Samir Hussein

Jameela Jamil, la (anti) heroína que necesitaba esta generación

Hay famosas feministas y luego está la actriz de 'The Good Place’, una de las activistas del movimiento más directas y valientes, capaz de denunciar a figuras tan intocables como el mismísimo Karl Lagerfeld.

María López | Woman.es

‘The Good Place’ ha sido la sensación viral de Netflix y Jameela Jamil es la sensación viral de ‘The Good Place’. La actriz tiene una biografía, cuando menos, interesante. De orígenes indios y pakistaníes, pero nacida en Londres, pasó parte de su infancia en Marbella donde su abuela vivió más de 20 años. Siendo niña tuvo que pasar por quirófano en varias ocasiones para tratar sus problemas de oído congénitos, aunque la enfermedad que realmente marcó la personalidad de Jameela Jamil fue la anorexia nerviosa de la que habla con estremecedora honestidad en esta entrevista.

La actriz denuncia que, durante los tres años en los que padeció este trastorno alimentario, los medios a los que tenía acceso no ofrecían un modelo de mujer que fuera celebrado por su inteligencia, sino que “hablaban obsesivamente de actrices esqueléticas” e “hipersexualizadas cantantes de pop adolescentes”. Sin embargo, a los 17 años, en un accidente de coche se rompió la espalda y todo cambió. “Probablemente ese accidente salvó mi vida, porque me obligó a cambiar mi relación con mi cuerpo, gané bastante peso y aprendí a apreciar este cuerpo, al que durante tanto tiempo había dado por garantizado y al que había estado haciendo tanto daño activamente durante tanto tiempo”. Desde entonces no puede evitar observar cómo no solo los medios, sino también muchas celebrities se benefician de difundir una imagen distorsionada e inalcanzable de la belleza, creando un objetivo que conduce a la infelicidad a millones de mujeres como ella, a las que se les enseña que lo único importante en una persona es su aspecto o su peso. 

Jameela Jamil en la alfombra roja. | Dimitrios Kambouris

Primero como DJ en la radio británica y después como presentadora en la televisión de su país (sustituyó a Alexa Chung en ‘Freshly Squeezed’, un programa que la it girl dejó para centrarse en la MTV), Jameela ya era una celebridad en Inglaterra cuando decidió probar suerte en Estados Unidos a los 29 años (a pesar de que hubo quien le dijo que era demasiado gorda, mayor y racial para intentarlo).

Logró hacerse con el personaje de ‘The Good Place’ y desde entonces es una celebridad mundial, tan conocida por su etilo effortless chic como por sus declaraciones. Éstas han sido algunas de sus críticas más controvertidas y los momentos más antidiva que han hecho de ella la heroína favorita de las millennials feministas.

CONTRA EL KLANs

“Los bolsillos de las Kardashians están manchados de sangre y diarrea de chicas adolescentes”, decía uno de sus tuits más indignados contra las Kardashian-Jenner, a las que considera unas “agentes dobles al servicio del patriarcado”. Desde que en mayo de 2018 Kim Kardashian West anunciara en Instagram el lanzamiento de unas piruletas supresoras del apetito, a lo que Jameela responde un contundente “No. Fuck off. Eres una influencia terrible y tóxica para las jóvenes”, la guerra se ha desatado en las redes. Y en casi todas las batallas la ganadora moral es la actriz. ¿Un ejemplo? En un Instagram Stories, Khloé Kardashian aseguraba que “las dos únicas cosas que una chica quiere son comer y estar delgada”. ¿La respuesta de la actriz? “No odio a Khloé, solo es una pobre mujer que ha sido acosada hasta dentro de su propia familia para hacerle creer que lo único que importa en el mundo es estar delgada. Todos valemos mucho más que eso”.

Jameela Jamil con traje en la alfombra roja. | Presley Ann

De hecho, a menudo ha pedido a las hermanas K. que sean honestas y, en vez de lanzar al mercado productos milagro “que provocan diarrea y deshidratación”, ofrezcan descuentos con “sus cirujanos plásticos, entrenadores personales, nutricionistas, chefs y hasta las personas que retocan sus fotos”, es decir, los verdaderos responsables de su aspecto.

Un día en su feed de Instagram apareció una foto (que no habían publicado ellas) en la que tanto la matriarca Kris como sus hijas llevaban sobreimpreso su peso. La indignación por esta imagen (“así es como se enseña a las mujeres a valorarse a sí mismas, en kilos”) le llevó a crear el movimiento ‘I weight’ (yo peso) con una cuenta en Instagram que ya supera los 732.000 seguidores en la se invita a cualquier persona, pero especialmente mujeres, a compartir cuánto pesan realmente. En el caso de Jamil, entre otras cosas, pesaban “grandes amistades, independencia financiera, activismo a favor de los derechos de las mujeres”. La llamada tuvo tanto éxito que ha tenido que contratar a un asistente para que gestione la cuenta.

CONTRA EL KAISER

Cuando el pasado mes de febrero Karl Lagerfeld fallecía a los 85 años en un hospital de París, el mundo de la moda parecía llorar al unísono en redes sociales. Entonces Jameela compartió un artículo de ‘Wear Your Voice Magazine’, una revista feminista online que recordaba las crueles declaraciones y actitudes del diseñador. Y lo hacía con este tuit con link al artículo.  

“Me alegra que alguien lo haya dicho. Incluso si es un poco pronto. Un misógino despiadado y gordo-fóbico no debería ser recordado en todo Internet como un santo que se ha ido demasiado pronto. Talentoso, por supuesto, pero no la mejor persona”. A raíz de este comentario, se enzarzó en la discusión más cívica y sana que hayamos visto entre dos celebrities en redes con Cara Delevigne, quien le reprochó que publicara ese tuit al día siguiente del fallecimiento de Lagerfeld, motivo por el que la actriz se disculpó, a lo que la modelo añadió que todo el mundo tiene derecho a expresar su opinión. Bravo por ambas.

CONTRA EL PODER

Las muy restrictivas nuevas normativas contra el aborto en los estados de Alabama y Georgia han llevado a muchas celebrities a alzar sus voces en contra. La mayoría, como Emily Ratajkowski, han puesto el acento en que hayan sido normas aprobadas exclusivamente por hombres cuando el impacto de estas leyes afecta solo al cuerpo de las mujeres. Pero algunas, como Jameela Jamil, han ido más allá y han confesado que ellas mismas tomaron la difícil decisión de abortar.

“Aborté cuando era joven, y fue la mejor decisión que he tomado nuca. Tanto para mí como para el bebé que no quería, y para el que no estaba preparada ni emocional, ni psicológica ni financieramente. Tantos niños terminarán en hogares de acogida. Tantas vidas arruinadas. Es tan cruel”. 
 
CONTRA EL FRÍO

No todas sus declaraciones a los medios o en redes sociales son tan dramáticas: en la última edición de los premios Globos de Oro, Jamil fue noticia por confesar que bajo el vestido en coral de de Monique Lhuillier llevaba vaqueros porque los premios tienen lugar en enero y hace frío, incluso en la soleada Los Ángeles. Su actitud autosuficiente y desenfadada ha hecho de ella una rara avis en Hollywood, ya que a menudo prescinde de maquilladores y estilistas para hacerse cargo ella misma de su imagen. Algo que debería ser de lo más normal para alguien que tiene más de 30, como cuenta ella misma en este vídeo.