Pokerstars Caribbean Adventure, Fátima de Melo en la mesa de póker. | Tomas Stacha

Fátima de Melo: "Si quieres probar algo, hazlo, no tengas miedo de fracasar"

Comenzó casi por casualidad a jugar al póker y ahora es una de las jugadoras del PokerStars Caribbean Adventures 2018. ¿Quieres saber más de ella?

Patricia Rivera| Woman.es

Si buscamos la definición de polifacética en el diccionario podríamos encontrar al lado una foto de Fátima de Melo. Modelo, presentadora, cantante, jugadora de hockey con la selección holandesa, y ahora en su nueva (que no última) reinvención, jugadora de póker. 

 

Voetbalpraat bij @rtlboulevard #sportisentertainment ⚽️⚽️⚽️

Una publicación compartida de FATIMA MOREIRA DE MELO ♠️🏑💍 (@fatimademelo) el

Hablamos con ella durante la celebración de la Pokerstars Caribbean Adventure 2018 en la que participa, y que acabó ganando por primera vez una mujer, María Lampropolus.

Fátima de Melo forma parte del escaso 3% de mujeres que se sientan a las mesas del torneo, que ella vive con un contagioso entusiasmo. Cuando habla de póker su discurso resulta motivador, despojándole de la frialdad que a priori se le adjudica a este juego.

 

¿Cómo llegas al mundo del póker?

Empecé a jugar al póker porque mi ex novio invitaba los viernes por la noche a un grupo de amigos a casa para jugar y estaban allí hasta las tantas así que me unía a su partidas. Y me enamoré del juego. Después Pokerstars contactó conmigo. Yo no era muy buena, pero me encantan los deportes y los juegos en los que te puedes desarrollar. Me gusta hacer cosas en las que puedo evolucionar, mejorar, aprender… Y el póker me ha dado eso, la oportunidad de empezar una nueva carrera y puedo además viajar por el mundo, conocer gente… Por ejemplo mi mejor amiga es de Barcelona, Leo Margets, (jugadora de póker española que también compite en el PCA 2018), compartimos habitación, hablamos por facetime todo el rato…

¿Qué es lo más emocionante de jugar al póker?

Soy una mujer a la que le encantan las sorpresas y el póker es un juego que te da grandes sorpresas todo el rato: en cada mano, en las personas con las que te toca sentarte en la mesa, incluso a nivel humano, porque hay muchas persona diferentes, que vienen de diferentes países, haciendo algo que no todo el mundo hace, es una practica muy diferente, y eso me gusta, toda esta gente haciendo cosas que no son normales… ¡Es muy interesante!

La jugadora de póker Fátima de Melo. | Tomas Stacha

¿Qué se necesita para ser un buen jugador de póker?

Lo más importante: disfrutar del juego. Cuando era pequeña me encantaba jugar a juegos, y hacer deporte. Yo he sido deportista profesional y ahora jugadora profesional. Tienes que ser curioso, calmado, paciente, y defensivo.

¿Cómo has vivido el PCA 2018?

He estado 8 veces en este torneo y es el que más me gusta del año. Por que han pasado las Navidades, el Año Nuevo y en pleno enero te vienes a Bahamas, y ves a la gente que hace meses que no ves, y encima disfrutas en el tiempo libre que tenemos de un lugar como este. Es el torneo más optimista y fresco del año.

Hotel Atlantis Bahamas, PCA 2018. | Tomas Stacha

¿En cuántos lugares del mundo has jugado al póker?

 He jugado en muchos lugares del mundo, me encanta por ejemplo, Barcelona. Alquilar una moto y con mi amiga Leo recorrer la ciudad.

¿Con quién te gustaría sentarte a una mesa de póker?

Me gusta sentarme con cualquier persona, pero preferiblemente con alguien que no sea mi amigo. Por ejemplo cuando me toca jugar con Leo, no me gusta. Ha sido genial jugar con Kevin Hart, es muy divertido, por ejemplo. Me gusta la gente que es amable.

¿Cómo te sientes siendo una de las pocas mujeres del torneo y del mundo del póker?

Solo el 2 o 3 % son mujeres en el mundo del póker. Pienso que en general lo que ocurre con las mujeres es que siempre tienen que pensar  en si serán capaces de hacer las cosas. Y esto las limita, desde pequeñas. Los niños no tienen miedo a fracasar, y lo intentan, pero las chicas piensas ¿y si fracaso, y si fallo? Tenemos que enseñar desde pequeñas a las mujeres que si quieren probar algo, lo hagan, y que no tengan miedo de fracasar.