Istock

10 gestos fáciles con los que cuidar del medioambiente

El 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente. Si te animas a incluir estas sencillas rutinas, harás tu vida más ecológica y ayudarás a proteger a nuestro planeta.

 

Paka Díaz | Woman.es

El 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente. Este año, el tema central es la Restauración de los Ecosistemas y el país anfitrión mundial va a ser Pakistán. La idea es concienciar sobre la importancia de ‘Prevenir, Detener y Revertir la degradación de los ecosistemas’. Naciones Unidas lanza esta campaña y anima a la población a participar. Además, les hace una pregunta: ¿Tú qué vas a restaurar? La idea es participar y contar tu iniciativa en redes sociales con el ‘hashtag’ #GeneraciónRestauración para generar un movimiento en todo el planeta.

Hay muchas cosas que se pueden hacer. Por ejemplo, apuntarte a grupos de voluntarios para limpiar los cursos de los ríos o las playas en un proyecto como ‘Ocean Initiatives', o plantar especies autóctonas de árboles en alguna asociación como la malagueña Almijara, que promueve la concienciar sobre la biodiversidad con acciones directas de protección medioambiental de las que luego realiza un seguimiento.

Además de contribuir plantar árboles y limpiar ríos y costas, hay muchas maneras para contribuir a la restauración de los ecosistemas como reverdecer las ciudades con huertos urbanos, reintroducir especies silvestres y a ser posible autóctonas en tu jardín o cambiar la dieta. Naciones Unidas recuerda que esta es la generación que “puede hacer las paces con la naturaleza”.

Istock

No es en vano. La conciencia social ha germinado entre los más jóvenes. El estudio: 'España, Millennials, compras y dinero' desarrollado por Clearpay, revela que cuatro de cada 10 jóvenes españoles apuestan ya por la moda sostenible, un tema que reconocen que les inquieta y al que le dan prioridad en sus vidas. Tanto que un 42% de los encuestados asegura que estaría dispuesto a gastar algo más de dinero por una prenda que puedan usar más tiempo.

La generación Millennial, que representa al 27% de la población mundial y suponen el 35% de la fuerza laboral, destaca por ser comprometida y estar muy preocupada por las causas sociales y medioambientales. Por eso, el estudio destaca que prefieren las firmas que empleen materiales sin procesos químicos, con un modelo de producción basado en técnicas tradicionales y artesanales y apuestan por el comercio de proximidad

El ejemplo de los jóvenes cala en el resto de la sociedad de las empresas empiezan a atender esta preocupación por el medioambiente. Así, grandes marcas de lujo como La Prairie, que lanza su primera colección con envases sostenibles, o las de perfumería con fragancias que ayuden a cuidar del planeta, están desarrollando propuestas para mejorar en sostebibilidad. En WOMAN contribuimos con diez gestos fáciles y sencillos para hacer más ecológica tu rutina diaria.

1. No desperdicies comida. España ocupa el séptimo puesto de la Unión Europea de los países que más alimentos tira a la basura. En concreto se desperdician en nuestro país 7,7 toneladas de comida al año, el 42% de ellas en los hogares. Para evitarlo, puedes echar un vistazo a las recetas que hay en la web 'Menos desperdicio’, una iniciativa del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación de España para limitar la pérdida de alimentos y su impacto en el medio ambiente. O te puedes apuntar a la aplicación Too Good To Go, que se ha convertido ya en todo un movimiento para evitar que se tire la comida con el que colaboran restaurantes, supermercados, panaderías y hoteles. Sus packs están buenísimos, a buen precio y, sobre todo, evitan que los alimentos vayan a la basura.

2. Declara la guerra al plástico. Es uno de los productos más contaminantes. Cada año se producen unos 300 millones de toneladas de plástico, de las que solo se recicla un 10%. La isla de basura del Pacífico, tiene una superficie equivalente a tres veces el tamaño de España. ¿Te imaginas? Pues ese plástico que hay en nuestros océanos es el responsable de que mueran cada año más un millón de aves marinas y unos cien mil mamíferos marinos. Por eso, en lo posible, intenta evitar usar plástico de usar y tirar. Y, por supuesto, recicla todos los envases. Puedes elegir envases reciclables en lo posible en tu rutina diaria o llevar tus propios táper a la compra y pedir que te los llenen, en lugar de usar bandejas o films. Encontrarás muchos consejos útiles en ‘El pequeño libro del cuidado del planeta’, de Harriet Dyer (Zenith) o en 'Vivir sin plástico', de Patricia Reina y Fernando Gómez (Zenith), cuyos autores, además, tienen blog super interesante y lleno de buenas ideas que te ayudará a evitar esta vida plastificada que llevamos.

3. Apuesta por la moda ética. Puedes alquilar tu ropa, una tendencia al alza. Hasta Carrie Symonds en su boda con el primer ministro británico Boris Johnson ha elegido un vestido de novia alquilado por 45 libras. En España hay empresas muy interesantes y con propuestas ideales como Ecodicta, Lookiero o Pislow, que se acaba de convertir en la primera plataforma en incluir a una firma de lujo, ESCADA, entre sus opciones de 'fashion renting'. Y, si compras, que sea sostenible. Grandes firmas como Zara ya ofrecen prendas con tejidos reciclados o orgánicos y contamos con firmas locales de moda sostenible tan interesantes como Timbu. Si quieres ponerte al día en el tema, echa un vistazo al libro ‘Armario Sostenible’, de Laura Opazo, una experta que te ayuda a introducirte en la moda eco, además de dar muchas recomendaciones para compaginar tu personalidad ‘fashion’ con el cuidado del planeta. Desde aprender a leer las etiquetas de las prendas y alargar su ciclo vital, a evitar la tentación cuando vas de compras.

La experta en moda ética Laura Opazo, autora de 'Armario sostenible: aprende a comprar de manera consciente e inteligente'. | MIGUELSERNA

4. Un día sin carne. La iniciativa del Día Mundial sin carne nació en 1985 y se celebra cada 20 de marzo. Pero quienes defienden el medioambiente animan a hacerlo cada semana para reducir el impacto de la ganadería industrial en los ecosistemas. Si te animas a probar una semana, puedes apuntar al reto de ProVeg España que propone comer vegetariano del 14 al 20 de junio, con recetas y todo tipo de ayuda para descubrir lo rica, además de ética, que puede resultar la comida a base de vegetales. Esta iniciativa cuenta con el apoyo de la Fundación Ochotumbao, fundada por Dani Rovira y Clara Lago, la Unión Vegetariana Española, la marca de carnes vegetales The Vegetarian Butcher e incluso se ha sumado la cadena española de pizzerías Telepizza. No es en vano. El informe que han publicado, Más allá de la Carne, calcula que una semana sin consumir productos de origen animal supone el equivalente a las emisiones que se generan al conducir más de 200 km y un ahorro de agua similar a ducharnos 70 veces.

5. Electrodomésticos más sostenibles. Con los vaivenes de la factura de la luz, nos interesa más que nunca ahorrar al usar los electrodomésticos  Pero, además, podemos mejorar su eficiencia energética y tratar de que contaminen el mínimo posible. Por ejemplo, con bajar la temperatura del lavado a 30º ya ahorraríamos al planeta unas emisiones contaminantes equivalentes a las de 700.000 vehículos un año entero, según la campaña Yo prefiero 30. Además, lavar con agua fría hace que se liberen menos microfibras y tintes al agua, concluye un estudio de la Universidad de Leeds. Evitar la secadora en lo posible también ayuda, aparte recuerda: la ropa se higieniza con el sol y en la blanca tiene un efecto antimanchas. Para evitar la plancha, cuelga la ropa húmeda en perchas. Usa en lo posible las opciones eco de tus electrodomésticos y, si han acabado su vida útil, no olvides llevarlos a un punto limpio y comprar el nuevo fijándote en su eficiencia energética.

6. Apuesta por la cosmética eco. Las opciones cada vez son más numerosas. Champús sólidos, frascos rellenables y productos ecológicos. Muchas de las grandes marcas ya tienen sus líneas de productos orgánicos, o las hay especializadas en cosmética natural, como la sueca María Nila, con productos ecológicos específicos para cada tipo de cabello, la española Cocunat, que cuenta con productos alucinantes para tener los rizos más bonitos del mundo o la firma Charlotte Tilbury, que cuenta con el plus sostenible de varias propuestas de maquillaje rellenable, como sus barras de labios Hot Lips.

7. Compra local. Este podría ser el primer mandamiento para adquirir hábitos sostenibles de consumo responsable. Además de apoyar el empleo de tu comunidad, evitas la contaminación de las largas cadenas de transportes. Hay iniciativas interesantes como MO de Movimiento, una red de pequeños productores de proximidad que proponen un modelo de economía circular rentable, consciente y sostenible y que ofrecen sus productos online y en el antiguo Teatro Espronceda de Madrid. En su primer aniversario, celebran que han logrado un ahorro energético del 70% frente a otros sistemas y el reaprovechamiento de 95.000 litros de agua.

8. Zero Waste. Este movimiento que propone reducir el impacto del consumo en el medioambiente se ha convertido en una filosofía en auge. Zero waste, o sea, residuos zero, propugna por dejar de generar basura en lo posible. Para ellos, a las famosas 3R de Reducir, Reutilizar y Reciclar, se le agregan la de Rechazar, para evitar consumir en lo posible, y la de Recuperar, un paso más allá del reciclaje, se trata de aprovechar al máximo esos objetos que antes hubieras pensado que debían ser desechados. Ya no valen las excusas de tener poco tiempo y andar a cien. El planeta nos necesita y el la guía ilustrada ‘Zero waste para chicas con prisas’, de Georgina Gerónimo y Claudia Barea, te lo pone fácil con propuestas muy sencillas para adoptar un estilo de vida más sostenible.

9. Desconecta. Según un informe de Greenpeace USA, los usuarios somos responsables del 80% del tráfico de Internet y del 50% del consumo de energía total del sector tecnológico. Por eso, la desconexión digital, guardar el móvil, apagar el ordenador, no solo te ayudará a evitar el estrés y cuidar de tu salud, sino que contribuye a cuidar del planeta. Además, ya se habla de ello como un derecho de las personas trabajadoras, tanto que el Parlamento Europeo ya ha aprobado una resolución sobre el derecho a desconectarse del trabajo.

'La guía del viaje sostenible', de Lonely Planet. | D.R.

10. Viaja en plan sostenible. Y si puede ser, local, que este verano España sea tu destino favorito. En ‘La guía del viaje sostenible’, de Lonely Planet, dan un montón de recomendaciones para viajar de forma más responsable. En este libro recuerdan que el turismo global genera el 8% de las emisiones totales de carbono, así que todos lo que hagas por disminuirlas merecerá la pena. La experta en viajes sostenibles Sarah Reid recomienda en esta guía usar tren en lo posible, si viajas en avión escoger un vuelo directo y un asiento en clase turista y llevar un equipaje ligero, todo requiere menos energía y por tanto menos emisiones. También es interesante buscar hospedaje con certificación eco, como los de Rainforest Alliance, Travel Life o Biosphere y espíritu verde. En ese sentido, no hay que perder de vista la cadena española hotelera Grupo Iberostar, que en su apuesta por la sostenibilidad mantiene la Agenda 2030, para que todos los hoteles Iberostar estén libres de residuos para 2025 y sean neutrales en emisiones de carbono para 2030, además de promover la pesca sostenible desde sus cocinas y mejorar la salud de los ecosistemas donde se encuentran. Algo que ya se puede percibir, por ejemplo, en sus hoteles de la República Dominicana, donde están invirtiendo en la salud costera del país y han ayudado a crear el primer vivero de corales. No en vano, en 2019 Iberostar se convirtió en la primera cadena hotelera en España, y la cuarta en Europa, en obtener el certificado de cadena de custodia del pescado sostenible, además de eliminar los plásticos de un solo uso de todas las habitaciones a escala global.

El hotel Iberostar Grand Bávaro, en Punta Cana (República Dominicana).     | richard kohler