La actriz durante la presentación de 'Euphoria' en el Festival de Zurich. | Getty / GETTY

Nuestra heroína es Julianne Moore por defender a Alicia Vikander

Julianne Moore paró los pies a un hombre de la industria por su compañera. 

Clara Hernández | Woman.es

Ya conocíamos la vinculación de Julianne Moore con iniciativas como #TimesUp, la plataforma creada por actrices de Hollywood a raíz de que estallara el caso Weinstein, y cuyo objetivo es luchar contra los abusos sexuales que se producen en la meca del cine. Pero antes de eso, Julianne Moore ya había frenado algún comportamiento impropio en su entorno laboral. Lo ha contado en una entrevista a una cabecera femenina la actriz Alicia Vikander, con la que compartió rodaje en la película de 2014 'El séptimo hijo'. 

Alicia VIkander y Julianne Moore en el cartel de 'El séptimo hijo'. | IMDB

Además de hablar de su transformación para convertirse en la Lara Croft de la película de 'Tomb Raider' de este año,  la actriz relata una anécdota para demostrar que algunas mujeres la han influido positivamente en su vida personal para sentirse más fuerte y segura como mujer.

La protagonista de esa anécdota no es otra que Julianne Moore quien, según indica el texto sin entrar en demasiado detalle, "salió en defensa de Alicia cuando un hombre en una posición de poder contó en alto un chiste cruel que se burlaba de la actriz". 

En ningún momento sale a la luz el nombre del autor del chiste. "Yo estaba realmente avergonzada", explica Alicia, que señala que le pareció que lo más fácil sería reír la broma sin más. Pero entonces llegó Julianne. "Julianne se volvió hacia aquel hombre y dijo: "Si vuelves a hacer algo así, me voy de aquí y no vuelvo". 

La actriz de 'La chica danesa' no solo agradece a Julianne su ayuda: "Haciendo eso, diciendo que no volviera a decirlo de nuevo, me enseñó que ella también era poderosa. Y eso significó mucho para mí". 

Alicia también cuenta cómo decidió sumarse a la iniciativa #TimesUp y que al hablar con Natalie Portman o Reese Whiterspoon, a quienes no había conocido antes, sintió una gran conexión. Fue entonces cuando se dio cuenta de algo que era uno de los grandes problemas de la industria para las actrices: "De repente sentí que había hecho muchas nuevas amigas. Una cosa que sucede es que, al o estar las mujeres bien representadas en el cine, solemos luchar entre nosotras por los trabajos. La competitividad es tan dura que en lugar de conocernos unas a otras, aprendemos desde muy pronto a que tenemos que competir y medirnos por un simple papel".  

Una dura situación que la actriz cree que movimientos como #TimesUp contribuyen a eliminar gracias a que, por primera vez, las actrices están unidas.