La gimnasta alemana Elisabeth Seitz con su mono de pantalón largo. | @seitzeli / INSTAGRAM

Las gimnastas alemanas se rebelan contra la "indumentaria sexista" estrenando monos olímpicos

El equipo alemán ha asistido a la inauguración de los Juegos Olímpicos de Tokio con una indumentaria muy distinta a la habitual, y por una buena razón. 

Clara Hernández

¿Está el mundo del deporte femenino iniciando una revolución 'woman power' que cuestiona, por sexista, la indumentaria que las deportistas son obligadas a vestir para competir? Días después de que la selección noruega  de balonmano se negara a obedecer la normativa que exigía a las jugadoras llevar un bikini de menos de 10 centímetros para participar en el Campeonato de Europa mientras sus compañeros varones podían utilizar pantalones más largos, ahora han sido las gimnastas alemanas olímpicas las que han decidido plantarse y optar por una ropa muy distinta a la habitual para asistir a los Juegos Olímpicos. 

Frente a los uniformes tipo bañador, las deportistas alemanas -Elisabeth Seitz, Kim Bui, Pauline Schaefer y Sarah Voss- han posado con orgullo en la inauguración de los Juegos Olímpicos de Tokio con unos monos elásticos en colores fucsia y negro de pantalón largo, que cubren toda la pierna. 

"Dominamos bien nuestro entrenamiento para el podio" o "mañana descansaremos, entrenaremos adecuadamente pasado mañana y el domingo la competición se pondrá al final serie" son algunos de los mensajes que han compartido en sus redes sociales junto con la imagen en la que aparecen, muy sonrientes, con su nuevo vestuario, un vistoso mono de cuerpo entero que llega a los tobillos. "¿Qué os parecen nuestros trajes", añade Pauline Schaefer.

Ya en abril, la Federación Alemana de Gimnastas (DTB) informó de que tres de sus gimnastas habían elegido llevar uniformes largos en protesta contra "la sexualización en la gimnasia" y mostró su apoyo a la iniciativa, afirmando que las gimnastas debían sentirse cómodas en su ropa en todo momento, según indicó BBC.

"Esperamos que las gimnastas que se sienten incómodas con los trajes habituales se animen a seguir nuestro ejemplo", invitaron las deportistas entonces. "Todas las mujeres queremos sentirnos bien en nuestra piel. En el deporte de la gimnasia es cada vez más difícil a medida que se va creciendo. De pequeña no veía los trajes de gimnasia ajustados como un gran problema pero cuando empezó la pubertad y tuve el periodo, empecé a sentirme cada vez más incómoda", explicó Sara Voss.

Según las normas de la Federación Internacional de Gimnasia (FIG), las competidoras pueden llevar un "maillot de una sola pieza con las piernas completas, desde la cadera hasta el tobillo", siempre que sea de diseño elegante, algo, esto último, que han cumplido las alemanas con la colaboración de Erima, una de las marcas alemanas más antiguas de ropa de deporte.

Hasta ahora solo unas pocas gimnastas se habían acogido a la opción de ir de largo y era por motivos religiosos. Hoy, hay otras razones, distintas y poderosas.

Mira también: