La actriz Carolina Yuste. | Jesus Briones / GTRES

Carolina Yuste: “De chica ya había cosas que me ponían de los nervios, pero aún no sabía que existía el feminismo”

La actriz extremeña está extraordinaria en 'Chavalas', la nueva película de la directora Carol Rodríguez Colás que se estrena hoy y ya se llevó la Biznaga de Plata, premio del público, en el Festival de Málaga. Además de una gran intérprete, descubrimos a una mujer con las ideas muy claras y mucho que contar.

Paka Díaz | Woman.es

En 2019, una película se llevó de calle al público español. Dirigida por Arantxa Echevarría, ‘Carmen y Lola’ contaba la historia de dos mujeres gitanas y lesbianas que se enamoraban. El filme generó una cierta polémica, pero sobretodo, enamoró a la crítica y a los espectadores. Se llevó dos Goyas, uno para Echevarría por mejor dirección novel y el otro para Carolina Yuste como mejor actriz de reparto. Desde entonces, la actriz extremeña no ha dejado de trabajar. Este viernes 3 de septiembre, estrena ‘Chavalas’

Desde el comienzo, ‘Chavalas’ te engancha. En esta película, dirigida por Carol Rodríguez Colás y protagonizada por Vicky Luengo, Yuste hace cuadrilla con las actrices Elisabet Casanovas y Àngela Cervantes para interpretar a las amigas de la protagonista. La pandilla se come la pantalla con su interpretación, fresca, realista, muy auténtica. Ellas representan el barrio donde se crió y ellas son lo mejor de esta emocionante película que ya enamoró a los espectadores y se llevó la Biznaga de Plata, premio del público, en el Festival de Málaga.

Carolina Yuste, ganadora de un premio Goya. | Sergio R Moreno / GTRES

‘Chavalas’ cuenta el lío monumental que lleva en la cabeza Marta, el personaje, interpretado por Vicky Luengo, tendrá que volver a su barrio por pura supervivencia y un sitio donde dormir en una Barcelona cuyo centro ya no es asequible para jóvenes buscándose la vida. Allí, en sus raíces, se reencontrará con su familia y sus amigas, a las que quiere con todo el corazón pero de las que, también, se avergüenza un poco. “Creo que mucha gente se va a ver reflejada en esta película. En ‘Chavalas’ se refleja la realidad, formada por gente muy normal, muy de verdad. Gente que se levanta a las siete de la mañana para ir a currar”, cuenta Carolina Yuste, que reconoce que cada vez que ve el filme se emociona. “La he visto tres veces, ayer la vi la última y volví a llorar desconsoladamente”, confiesa.

La actriz no ha parado en toda la pandemia. Además de la obra de teatro ‘Prostitución’, dirigida por Andrés Lima y con la que se encontraba de gira cuando comenzó el confinamiento, ha hilvanado rodajes casi sin descanso de películas como la divertida ‘El cover’, de Secun de la Rosa, que se puede ver en Amazon Prime, o ‘La familia perfecta’, aún pendiente de estreno y en la que repite con la directora Arantxa Echevarría. Hablamos con Carolina Yuste de cine y de los temas que más le importan, como su familia, el feminismo y proteger nuestro planeta.

Nominada por su papel en la película 'Carmen y Lola', la actriz lució una falda con chaqueta a conjunto en negro de Amenstyle.  | Jesus Briones / GTRES

¿Qué pensaste cuándo leíste el guion de ‘Chavalas’?

Recuerdo que Maite, mi representante, me llamó y me dijo ‘nos han pasado un guion de una película, pero es que no te lo quiero ni mandar, porque por fechas no lo vas a poner hacer, es imposible. Pero la ‘prota’ es Vicky Luengo’. Yo le dije, bueno, mándamelo. Cuando lo leí, me acordé de mis amigas de toda la vida de Badajoz. Y me dije, yo quiero estar ahí, quiero contar esto. La he visto tres veces, ayer la vi la última y volví a llorar desconsoladamente. Porque creo que quien más, quien menos ha vivido una historia parecida. La gente que venimos de barrios de clase trabajadora, de clase humilde, siempre tenemos a alguien que se ha ido o te has ido tú misma y tienes una madre de las que te has tenido que despedir. A mí me pasó cuando me fui de casa. Al leer el guion, me sentí reflejada y creo que mucha gente se va a sentir reflejada en esta película.

¿Por eso quisiste hacerla?

Sí, y además porque creo que Carol y Marina, la directora y la guionista, que son hermanas, hablan desde un lugar muy real, que conocen muy bien y con cero prejuicios, no esta cosa que a veces vemos en películas que retratan barrios desde lugares muy concretos, desde el estereotipo. En ‘Chavalas’ se refleja la realidad, formada por gente muy normal, muy de verdad. Gente que se levanta a las siete de la mañana para ir a currar. Por eso me apetecía mucho, la verdad.

¿Qué importancia tienen las raíces?

Yo creo que toda. Al final, la persona que construimos tiene que ver con quién hemos sido, con quién es nuestra familia, con la música que hemos escuchado en el barrio, nuestras vivencias… Esa es nuestra base. Pero a veces pasa esta cosa que lo detestas porque nos han enseñado que eso no es valioso, que no es éxito, que ahí no hay victoria y entonces queremos irnos y buscar otra cosa. Y rechazamos esa parte de nosotras. Creo que hay que romper con eso porque por supuesto tienes que trabajar con tu infancia y tu adolescencia sin rechazo. La mujer que yo soy hoy tiene que ver con todo eso. Y a mí la Carol de hoy me gusta, me cae bien y algo tendrá que ver mi familia, mi barrio, mi gente de Badajoz en quien soy.

¿Crees que hay mucho postureo social por intentar integrarnos, y qué daño nos hace?

Creo que claramente la gente necesita encontrar un lugar y conquistar un espacio. Pero la sociedad y el sistema en el que vivimos nos empuja a mostrarnos de una manera excesiva en ese concepto del ser alguien, de tener éxito y, claro, caes en ello, pero es una trampa. Creo que eso lo único que genera es frustración, miedos y gente apática, que no está viviendo en coherencia.

En las redes sociales es donde más se percibe eso. ¿Qué son para ti y para que te sirven las redes sociales?

Pues yo siempre entro en conflicto con esto, la verdad. Cada mañana me despierto y pienso que las voy a borrar todas y luego nunca lo hago [risas]. Las uso como una especie de herramienta, incluso de denuncia. O también es verdad que a veces funcionan para conectar con lugares que no conocerías o con artistas a los que no podrías llegar de otro modo, o para hacer fluir la información. Por ejemplo, yo que hago mucho teatro, para hacer ‘promo’ de las obras es muy interesante porque quizá no llegan a los grandes medios, hablar de ellas en redes funciona muy bien. A la vez te digo que creo que son muy peligrosas, generan una imagen y unos cuerpos que no se corresponden con la realidad y que pueden frustrar a las chavalas adolescentes, que acaben perpetuando unos comportamientos que tendríamos que haber superado ya. Esa es la dicotomía y donde tendríamos que poner el ojo. Creo que ha existido siempre, que creció con el Photoshop en las revistas, pero ahora es el momento de auge, se ha metido en nuestro día a día y es lo primero que ves al levantarte y o último al acostarte. Eso provoca una comparación que puede llegar a hacerte mucho daño.

Yo por ejemplo ayer descubrí Top Manta, la marca solidaria de los manteros de Barcelona y las primeras zapatillas que han lanzado y que son chulísimas. Lo vi en tus redes sociales…

[Risas] !Qué guay! Son una pasada. Me alegra muchísimo que te gustaran. Es cierto, hay muchos movimientos a los que puedes ayudar, el formato en sí no debería de ser violento, sino todo lo contrario. Si consiguiéramos que virara hacia las redes de solidaridad, de compartir y de crear, las redes sociales podrían ser maravillosas. Pero el cómo siempre tiene mucha importancia.

También vi en tus redes que te importan mucho causas como el veganismo o el bienestar animal…

Creo que todo es una cuestión holística, es un todo. En mi caso, la palabra que quiero que rija mi vida es cuidar. Eso pasa por cuidarme a mí, lo primero, a mi entorno y cuidar del planeta en el que vivo y de todos sus habitantes. Por tanto, soy antiespecista, no considero que haya que poner a una especie por encima de otra. Y sobre el veganismo, es que para mí aparte de la cuestión animalista que existe en mí desde hace muchos años, creo que no es sostenible seguir así. Las cifras que tenemos de lo que está pasando con la crisis climática dejan muy claro que ahora mismo el consumo excesivo que tenemos de carne, por ejemplo, no es sostenible. Pero quiero dejar claro que siempre que hablo de esto me refiero a la industrial, con la cárnica y la pesquera, no hablo de los pequeños pescadores o de la extensiva, ecológica. Para mí es importante, tengo una hermana de 13 años y me gustaría que cuando llegue a los 40 pueda vivir tranquila y disfrutar de este mundo, no morirse de calor y estas cosas. Creo que es importante que se genere un diálogo para encontrar un equilibrio porque por supuesto hay mucha gente que se gana la vida de esto. No se puede cambiar de la noche a la mañana, pero deberíamos empezar ya un proceso de transformación como lo está habiendo en otras industrias como la energética. En ningún caso podemos dejar atrás a los trabajadores, que suelen ser siempre los más vulnerables.

Cuando ganaste el Goya a mejor actriz de reparto por ‘Carmen y Lola’ en 2019, descubrimos a una mujer muy feminista y con las ideas muy claras, gracias al discurso que diste. ¿De dónde nace ese feminismo tuyo?

A mí de chica ya había cosas que me ponían de los nervios, pero aún no sabía que existía una palabra que se llamaba feminismo. Ahora mi hermana y las chavalas más jóvenes es una palabra que usan en su día a día, yo esto no lo tenía. Pero ya había cosas que me parecían injustas, que me encendían. Luego lo que hice es ponerme a leer, a escuchar a otras mujeres que habían estado antes que yo y, sobretodo, a escuchar a las mujeres de las que me rodeo. Nada más que tienes que hablar con cualquier colega para entender cómo funciona la movida. Creo que viene de ahí y de una cuestión muy personal mía.

¿Cuáles te parecen los mayores retos derechos de las mujeres en la actualidad?

¿En dónde? Porque, claro, el mundo es muy grande y muy diverso. Aquí tenemos, desde nuestro privilegio, podemos tener un discurso que a veces puede dejar de lado a otras realidades de otras mujeres. Creo que necesitamos constantemente revisarnos con pensamiento crítico para no caer en los mismos errores que igual han caído otros movimientos. Pero creo que no pasa. Algo muy chulo del movimiento feminista es que constantemente está revisándose y se adapta. El reto real será poder dejar de hablar de esto. Que ya no sea novedoso una película dirigida por una mujer y protagonizada por otras cuatro mujeres.

¿Quienes serían tus referentes feministas?

Ahora mismo, creo que una de las mujeres que más me fascinan es Amelia Tiganus. Ella es lo más, en general. Hay que leerla y escucharla porque es una mujer con una experiencia a la que es importante que les prestemos oídos. También has leído a mujeres muy grandes como Simone de Beauvoir, pero también te digo que se aprende mucho de las mujeres que tienes en tu entorno, de cosas que no te has planteado. A veces no necesitas grandes nombres para que te hagan pensar.

Este verano has estrenado tres películas y tienes dos más pendientes de estreno este año. ¿Has parado un minuto desde que ganaste el Goya?

[Risas] Parece que no. 2020 ha sido fuerte, es verdad. Pero ahora sí que intento todo el rato encontrar un lugar donde yo esté tranqui, y poder salir de la vorágine del curro. Que es muy guay, pero parece que lo invade todo. Y no, la vida está en otro lugar y hay que saber parar y disfrutar de tu familia, que al final es lo que más he echado de menos con tanta pandemia y tanto trabajo por en medio. Pero por otra parte estoy contentísima y me siento super privilegiada por haber podido trabajar tanto, en proyectos tan chulos y con gente tan maravillosa.

Entre las películas que has rodado, repites con Arantxa Echevarría en ‘La familia perfecta’. ¿Cómo ha sido el reencuentro?

Volver a repetir con ella es como volver a tu familia. Supone estar muy tranqui. Además es un proyecto muy diferente, es una comedia super disparatada, pero también tiene el sello de Arantxa, habla del personaje de Belén Rueda, de esta mujer que todo lo que construye tiene que ir derribándolo. Ver a Arantxa meterse en el barro con otro tipo de código ha sido chulísimo.

¿Qué supuso para ti participar en ‘Carmen y Lola?

Cuando me enteré de que se iba a rodar esa película, quise estar en ella. Para mí fue increíble, poder empezar a trabajar en esta profesión que amo con una película como ‘Carmen y Lola’, que contaba la historia que contaba, que ponía un espejo en muchos lugares que no estábamos tan acostumbrados a ver y que, además, a mí me tocaba mucho porque son realidades que conozco. Me dije, esto es la bomba.

Tras verte actuar en ‘Chavalas’, donde estás extraordinaria, solo puedo decirte una cosa: te veo en poco tiempo con otro Goya.

[Risas] Ay, ¡muchas gracias! Ojalá le vaya muy bien a la película y se vea mucho, porque se lo merece. Creo que la gente se va a sentir muy identificada con esta historia de barrio que nos podía haber pasado a cualquiera.