La posidonia es el tesoro del Mediterráneo. | Josep Bernat Sànchez Moner

¿Quieres que el Mediterráneo siga igual de azul?

El tesoro verde del Mediterráneo se encuentra amenazado. Los fondeos del turismo náutico masivo y la falta de medios para protegerla hacen que esté en grave peligro de desaparecer. 

Paka Díaz | Woman.es

Cuando los viajeros llegan a Ibiza o a Formentera, una de las cosas que más les enamora es la limpieza de un mar transparente de un profundo azul y la blancura de sus playas. La razón de ambas cosas se debe a la posidonia, una singular planta (¡no es un alga aunque todos pensemos que lo es la primera vez que la vemos!) que decidió quedarse en el mar Mediterráneo para convertirse en grandes praderas de un bosque sumergido donde se crea una biomasa que fija el CO2 pero que es súper frágil. Esta planta acuática, única del Mediterráneo y que debe su nombre al dios del mar, Poseidón, tiene numerosos beneficios para el medioambiente. Las praderas submarinas que forma protegen la costa de las erosiones Además, cuando sale a la playa por las mareas da el color blanco a la arena al descomponerse y, por otra parte, protege a la playa que no se queda sin arena cuando hay marejadas. Además, sirve como “hogar” para más de mil especies animales y vegetales que viven en su interior y se nutren de ella. Tantas son sus bondades que en 1999 fue declarada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad por su valor. 

Joan Costa

Sin embargo, la posidonia es muy frágil. La mayoría de reproducción de esta planta, la especie más antigua del planeta con más de cien mil años de existencia, es por esquejes. Cualquier daño físico directo les afecta. El turismo masivo náutico es una de las grandes amenazas de la posidonia. El 70% de los barcos que se alquilan es nuestro país es en las islas Baleares. El 30% de los mismos son ilegales, lo que suponen menos control aún. “Esa turistificación masiva y la falta de control conllevan una ausencia de cariño por el mar. Pero deberíamos recordar todos que el mayor tesoro del mar en las Baleares es la posidonia”, recalca Pilar Marcos, bióloga ambiental y coordinadora del Área de Biodiversidad de Greenpeace España. Un ancla puede ser desde una de respeto de una zodíac a llegar a tener el tamaño de un coche si se trata de un barco grande o un yate. Además, el fondeo es dinámico se mueve y arrastra a las plantas. Hace años la mayoría de las calas de Ibiza tenían posidonia en gran cantidad, hoy cada vez hay menos cantidad. Solo en Formentera ha habido una regresión de entre el 30% y el 40%. En el Mediterráneo hay más de 50.000 kilómetros cuadrados de posidonia pero se encuentran en grave peligro de desaparecer.

via GIPHY

El mayor daño para lo posidonia es fondear anclas sobre ellas, pero no es el único. La construcción en el litoral marítimo y la contaminación son otros de los peligros que acechan a esta joya medioambiental. Además, el cambio climático provoca cada año la desaparición de un 6% de la superficie mundial de la posidonia. Por eso Greenpeace ha puesto en marcha varias campañas en paralelo dirigidas a cuidar de este tesoro natural y ha montado una web donde recabar información y convertirte en guerrero de la posidonia. En ella se puede participar consultando un mapa interactivo donde aparecen los barcos fondeados con un simple equipo de snorkel se puede mirar si las anclas están dañando la planta marina para denunciarlo a través de la web. 

Will Rose

Dado que dos de cada tres días no hay agentes de Medio Ambiente patrullando el litoral para vigilar y denunciar fondeos ilegales, patrullas que hacen educación ambiental pero también abren expedientes y pueden poner multas, pero el problema es que no hay suficiente infraestructura, ni medios. Hay voluntarios que regalan su tiempo para salir en kayak, los ves trabajar sin descanso pero solo pueden tomar notas y denunciar. En las Baleares, el grupo "los guardianes de la posidonia", formado por voluntarios de las asociaciones Greenpeace, Oceana, Terraferida y GEN-GOB, Cruz Roja, el Centro de recuperación de especies marinas (CREM) y dueños de empresas de turismo sostenible, trabajan sin descanso pero necesitan ayuda oficial. Las denuncias se acumulan sin que pase nada. Incluso hay yates que llegan a puerto con el ancla recogida y un matojo de posidonia en ella. “¿Os imagináis llegar tras recorrer Doñana con un lince muerto en el capó del coche?”, se pregunta en voz alta Pilar Marcos. Sus palabras cobran una mayor relevancia ante la falta de operatividad real del Govern balear en la protección de la posidonia. 

Joan Costa

Además de desbordados, los voluntarios y las organizaciones ecologistas se encuentran frustrados. Apenas un mes después de que el Govern balear aprobara su decreto pionero de posidonia (según el cual un decreto se van a proteger 650 km de posidonia de Baleares con multas que van de los 100 a los dos millones de euros), los ecologistas del GEN-GOB han advertido que su primera denuncia importante en la isla se ha encontrado con la pasividad de la administración. Hace unos días, los técnicos de la agrupación ecologista denunciaron a un mega yate, Ulysses, de 116 metros de eslora, que se encontraba fondeado sobre la pradera de posidonia oceánica de la playa de ses Figueretes, en Ibiza. Al día siguiente la embarcación continuaba en el mismo lugar sin que la administración hubiera movido ficha. Una jornada después se marchó del lugar sin problema alguno. Desde afirman que este caso se repite cada día en numerosas calas ibicencas. En lugar de por turismo de calidad, parece que las autoridades de las Baleares apostaran por ese turismo de charter que tantos problemas ha dado en localidades como la mallorquina Magaluf. En el Consell de Formentera han anunciando que han detectado una disminución del número de fondeos sobre posidonia gracias a las tareas de vigilancia que realizan las embarcaciones de control y a una mayor concienciación de los navegantes. Una buena noticia empañada por los casos de denuncias que parecen no servir para nada ante la inoperancia del Govern balear. 

En el muestreo de posidonia que realizó la ONG ecologista Greenpeace el pasado mes de julio hubo más de 50 denuncias de fondeos sobre posidonia en apenas dos días. Los voluntarios se convirtieron en guerreros de la posidonia, muchos eran personas simplemente de vacaciones pero motivadas por la protección del medioambiente. Personas que desean que el mar Mediterráneo siga conservando toda su belleza, la que se ve por fuera y la que ocultan sus aguas, esas maravillosas praderas de posidonia. El verdadero tesoro del mismísimo Poseidón, el dios del mar. 

mgokalp

Las 7 maravillas de la posidonia.

Le pedimos a la bióloga Pilar Marcos que nos de siete razones por las que esta planta es excepcional y debemos protegerla: 

1. La posidonia es el ser vivo más longevo del planeta: tiene más de 100.000 años.

2. Forma un bosque sumergido donde viven más de 400 especies de plantas y 1000 de animales.

3. Defiende las playas posándose sobre ella y protegiéndola de la erosión. 

4. Fabrica playas blancas ya que es generadora de esa arena que tanto te gusta instagramear.

5. Lucha contra el cambio climático y es nuestro pulmón del Mediterráneo: genera el 40% del carbono almacenado cada año por la vegetación costera, entre 17 y 250 veces más que los bosques tropicales.

6. Garantiza la calidad ambiental de las aguas y de los sedimentos marinos.

7. La hojarasca de Posidonia sirve de material aislante en la construcción (por su concentración de lignina y de sales no arde fácilmente), o como cama para el ganado (pues ahuyenta a pulgas y ácaros).