembre del año pasado celebramos el primer Congreso Nacional de Innovación, unimos a más de 1.800 personas hablando de ello, porque estamos convencidos de que es el motor de la viabilidad de las empresas y una evidente forma de creación de riqueza y productividad, que es uno de nuestros principales problemas. Y hablamos de la importancia de la inversión y la colaboración público-privada como existe en otros países. No nos tenemos que ir a niveles de los mejores de la tabla, como puede ser Israel, pero estamos por debajo de la media de la Unión Europea y efectivamente, tenemos una asignatura pendiente.

Más difícil todavía, se antoja el pacto de educación que pedís, para el que ni en tiempos de menos confrontación política se ha logrado el consenso.

Sin duda, pero la educación es lo que nos va a dar profesionales cualificados para gestionar empresas, tomar decisiones de manera pragmática, con conocimientos, con capacidad de analítica.... Pensamos que un sistema educativo robusto y sólido, es la clave del futuro, incluida también la cualificación institucional de un país. Hay que invertir de una manera firme y sostenida en educación de calidad, equitativa e inclusiva. Porque tenemos grandes lacras como es el fracaso y el abandono escolar y hay que recuperar valores como el del esfuerzo, porque creemos que eso hace ciudadanos más responsables y con mayor capacidad de generación de valor para ellos mismos y para España

En el último punto del manifiesto, habláis de recuperar la autoestima como país

Somos un gran país, hay grandes individualidades y esa es nuestra mayor debilidad. Creo que tenemos que aprender a trabajar más en equipo y recuperar la autoestima colectiva. Individualmente, la tenemos; como grupo, no. Debemos estar muy orgullosos de la Transición que hemos hecho, muy orgullosos de nuestra historia, de lo grandes hitos, de las grandes empresas y empresarios que tenemos. De hecho, la reputación de los ejecutivos españoles está reconocida mundialmente. Grandes publicaciones internacionales han nombrado a ejecutivos españoles el mejor del mundo. Se nos valora más externa que internamente y tenemos que recuperar esa autoestima colectiva para trabajar en equipo, compartiendo objetivos.

En otros países, esos grandes ejecutivos están participando en el comité de expertos para la recuperación económica. ¿Te gustaría que fuera igual en España?

No es muy conocido porque la prensa no le da espacio pero muchas empresas han demostrado su generosidad y su colaboración para crear un montón de cosas. Este es el objetivo de este manifiesto, ponernos a disposición y por eso, nuestro primer punto es promover la colaboración público privada. Pero para que haya colaboración tenemos que buscar que ese deseo sea compartido, depende de las dos partes. Yo estoy convencida que tanto empresarios como ejecutivos de este país ayudan y ayudarán en todos los frentes en los que se nos pida, como siempre se ha hecho.