Agnès Varda en una foto de 1966. | Robert R. McElroy / GETTY

Por qué es importante que Agnès Varda haya ganado el Premio Donosti

Quizá no es una estrella del cine al uso, pero esta directora franco-belga ha hecho mucho más de lo que piensas por ti.

Olga Tamarit | Woman.es

Agnès Varda tiene 89 años y lleva más de 60 años dirigiendo decenas de películas, entre ficciones y documentales. Se le considera historia viva del cine y precursora de la Nouvelle Vague, pero su modestia se refleja en el comentario que soltó al recoger el galardón: “He visto la lista de Premios Donostia pasados y todos son estrellas. No sé si es la primera vez que se lo dan a una persona marginal, honesta, pero que no gana dinero. No es el hecho de ser mujer lo excepcional, sino ser una cineasta especial”, define.

Parece que este es el año de Varda, que también recibirá el Oscar honorífico en la edición de 2018.

Agnès Varda llevó a San Sebastian 'Caras y lugares', su último documental, presentado en Cannes este mismo año. La cinta, en colaboración con el fotógrafo y artista gráfico urbano J R, presenta un recorrido en furgoneta que imprime fotos a gran escala de los lugareños que van conociendo. Las fotografías se pegan en las viviendas creando murales que homenajean a la gente de la Francia rural.

Jose Ignacio Unanue / CORDON

Financiada en parte con crowdfounding, Varda reconoce que el precio de su libertad es precisamente las dificultades de financiación. “Preferiría que me diesen dinero en vez de premios, siempre he tenido dificultades. A veces se piensa que por ser conocida es fácil, pero para nada. Pero el cine tiene que tener sentido y no simplemente dinero”.

Un nuevo capítulo de una trayectoria que abarca más de seis décadas, desde que iniciase su carrera, en plena explosión de la Nouvelle Vague. "Desde el principio, siempre he querido hacer un cine radical. La llegada de la Nouvelle Vague me sirvió para intentar trabajar la estructura, para crear en tiempo real con geografías reales. Y para intentar descubrir lo que el arte contemporáneo podía aportar al cine", ha explicado durante la rueda de prensa por la concesión del premio.

Vittorio Zunino Celotto / GETTY

Además de eso, Varda es pionera en la apertura a las mujeres de un universo, el de la dirección cinematográfica, hasta entonces cerrado para nosotras. "Sugerí a las mujeres que estudiasen cine. Les dije: 'Salid de las cocinas, de vuestras casas, haceos con las herramientas para hacer películas'". Ahora, ha dicho, se ha conseguido que haya muchas más mujeres detrás de las cámaras.