Centro de la ciudad de San José, Costa Rica. | repistu / ISTOCK

Siete razones 'tuanis' para descubrir San José, la capital de Costa Rica

No es solo una ciudad de paso, tienes que vivirla si quieres entender su lema: ¡pura vida!

Patricia Rivera| Woman.es

Cuando aterrizas en Costa Rica tu mente cambia automáticamente de chip y se pone en 'modo aventura', ¿verdad? Pero no corras tanto. Sabemos que estarás deseando zambullirte en la naturaleza de este increíble país, pero antes tienes una parada ineludible: la ciudad de San José.

¿Por qué no te puedes ir de Costa Rica sin descubrirla? Para conocer a los ticos tienes que visitarla. No puede ser solo un lugar de paso en tu itinerario. Situada en el valle central, donde se concentra el 50% de la población costarricense, San José es la capital del país y de la provincia homónima. Es divertida, acogedora e interesante. Muy 'tuanis' (adaptación del 'too nice' anglosajón que oirás más de una vez y que acabarás repitiendo tanto o más que el mítico '¡pura vida!'). Es una ciudad en la que se mezclan historia y tradición con innovación y emprendimiento. Que está en plena expansión, viviendo un crecimiento vertical sin precedentes y donde encontrarás rincones que arrancarán cientos de likes en tu Instagram, como el barrio de Escalante o el Teatro Nacional. Y además, tiene un sabor único a café, cacao, cerveza y gallo pinto.

Chepe (como coloquialmente llaman los ticos a la ciudad) se ha convertido en una parada obligada para todo el que viaja a Costa Rica y estas son -algunas- de las razones:

- Descubrir el Paseo gastronómico de la Luz: el barrio de Escalante (el Soho tico) anteriormente residencial se ha transformado en el epicentro de la vida 'foodie' de la ciudad de San José. La 'culpa' la tiene la creación del paseo gastronómico de La Luz. La calle 33 es su eje central pero se extiende por sus alrededores, donde han surgido multitud de restaurantes, cervecerías, heladerías y hostels. 

Lugares tan peculiares y apetecibles como Sikwa, el restaurante de los chefs Pablo Bonilla y Diego Hernández que, cansados de cocinar platos de otros países se han propuesto dar a conocer la comida ancestral costarricense. ¿Cómo? Reinventando y actualizando recetas autóctonas de pueblos indígenas como los Bribri. ¡Toda una aventura culinaria!

 

-Otra de las paradas tienes que dedicársela a la cerveza. Aunque el café (que merece un capítulo a parte) y el cacao son las bebidas 'oficiales' de Costa Rica -bueno, con permiso de los zumos de frutas que los ticos acostumbran a tomar en cada comida- la cerveza no se queda atrás. Imperial es la marca comercial más solicitada en el país pero hay más de 260 cervezas artesanales costarricenses.

Uno de los locales de la Calle 33 del Barrio Escalante, en Sn José. | D.R.

Y en el barrio de Escalante encontrarás muchos lugares dedicados a ellas. Incluso puedes hacer un tour de la cerveza artesana con los guías locales de 'Carpe Chepe', una experiencia muy recomendable para disfrutar de la noche de San José.

Personaliza tu vaso y atrévete con una Toro Sentado o una Parga Roja.

Local de cervezas artesanas en el Paseo Gastronómico de la Luz. | D.R.

-Feria Verde de Aranjuez: si visitas la ciudad un sábado esta es una de la paradas obligadas, sobre todo para amantes de los mercadillos al aire libre y la 'streetfood'. La Feria Verde de Aranjuez surge de la iniciativa de una ONG que buscaba promover un nuevo modo de vida sostenible y crearon este espacio semanal donde se dan cita desde el año 2010 decenas de personas.

Puesto de la Feria Verde de Aranjuez. | D.R.

En este punto de encuentro podrás disfrutar desde puestos de comida autóctona, cosmética 'eco', a ropa y accesorios artesanales. 

Punto de encuentro semanal: el mercado de la Feria Verde de Aranjuez. | D.R.

-Teatro Nacional: en toda buena visita hace falta una dosis de historia y cultura. Por eso esta parada tiene que estar si o si en tu itinerario. El Teatro Nacional de Costa Rica es el epicentro cultural del país. Terminada su construcción el 20 de octubre de 1897 a cargo de José Antonio Varela Salazar, es una de las joyas arquitectónicas del país. Con capacidad para 1040 espectadores y una cartelera muy completa (que puedes consultar aquí si no quieres limitarte a hacer la visita turística sino que quieres verlo en acción) este teatro 'esconde' una particularidad muy interesante: se transforma en un salón de baile mediante un sistema hidráulico que eleva la platea hasta nivel del escenario.

Entrada del Teatro Nacional de Costa Rica. | D.R.

-Mercado central: otro lugar de interés, muy cercano al Teatro Nacional, y que será la joya para los turistas que gustan de conocer los lugares más variopintos de las ciudades, y de sentir, palpar, oír, oler y saborear la cotidianidad, es el mercado central de San José. Un hervidero de comida, artesanía, flora y fauna.

Uno de los rincones del Mercado central de San José. | D.R.

Prepárate para perderte -literalmente, porque es laberíntico- por sus pasillos.

Puesto de calzado artesanal del Mercado Central de San José. | D.R.

Recuerda: no te puedes ir de él sin probar los helados centenarios de la Sorbetera de Lolo Mora, un peculiar manjar.

-Disfruta de alojamientos con un toque especial: la oferta hotelera de San José es muy apetecible y dierente. Puedes encontrar desde hoteles de lujo con una gran historia y tradición como el Hotel Grano de Oro, considerado uno de los mejores de Centroamérica y el Caribe en 2017. 

Su desayuno en la terraza del restaurante o un baño en los jacuzzis de su azotea son algunas de las experiencias VIP que merece la pena disfrutar durante la estancia.

Desayuno Gallo Pinto del Hotel Grano de Oro de San José, Costa Rica. | D.R.

A hostels, como el Selina, que han proliferado por toda la ciudad. En barrios como Escalante, muchas casas residenciales se han transformado en hostels y son un nuevo punto de encuentro para los turistas y la comunidad más joven.

 

- Arte para recordar: si estás cansado de volver de viaje con el clásico souvenir a cuestas y te gusta el diseño tanto como descubrir el trabajo de gente local tienes que programar una parada en Holalola: la tienda de la diseñadora Priscilla Aguirre, sita al este de la ciudad de San José, en el Barrio Dent. Aunque encontrarás su trabajo por todo el país -aeropuertos, tiendas de hoteles, etc...- merece la pena visitar esta inspiradora 'boutique' para entender un poco más el momento por el que atraviesa San José: "cuando empecé Holalola San José empezaba a transformarse de nuevo en una ciudad amigable y con el trabajo de gráfica quería también poder aportar mi granito de arena a que nos apropiáramos de nuestros espacios" cuenta la diseñadora. 

La tienda de Holalola de San José. | D.R.

"Tratamos de que en cada producto se lleven la magia de viajar y recorrer nuestro país" añade. "Creo que no sólo se lleva un recuerdo, sino que se lleva una historia que contar".

Y después de vivir todas estas experiencias en San José te aseguramos que tendrás muchas. 

¡Pura vida mae!

 

Relacionados