La isla de Djerba es un pequeño edén, también conocida por sus más de 300 mezquitas. | D.R.

Verano en Túnez

Hay mil razones para visitar el país más abierto del norte de África. También por solidaridad, ahora que remonta el vuelo tras una época difícil y recupera su privilegiado status como destino turístico. Playa, historia, aventura y shopping nos esperan. 

Myriam Serrano | Woman.es

El turismo, además de una fuente de ingresos muy importante, es un vehículo para la paz en este país castigado por atentados terroristas desde que estalló la “primavera árabe”, en 2010, a favor de la democracia y los derechos sociales. Tolerante y ejemplo de convivencia, Túnez asiste a una palpable recuperación gracias a las nuevas normas de seguridad (que los ministerios de Turismo e Interior implantaron en 2016), a la evidencia de que no hay lugar seguro en el mundo y que eso no puede coartar la libertad, y a su privilegiada ubicación, con diversidad de paisajes y planes que lo convierten en uno de los paraísos cercanos en el Mediterráneo.

Desde el aeropuerto internacional Túnez-Cartago de la capital, Tunisair ofrece también vuelos interiores a Tozeur, donde podrás descubrir todos los misterios y encantos del desierto, y a Djerba, la isla de paisajes idílicos, rodeada de palmerales, jazmines y aguas cristalinas, perfecta para desconectar. Más información: turismodetunez.com | D.R.

Desde verdes palmerales hasta la aridez del desierto del Sáhara, playas de aguas cálidas y cristalinas y paseos por pueblos con encanto o mercados llenos de contrastes, el país no deja indiferente. "Poco a poco, se ha ido disipando el miedo", explica Nehla Derouiche, directora de márketing de Tunisair, a Woman. "Notamos cada vez menos reticencias y más interés por parte de los turoperadores y grandes agencias por volver a Túnez. Hay países, como Bélgica, que han levantado sus restricciones para viajar hasta aquí. Hemos hecho un gran esfuerzo para levantar el destino y vamos a seguir luchando. La voluntad de los tunecinos es férrea. "La capacidad de comunicación es otro rasgo del carácter de los tunecinos, a los que gusta hablar tomando el delicioso té a la menta con piñones en sus cafés y terrazas. Un buen consejo es sentarse con ellos, aprender de sus costumbres y atender a sus recomendaciones para empezar a disfrutar de unos días de relax asegurado.

La medina de Túnez, declarada Patrimonio de la Humanidad en 1979, con el minarete de la Mezquita Zitouna al fondo. | D.R.
Próxima a la capital y al aeropuerto internacional, Cartago es hoy una ciudad residencial de clima privilegiado. Fue fundada por los fenicios y durante la época romana compitió con Roma y Alejandría. | D.R.

DE NORTE A SUR

El símbolo de descanso es Hammamet, a pocos kilómetros de Túnez capital, un destino ideal para vivir días de playa y palmeras en hoteles de ensueño con muy buena relación calidad-precio y centros de talasoterapia y spas, uno de los muchos puntos fuertes de este destino vacacional. Al caer la tarde, una visita a la medina de Túnez se convierte en una experiencia inolvidable. Considerada como la más bonita de los países del Magreb y reconocida como Patrimonio de la Humanidad, sus laberínticas callejuelas ofrecen un sinfín de productos de artesanía y en su centro se encuentra la mezquita Jamaa ez Zitouna, la más grande del país. Regatear los precios, con respeto y reconocimiento, es un modus operandi que nos acerca a las costumbres y cultura de los tunecinos. A solo quince kilómetros de la capital, es visita obligada Sidi Bou Said, la pintoresca población que se erige en una atalaya con sus casas encaladas en blanco y sus puertas y ventanas en un azul añil que compite con el mar. Hechizó a escritores y artistas de todo el mundo y es un centro espiritual en el que detenerse a descansar en uno de sus cafés, mientras se planifican visitas a Cartago o Susa, excursiones a las islas del litorial o la ruta hacia el sur.

Sidi Bou Said tiene el aire de los pueblos blancos mediterráneos, con brillantes casas encaladas, empinadas calles y vistas al mar. | D.R.
Un kilim es para siempre. Comprar una alfombra es una experiencia típica y recomendable.  | D.R.

ESCENARIOS DE CINE

Si se busca aventura, uno de los mejores puntos de partida es Tozeur, considerada la capital del desierto. Puedes embarcarte en una caravana de coches todoterreno (sus dunas son muy apreciadas por los aficionados al 4x4) o sentirte un nómada sobre dromedarios, camellos o caballos. La ciudad también merece una visita por su medina, sus mezquitas y su gran palmeral, así como sus alrededores, con oasis en los que perderse y campamentos donde dormir en jaimas bajo un cielo estrellado. Otros lugares de paisajes sobrecogedores que visitar han sido escenario de películas como “Star Wars”, “Indiana Jones” o “El paciente inglés”. Situada en la costa meridional tunecina, la isla de Djerba es una propuesta perfecta para practicar deportes al aire libre, un edén tranquilo y elegante frecuentado por famosos. Dicen de ella que sirvió de inspiración a Homero en un fragmento de su “Odisea”: "Era tan bello el lugar que Ulises y sus hombres casi se olvidan de regresar a Ítaca." 

Las famosas casas-cuevas trogloditas, en Matmata, donde se rodó una escena de “La Guerra de Las Galaxias”.  | D.R.
Chebika, un oasis de montaña a la sombra de las palmeras. | ISTOCK

CÓMO LLEGAR

Tunisair, la compañía aérea bandera de Túnez, ofrece 10 rutas semanales desde España (4 vuelos directos con salida desde Madrid y 6 desde Barcelona) a partir de 180€ aprox. En fase de modernización, expansión de su flota y apertura de nuevas rutas y destinos de largo recorrido (como a Montreal), la compañía recupera su tráfico aéreo y espera alcanzar este año un aumento de casi el 21 %. Tunisair cuenta con oficinas en Madrid (tel. 915 419 498) y Barcelona (tel. 934 882 459).

El Oasis de Mides fue escenario de la película “El paciente inglés”. | D.R.
Especias, perfumes, mosaicos, cerámica, pieles, joyas... la oferta de souvenirs artesanos es casi inagotable. | D.R.

NUEVO SITIO WEB EN CASTELLANO

Puedes simplificar y personalizar aún más tu búsqueda a través de la nueva versión en castellano de su web corporativa, con un cuidado diseño y una estructura dinámica que resulta muy fácil de usar. Estrenada en octubre de 2016, permite gestionar tus reservas y compras de billetes de avión con diferentes tarifas, elegir directamente los asientos o acceder a distintos servicios, como su programa Fidelys, para los viajeros frecuentes. tunisair.com

La puerta del tradicional y elegante restaurante Dar El Jeld, en el corazón de la medina. | D.R.
El Museo Nacional del Bardo, en la capital, alberga excepcionales mosaicos romanos.  | D.R.